Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cae imagen de Clinton por lío con sus correos

La aspirante demócrata esta envuelta en un lío por usar correos personales en asuntos oficiales

BAJA POPULARIDAD

Esta semana trascendió que 125 de los más de 4 mil correos enviados desde su servidor privado en su residencia en Nueva York contenían información clasificada. | Foto por ARCHIVO

WASHINGTON. La popularidad de la precandidata presidencial estadounidense Hillary Clinton, centro de una polémica por usar un correo electrónico personal cuando dirigía el Departamento de Estado, cayó en agosto a 45 %, un punto por encima de su peor dato, registrado en 2008, según un sondeo publicado ayer. 

De acuerdo con una encuesta divulgada por la cadena ABC News y el diario “The Washington Post”, el 45 % de los estadounidenses tiene una opinión favorable sobre la política demócrata, lo que supone una caída de 7 puntos desde julio, mientras que su impopularidad ha crecido ocho puntos, hasta el 53 %. 

Estas cifras rozan el peor dato de Clinton en 23 años de vida pública: en abril de 2008, cuando competía por la nominación demócrata para la Presidencia, tenía un 44 % de aprobación. 

Esta encuesta, elaborada entre el 26 y el 30 de agosto con una muestra de 1,005 adultos y un margen de error de 3.5 puntos, llega en una mala semana para la campaña de Clinton, que vuelve a enfrentar la polémica de los correos electrónicos. 

La controversia sobre el uso de un correo electrónico personal para tratar asuntos oficiales cuando era secretaria de Estado de EE.UU., entre 2009 y 2013, que persigue a Clinton desde marzo, entró el lunes en una nueva fase después que conocerse que 125 de los más de 4,368 nuevos mensajes publicados contenían información clasificada. 

Uno de los principales argumentos de Clinton para defenderse en esta polémica era precisamente que nunca había enviado información clasificada a través del servidor de correo privado que instaló en su residencia de Nueva York para sus comunicaciones como jefa de la diplomacia norteamericana. 

A pesar del desgaste por esta polémica, Clinton sigue liderando las encuestas tanto entre los candidatos a las primarias de su partido como los sondeos generales entre los aspirantes presidenciales demócratas y republicanos. 

El magnate Donald Trump, líder de los sondeos entre los conservadores, tiene un 37 % de aprobación y un 59 % de rechazo. 
La popularidad de Trump ha crecido en 4 puntos porcentuales desde mediados de julio, gracias exclusivamente al aumento de su apoyo entre los votantes blancos. 

El 79 % de los ciudadanos que se identifican como “no blancos” tienen una opinión negativa de Trump, un candidato que ha logrado convertirse en el protagonista de la campaña hasta ahora con comentarios ofensivos contra los inmigrantes, las mujeres y todo quien lo critique. 

Sólo el 15 % de los hispanos tiene una visión favorable del irreverente magnate, mientras que el 82 % lo rechaza como posible candidato a la Presidencia. 

Los blancos siguen siendo el grupo mayoritario, el 64 % de la población adulta, y están divididos respecto a Trump (48 % a favor, 49 % en contra). 

Hillary Clinton es mucho más impopular entre los blancos (34 % a favor, 65 % en contra) y más querida entre los grupos que tienden a registrarse menos para votar: los hispanos (68 % a favor, 27 % en contra) y los negros (79 % a favor, 20 % en contra). 


Va a Puerto Rico

Hillary Clinton participará mañana a su llegada a Puerto Rico en una mesa redonda sobre la crisis de la salud pública en la isla caribeña, durante un acto que se celebrará en el Centro Médico de San Juan. 

Los organizadores de la visita de Clinton informaron ayer en un comunicado oficial que la exsenadora acudirá al Centro Cardiovascular del Caribe para comprobar de primera mano “el trato injusto que sufren pacientes, doctores y hospitales bajo la ley federal de compensación de gastos”. 

También busca fondos para su campaña.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación