Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En Brasil inicia el camino para alianzas electorales

Candidatos esbozan simpatías para la segunda ronda de elecciones

En Brasil inicia el camino para alianzas electorales

En Brasil inicia el camino para alianzas electorales

En Brasil inicia el camino para alianzas electorales

BRASIL. Tras ganar la primera ronda electoral el domingo, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, cree que los votos que obtuvo su rival Marina Silva, quien quedó en tercer lugar, se repartirán entre ella y su contendiente de derecha Aécio Neves, en el balotaje del próximo 26 de octubre.

Aunque opinó que "por ahora es una temeridad hablar sobre cómo serán los apoyos en el futuro", Rousseff indicó que "muchas veces los apoyos no dependen de una persona sino de varias instancias", pero consideró que "estamos seguros de que una parte de los votos se dividirán entre los dos candidatos", agregó la mandataria al admitir que parte de los aliados de Silva pueden apoyar a Neves.

Rousseff fue interrogada sobre las posibles negociaciones con la ecologista Marina Silva, tercera candidata más votada en las presidenciales, para buscar el respaldo del Partido Socialista Brasileño (PSB) en la segunda vuelta.

La mandataria aseguró que por ahora tan sólo recibió una llamada telefónica "muy gentil y civilizada" de Silva para felicitarla por su victoria en la primera vuelta.

Por su parte, Neves, candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) a la presidencia de Brasil, ha dicho que tiene más "convergencias" que "divergencias" con Marina Silva.

Neves se reunió ayer en Sao Paulo con aliados y miembros de su partido y a la salida aseguró tener "una gran serenidad" sobre los apoyos de cara a la segunda vuelta.

Según parte de la prensa brasileña Silva apoyaría a Neves siempre que acepte algunos puntos importantes de su programa, como el compromiso con el desarrollo sostenible, el fin de la reelección y el mantenimiento de los programas sociales que ha instaurado el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) en la última década. De hecho, el candidato ha subrayado que tiene sintonía con esos puntos.

Asimismo, Silva ya dio una fuerte señal de respaldo a Aécio contra Dilma. La socialista destacó que Brasil votó por el cambio y que ellos deben ser "coherentes" con ese sentimiento.

"Tenemos que ser coherentes con el sentimiento de cambio de calidad que está pidiendo la sociedad", dijo, en relación al gobierno actual.

Si bien el partido que arropó a Silva aún no ha dicho formalmente a quién respaldará en la segunda vuelta electoral, su compañero de fórmula, el diputado Beto Albuquerque, ya adelantó que no votará por Rousseff.

El candidato a vicepresidente criticó lo que llamó "vieja política" al referirse a los "ataques" para su compañera.

"Hay posibilidad cero de apoyar a Dilma", dijo también un asesor cercano a Marina Silva. "Lo que hicieron fue increíble", afirmaba, en referencia a la campaña de desconstrucción de la imagen de Marina que llevó adelante el PT en la recta final de la campaña presidencial—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación