Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En Brasil arrecia la campaña por la Presidencia

Están a tres días de la primera vuelta electoral

Un hombre camina frente a carteles políticos en el barrio de Copacabana ayer, en Río de Janeiro, Brasil. foto edh / efe

Un hombre camina frente a carteles políticos en el barrio de Copacabana ayer, en Río de Janeiro, Brasil. foto edh / efe

Un hombre camina frente a carteles políticos en el barrio de Copacabana ayer, en Río de Janeiro, Brasil. foto edh / efe

BRASILIA. La ecologista Marina Silva y el socialdemócrata Aécio Neves aceleraron ayer sus campañas, cuando faltan tres días para las elecciones presidenciales en Brasil y los sondeos muestran que uno de ellos disputará una segunda vuelta frente a la presidenta y favorita en los sondeos, Dilma Rousseff.

Silva y Neves concentraron sus actividades ayer en el rico y poblado estado de Sao Paulo que, con 32 millones de personas habilitadas para votar este domingo, es el principal colegio electoral del país.

En las más recientes encuestas, además del repunte de Rousseff, quien aspira a la reelección, y de la caída de la intención de voto en Silva, quien a finales de agosto aparecía como favorita para vencer en una segunda vuelta, destacó también un avance de Neves, en un nuevo escenario que mantiene al aspirante firme en la disputa.

Según una encuesta divulgada el martes por el Instituto Datafolha, la intención de voto de Neves subió al 20 %, mientras que la de Silva bajó al 25 %, por lo que la diferencia está próxima al margen de error y ambos disputan la posibilidad de ser el segundo más votado después de Rousseff, que lidera el sondeo con el 40 %.

Silva elevó ayer el tono en su discurso de campaña para llegar a la disputa de una segunda vuelta electoral con Rousseff, prevista para el 26 de octubre en caso de que ningún candidato obtenga más de la mitad de los votos el domingo. Según los últimos sondeos, Rousseff derrotaría a Silva con una ventaja de nueve puntos porcentuales.

La actual mandataria, con la tranquilidad de ser favorita y de haber aumentado la ventaja frente a sus rivales, no realizó actos de campaña ayer, pero Silva y Neves aprovecharon el día para criticarla.

Ambos se refirieron a las denuncias de que funcionarios de la empresa estatal de correos están entregando propaganda política de Rousseff y que la correspondencia de sus rivales no le llega a los militantes.

Tanto Silva como Neves volvieron a citar en sus discursos los escándalos de corrupción en la petrolera estatal Petrobras, que salpican la campaña de Rousseff. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación