Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Bombardeos en Siria causan más de 300 muertos en una semana

Ayer, las fuerzas armadas del régimen sirio ampliaron su campaña de lanzar barriles explosivos y mataron a otras 45 personas, según una ONG.

Uno de los barrios bombardeados por la aviación siria contra zonas controladas por los rebeldes. foto edh / reuters

Uno de los barrios bombardeados por la aviación siria contra zonas controladas por los rebeldes. foto edh / reuters

Uno de los barrios bombardeados por la aviación siria contra zonas controladas por los rebeldes. foto edh / reuters

DAMASCO. Unas 30 personas han muerto en la ciudad siria de Alepo y periferia (norte), entre ellas 87 menores, en bombardeos de las fuerzas del régimen de Bashar al Assad en los últimos ocho días, denunció ayer el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Ramy Abderrahman.

Entre las víctimas hay, además, 30 mujeres y 30 combatientes rebeldes, añadió.

Los ataque se produjeron entre la mañana del día 15 hasta la pasada medianoche.

Abderrahman subrayó que los barriles fueron arrojados en zonas que están bajo control rebelde.

Los barriles bomba son contenedores cargados con explosivos y combustible muy imprecisos en sus blancos. A menudo caen en escuelas y mercados, donde generan daños masivos.

"Un solo barril puede destruir varios edificios", señaló el combatiente, quien resaltó que cada una de estos artefactos puede tener 1,7 metros de altura y pesar media tonelada.

Ante la capacidad destructora de estas bombas, la población civil tiene pocos recursos para protegerse, pues "esconderse en un sótano lo único que hará será dificultar la extracción de tu cuerpo", comentó con cierta ironía Abderrahman.

Durante la jornada de ayer, otras 45 personas, entre ellas seis menores de edad, perdieron la vida en uno de esos ataques contra el barrio de Masaken Hanano, en Alepo.

Junto a estos, al menos 12 combatientes de la oposición murieron bombardeos en ese distrito, en el de Ahmadiya y en la rotonda de Al Haidariya.

Más de 100,000 personas han perecido desde el inicio del conflicto en Siria en marzo de 2011, una cifra que el Observatorio elevó recientemente a más de 125,000.

Por su parte, la Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza opositora, amenazó hoy con no acudir a la conferencia de paz de Ginebra, prevista para el 22 de enero, si continúan los bombardeos del régimen.

Por su parte, el secretario general de la CNFROS, Badr Yamus, precisó que el 4 de enero la alianza opositora tomará una decisión sobre su participación en la reunión de Ginebra.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación