Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cinco horas sin resultados electorales

Argentina irá a segunda vuelta

Los dos aspirantes competirán por la presidencia de la nación el próximo 22 de noviembre

Mauricio Macri fuerza una segunda vuelta en las presidenciales argentinas

Habrá segunda vuelta. Mauricio Macri, candidato de Cambiemos, es el hombre de la sorpresa en las presidenciales argentinas forzando a una segunda ronda el 22 de noviembre.

BUENOS AIRES. Anoche, al cierre de esta edición, y cinco horas después del cierre de las urnas de votación, aún no había ningún dato en la página http://www.resultados.gob.ar/ que revelará que aspirante a la presidencia había ganado.

Los dos principales candidatos a la presidencia de Argentina reconocieron ayer que por primera vez en la historia del país habrá una segunda vuelta electoral.

Para ganar en primera ronda un candidato debe obtener al menos 45% de los votos o por los menos 40% y una ventaja de 10 puntos o más sobre su rival más cercano.

El primero en pronunciarse fue el candidato oficialista Daniel Scioli, quien llamó anoche a los indecisos e independientes a sumarse a su proyecto político en un reconocimiento tácito de que no ganó la presidencia de Argentina en primera vuelta.

“Convoco a los indecisos y a los independientes para esta agenda del gran futuro del desarrollo argentino”, afirmó Scioli ante sus seguidores que se congregaron en el estadio Luna Park de Buenos Aires.

En un discurso que sonó más al de un candidato en campaña que al de un ganador, Scioli dio a entender que se enfrentará con el conservador Mauricio Macri en un balotaje el 22 de noviembre.

Scioli era el más votado en las elecciones presidenciales, según encuestas de boca de urna divulgadas por los principales canales de televisión locales pero no habría alcanzado la mayoría.

En segundo lugar se ubica Mauricio Macri, del frente Cambiemos, cuyos referentes dieron por descontado que habrá una segunda vuelta por primera vez en la historia argentina.

Habló de un nuevo ciclo en la Argentina desde el búnker: “Lo que ya ha sucedido hoy cambia la política de este país”, sentenció. Sin dar números sobre los comicios, aseguró que se tiene “mucha fe” en un eventual balotaje con Daniel Scioli.

“Quiero agradecerles a los que me votaron sin pensar que yo era la mejor opción. Voy a trabajar para ganarme su confianza, y demostrarles que tomaron la decisión correcta”, agregó.

“Les pido a los votantes de los otros candidatos que se sumen a esta convocatoria”, dijo el aún candidato. 

Los centros de votación en Argentina cerraron sin que hubiera reportes de desmanes. La situación supone un gran cambio en comparación con las elecciones primarias de agosto, cuando proliferaron las acusaciones de fraude y muchos centros de votación estuvieron cerrados debido a la lluvia y las inundaciones.

El ministro de Justicia, Julio Alak, señaló anoche que la votación transcurrió en “absoluta normalidad y en paz” y que la participación fue de 79 % del padrón electoral.

Unos 32 millones de argentinos estaban registrados para las elecciones presidenciales de ayer. 

En el país sudamericano todavía se utilizan boletas electorales de papel, lo que implica que muchos centros de votación deben contar los sufragios manualmente.

La difusión de los primeros resultados oficiales estaban previstos para las 11:00 de la noche hora local y las autoridades advirtieron que el anuncio del ganador podría tomar días. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación