Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Acuerdo básico en Lima sobre cambio climático

Delegados de más de 190 países aprobaron por unanimidad esta madrugada un acuerdo que pone las bases para un nuevo pacto global que fijará acciones para frenar el calentamiento global

Acuerdo básico en Lima sobre cambio climático

Acuerdo básico en Lima sobre cambio climático

Acuerdo básico en Lima sobre cambio climático

Después de conversaciones maratónicas, los delegados de más de 190 países aprobaron la madrugada del domingo un acuerdo que allana el camino para una reunión en diciembre de 2015 en París, donde se espera que los gobiernos de todo el planeta firmen un nuevo pacto contra el calentamiento global.

Los negociadores en las conversaciones auspiciadas por la ONU, sin embargo, rechazaron hacer una revisión rigurosa de los límites planeados a las emisiones de gases de efecto invernadero.

Con más de 30 horas de retraso, los delegados acordaron cuál será la información que debe entrar en las promesas que los países presenten para el esperado Pacto de París.

Todo el sábado debatieron sobre el texto de la decisión. Varias naciones en desarrollo alegaron que no se establecía una distinción clara entre lo que esperaban países ricos y pobres.

El borrador final alivió esas preocupaciones con frases como la de que los países tienen "responsabilidades comunes pero diferenciadas" para enfrentar el calentamiento global.

Tres proyectos previos fueron rechazados mayormente por las naciones pobres alegando que las propuestas iban a favorecer a los países ricos cuando llegara el momento de asumir responsabilidades para combatir el calentamiento global.

El negociador chileno Andrés Piazzolla dijo en la sesión que el acuerdo de Lima es "efectivo, balanceado y provechoso", pero hizo notar que "los retos de aquí a París no son menores". El delegado brasileño Antonio Marcondes afirmó que ahora los países en desarrollo tienen las bases para negociar un texto consensuado en 2015.

El borrador fue el cuarto presentado a los negociadores, reunidos dos semanas en Lima al amparo de Naciones Unidas.

Manuel Pulgar Vidal, ministro peruano del Ambiente, dijo al presentar el borrador, poco después de la 1.00 a.m. (0600 GMT) del domingo, que se elaboró con las sugerencias de todos los delegados, individuales o en bloque.

El acuerdo de Lima fue logrado por unanimidad en una sala plenaria en la cual ya no se encontraban muchos delegados, que retornaron a sus países mientras las discrepancias alargaban las sesiones hasta la madrugada.

En unos casos se vio a delegados dormir en la sala de plenarias. El delegado de Malasia se quejó hasta en dos oportunidades que debido a las demoras en las negociaciones no pudo viajar a Cusco.

Claudia Salerno, delegada de Venezuela, pidió de inmediato a la delegación francesa que se abran espacios para las organizaciones sociales, como se ha hecho en Perú.

Pese a los avances logrados en el borrador final, el proyecto aprobado debilitó el lenguaje sobre el contenido de las promesas, al afirmar que "pueden" en lugar de "deberán" incluir información cuantificable que demuestre cómo los países tienen la intención de cumplir con sus objetivos de emisiones.

Asimismo, los altos países contaminadores como China y otros países en desarrollo se opusieron a los planes para un proceso de revisión que permitiese comparar los compromisos entre ellos antes de la cumbre de París.

El nuevo proyecto menciona sólo que todas las promesas se revisarían un mes antes del encuentro de París para evaluar su efecto combinado sobre el cambio climático.

"Creo que definitivamente quedó debilitado frente a lo que esperábamos", dijo Alden Meyer, de la Unión de Científicos Preocupados.

Grupos ambientalistas conversaron con la AP y criticaron el acuerdo de Lima calificándolo de "muy débil" y "opaco".

Enrique Maurtua, asesor de Climate Action Network, comentó que los delegados aprobaron un texto "muy débil" y recordó que muchos lugares de Latinoamérica "son muy vulnerables y para eso es necesario que exista el financiamiento adecuado en las medidas de adaptación y que se pueda enfrentar el tema de daños y pérdidas".

Mientras Samantha Smith, de World Wildlife Fund, afirmó que "la conveniencia política ganó sobre la urgencia científica. En lugar de liderazgo, entregaron un plan opaco con muy poca relevancia científica".

Los países desarrollados pidieron durante toda la conferencia que los compromisos se centren en recortes de emisiones, mientras que los países en desarrollo también desearon ver compromisos de apoyo financiero.

René Orellana, jefe negociador boliviano, dijo que la mayoría de delegados africanos ya habían abandonado la conferencia, y que él también estaba saliendo para el aeropuerto para partir a La Paz en la madrugada.

Las naciones occidentales han sido históricamente las principales contaminadoras del medio ambiente. Actualmente, la mayor parte de las emisiones provienen de los países en desarrollo a medida en que expanden sus economías y millares de familias salen de la pobreza.

El acuerdo de París permitirá establecer acciones de la comunidad internacional para detener el aumento de la temperatura global en 2 grados centígrados hacia el año 2050 con relación a la que existía hace dos siglos, al iniciarse la era industrial.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación