Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Philae inicia experimentos sobre el cometa, pero su vida se apaga

Los paneles solares no reciben mucha luz, y sus baterías se agotarán en las próximas horas Los datos enviados no llegarían a los científicos debido a la poca energía

Primera fotografía del módulo Philae de la sonda Rosetta de la ESA sobre la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Foto EDH

Primera fotografía del módulo Philae de la sonda Rosetta de la ESA sobre la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Foto EDH

Primera fotografía del módulo Philae de la sonda Rosetta de la ESA sobre la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Foto EDH

El módulo Philae comenzó sus experimentos sobre la superficie del cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko, pero sus baterías se agotarán en las próximas horas, sus paneles solares no reciben suficiente luz y los datos recabados pueden no llegar a la Tierra por falta de energía.

Después de lograr el miércoles un hito histórico con el primer aterrizaje en un cometa, en el centro de control de operaciones de la Agencia Espacial Europea (ESA) en Darmstadt (Alemania) la euforia quedó ayer rebajada con una dosis de realismo, al confirmarse que Philae puede apagarse pronto.

El equipo científico compareció para ofrecer los últimos detalles de la misión con la esperanza de mantener un nuevo contacto con el módulo en torno a las 21.00 si las baterías tienen suficiente potencia para transmitir los datos.

La señal de ese contacto debería llegar a la Tierra alrededor de una hora y media después, superados los 511 millones de kilómetros que le separan del planeta.

"Si no recibimos datos es muy probable que las baterías se hayan agotado", reconoció el responsable de la misión Philae, Stefan Ulamec, "o que se le haya caído encima un asteroide", bromeó a continuación para quitar dramatismo a la situación.

Según indicó, no debe cundir la decepción, ni se puede olvidar que se ha logrado un "éxito" histórico.

Los científicos confirmaron que siguen intentando localizar la ubicación precisa del módulo, que rebotó dos veces y no aterrizó donde estaba previsto.

En ese lugar habría tenido siete horas de luz solar al día que le habrían permitido cargar las baterías, pero en estos momentos, según los últimos datos, un panel solo recibe una hora y veinte minutos de luz y el otro entre 20 y 30 minutos.

"Desafortunadamente nos encontramos en una esquina, rodeados de rocas", señaló Valentina Lommats desde el centro de control del aterrizaje para explicar esa falta de luz.

Si se reciben datos esta noche, el objetivo es intentar rotar ligeramente el módulo para incrementar las posibilidades de que "vuelva a despertar y nos vuelva a hablar".

Aunque Philae se apague, subrayaron sus responsables, los datos de sus experimentos quedarán guardados en el módulo y no puede descartarse que éste pueda reactivarse en un futuro si consigue suficiente luz solar.

Según explicó Lommats, gracias a la rotación del cometa el Philae podría, por ejemplo, recibir suficiente luz solar el próximo mes de agosto y "despertar", si no se ha cubierto de demasiado polvo.

"Quiero saber dónde está Philae, quiero recibir señales suya esta noche", dijo el director de vuelo de la misión, Andrea Accomazzo, resumiendo el sentir del equipo europeo que diseñó este programa espacial.

Durante la pasada noche, el módulo comenzó dos de los experimentos programados, a pesar del temor de que la activación de los aparatos pudiera desplazarlo de nuevo porque no está anclado.

Se pusieron en marcha los sensores diseñados para estudiar la densidad y las propiedades térmicas y mecánicas de la superficie del cometa (MUPUS en sus siglas en inglés) y se comenzó la perforación de esa superficie.

También se activó el espectómetro APXS, que debe detectar partículas alfa y rayos-X para recoger información sobre la composición elemental de la superficie.

Tras analizar las diversas imágenes recibidas, desde que Philae se separó de Rosetta, la ESA resumió en un comunicado la compleja llegada del módulo el miércoles al cometa, donde aterrizó tres veces ya que rebotó en dos ocasiones.

El primer aterrizaje se produjo dentro de la elipse prevista, como ha confirmado la cámara de descenso ROLIS, en posición cenital, en combinación con las imágenes de OSIRIS.

La señal de aterrizaje generada en el primer descenso indujo a los instrumentos a "pensar" que módulo ya se había posado sobre la superficie del cometa, lo que puso en marcha la siguiente secuencia de experimentos. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación