Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

MUA exhibe cerámica plomiza

La muestra estará abierta hasta el 22 de noviembre, mostrando las diversas cerámicas precolombinas.

La muestra "Tecnologías perdidas: la cerámica plomiza" fue inaugurada ayer. Foto EDH / Ericka Chávez

La muestra "Tecnologías perdidas: la cerámica plomiza" fue inaugurada ayer. Foto EDH / Ericka Chávez

La muestra \"Tecnologías perdidas: la cerámica plomiza\" fue inaugurada ayer. Foto EDH / Ericka Chávez

La cerámica forma el corazón y el alma de la arqueología en Mesoamérica. Este tipo de avances tecnológicos que desarrollaron los habitantes de México, Guatemala, Honduras y El Salvador permitieron establecer rutas de intercambios comerciales, formas de pensamiento y patrones de su vida cotidiana.

Este viaje en el tiempo es gracias a la exhibición "Tecnologías perdidas: la cerámica plomiza" que inauguró anoche el Museo Universitario de Antropología (MUA) de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec) y la Secretaria de Cultura de la Presidencia (Secultura).

"La técnica utilizada nos depara, hasta el día de hoy, no solo asombro sino también interrogantes sobre su elaboración, pues la cerámica plomiza se caracteriza por su superficie muy bruñida y abrillantada, que despide reflejos irisados", comentó el Secretario de Cultura, Ramón Rivas en el decálogo preparado por la Utec.

El antropólogo destaca que esta muestra es un logro de las ciencia y tecnología de los pueblos precolombinos.

En Mesoamérica, uno de los mayores avances de la cerámica se alcanzó en los 800-900 a.C. (periodo tardío) y los 900-1200 (posclásico temprano).

"A pesar de los grandes avances desarrollados en las últimas décadas en la investigación de la cerámica plomiza, aún falta mucho por conocer sobre esta cerámica vidriada, cuya tecnología desarrollada por los antiguos alfareros deslumbró y fascinó a diversas sociedades mesoamericanas", detalló el arqueólogo de la Utec, Marlon Escamilla.

La exposición temporal del MUA presenta de forma didáctica el origen, composición y distribución comercial de esta singular cerámica producida y estará abierta al público hasta 22 de noviembre, en el edificio Anastasio Aquino, calle Arce y 17ª. Avenida Norte. La entrada es gratis.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación