Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Liam Neeson: "Spielberg me envía vino en Navidad. Todavía estoy en su agenda"

El galardonado actor por tercera vez encarna a Bryan Mills, el protagonista del que fue el gran éxito sorpresa en 2008, "Taken"

Famke Janssen, Liam Neeson, Maggie Grace y Forest Whitaker en el estreno de "Taken 3".

Famke Janssen, Liam Neeson, Maggie Grace y Forest Whitaker en el estreno de "Taken 3".

Famke Janssen, Liam Neeson, Maggie Grace y Forest Whitaker en el estreno de \"Taken 3\".

NUEVA YORK. Después de haber interpretado complejos personajes históricos como Oskar Schindler y Michael Collins, el irlandés Liam Neeson dio un giro inesperado a su carrera con la saga de acción "Taken", de la que ahora estrena la tercera parte, aunque considera que no ha dicho todo lo que tiene que decir como actor.

"Spielberg me envía una botella de vino cada Navidad, así que todavía estoy en su agenda", dice a Efe Neeson, después de, quien le diera el papel protagonista en "Schindler's List", le estuviera esperando sin éxito durante años para "Lincoln", que finalmente interpretó Daniel Day Lewis.

Eran motivos de causa mayor, pues cuando por fin se iba a rodar, Neeson pasaba por uno de los momentos más difíciles de su vida (cuando murió en un accidente de esquí su esposa, Natasha Richardson).

Pero el actor, ahora reconvertido en héroe de acción, asegura que esta faceta suya "no es una reinvención" y todavía espera "seguir evolucionando como actor".

No obstante, tampoco tiene complejos para encarnar por tercera vez a Bryan Mills, el protagonista del que fue el gran éxito sorpresa en 2008, "Taken", un padre que se enfrenta a los más peligrosos criminales con tal de dar con su hija secuestrada.

"Las historias primarias a veces, son las más exitosas", explica Neeson. "Soy padre y estoy muy orgulloso de mis dos hijos. No tengo que hacer un gran esfuerzo de imaginación, sé que haría cualquier cosa por protegerlos", agrega.

El toque de distinción de esta saga era, precisamente, convertir a alguien con la apariencia bondadosa y la edad de Neeson en un implacable héroe a su pesar.

"Supongo que sí era inesperado. Yo tampoco me lo esperaba —añade—. Así son las vidas de los actores... Pero la fama que me ha venido ahora me alegro de no haberla tenido con 30 años, porque no la habría manejado bien. Ahora, a mis 62 años, todo me parece un añadido. Estoy encantado". Sin embargo, tras las dos primeras partes, en la tercera (a la que se une otro gran actor, Forest Whitaker) no podía forzarse un tercer secuestro de su hija (como dice en tono de humor Neeson, hubieran tenido que llamar a los servicios sociales), sino que a la que tiene que vengar es a su exmujer, que no es secuestrada sino asesinada.

"Parece que mi personaje atrae a la mala suerte, sí, pero por otro lado parece estar muy preparado para tanta mala suerte", bromea. Y así, el hombre normal vuelve a vivir la transformación. "Es como si le apretaran un botón en el cuello y se convierte en una máquina de matar", dice.

Pese a su vocación de espectáculo de entretenimiento, "Taken", en sus tres entregas, también ha buscado en el espectador el sentido de desamparo ante los errores de la Justicia, un tema de especial interés ahora mismo en Estados Unidos.

"No me parece un tema para tratar en una entrevista de este tipo", dice Neeson al ser preguntado. "Solo diré que está bien que la Justicia esté en este momento en el ojo público en Estados Unidos —agrega—. Han sucedido cosas que no tendrían que haber ocurrido y eso hace necesario que se tenga que revisar la Justicia, tratarla de una manera diferente".

Después de estos años de recuperación personal a través del cine de acción —también con cintas como "Unknown" y "Non-stop", del español Jaume Collet-Serra—, parece que la "justicia" también se hará para Neeson, uno de los mejores actores de su generación, y su agenda vuelve a llenarse de grandes nombres.

El primero, Martin Scorsese, que lo ha enrolado para "Silence", la película sobre dos sacerdotes jesuitas en el Japón del siglo XVII.

"Es una película muy oscura y con mucha tortura relacionada con la fe. Es muy relevante en los tiempos de hoy y se puede relacionar, de alguna manera, con lo que está sucediendo con el Estado Islámico", dice el actor.

El segundo, de nuevo, un español, Juan Antonio Bayona, con quien ha rodado "Un monstruo viene a verme", y a quien describe como un "gran director" que "consigue increíbles interpretaciones de los niños".

"Taken 3", dirigida por Olivier Megaton y escrita por Luc Besson, se estrena hoy en Latinoamérica, mañana en Estados Unidos y el 16 de enero en España. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación