Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las bibliotecas más bellas del mundo

La literatura y el arte convergen en las bibliotecas más grandes y antiguas del mundo, vistas como imponentes piezas arquitectónicas

Las bibliotecas más bellas del mundo

Las bibliotecas más bellas del mundo

Las bibliotecas más bellas del mundo

Joyas arquitectónicas. Eso son algunas de las bibliotecas más grandes y antiguas que se encuentran al rededor del mundo, las cuales además de albergar la más diversa literatura se mantienen imponentes con edificaciones que son una obra de arte.

El origen de estas se remontan a las antiguas ciudades mesopotámicas, donde tuvieron una función conservadora y de registro de hechos ligados a la religión, la política y la economía. Además son una realidad consolidada a lo largo de más de cuatro mil años de historia.

A través del desarrollo de las sociedades, estos recintos han pasado de ser meros conservadores de colecciones bibliográficas a diversificar su contenido.

En la actualidad, además de contar con secciones de ciencia e historia también tienen salas especializadas con audios, películas o vídeos (Filmotecas o audiovisuales), diarios, revistas (hemerotecas) e incluso material auditivo (mediateca) incluidos a partir de 1980, cuando los contenidos audiovisuales (documentos sonoros y visuales) se consideraron testimonios culturales al igual que los materiales escritos.

A continuación se muestran algunas de las bibliotecas, que a consideración del Dr. James Campbell de la Universidad de Cambridg, son las más bellas del mundo. Ellas están incluidas en su libro "The Library: A World History (La Biblioteca: Una historia del mundo), el más completo recuento de las bibliotecas hasta la fecha.

En Austria: La Biblioteca del Monasterio de Admont es la más grande del mundo con 70 metros de largo, 14 metros de ancho y 13 metros de alto. Fue construida en 1776 con diseño del arquitecto Joseph Hueber y contiene alrededor de 200.000 volúmenes, los que muestran la importante evolución artística e histórica de la literatura a través de los siglos. La abadía posee más de 1.400 manuscritos.

En China: Cámara Tianyi es la biblioteca más antigua que aún se conserva desde 1561. "Es muy oscura porque la intención no era que las personas leyeran ahí, sino que llevaran su libro al jardín", según James Campbell.

En Corea del Sur: La Tripitaka Coreana es la colección más completa de textos budistas, grabada en 80.000 bloques de madera entre los años 1237 y 1249. Está guardada en el Templo de Haeinsa, construido en el año 802.

En Praga: La biblioteca del Monasterio de Strahov se fundó en 1149. Cuenta con más de 110.000 volúmenes, de los cuales 1.200 son incunables (libros impresos durante el siglo XV).

En Italia: La Biblioteca Malatestiana se fundó a mediados del siglo XV. Posee casi 250.000 volúmenes, entre ellos 287 incunables, unos 4.000 del siglo XVI, 1,753 manuscritos del siglo XVI y XIX y más de 17.000 cartas y autógrafos.

En Egipto: La Biblioteca de Alejandría fue fundada a comienzos del siglo III a. C. Contiene 200.000 volúmenes de la época de Ptolomeo I, 400.000 de la época de Ptolomeo II, 700.000 del año 48 a. C. de la época de Julio César, 900.000 de cuando Marco Antonio ofreció 200.000 volúmenes a Cleopatra, traídos de la Biblioteca de Pérgamo.

En Portugal: La Biblioteca Joanina se construyó en el siglo XVIII. Tiene cerca de 70.000 volúmenes. En ella se conservan los principales fondos de Libro Antiguo (documentos hasta 1,800) de la Universidad de Coimbra.

En Reino Unido: La Biblioteca Bodleiana, Oxford, se fundó en 1602. Cuenta con más de 11 millones de artículos de importancia histórica, entre ellos cuatro copias de la Carta Magna, una Biblia de Gutenberg y el Primer Folio de Shakespeare (1623).

En España: La construcción de la Biblioteca del Escorial finalizó en 1585. Cuenta con cuatro mil volúmenes de la biblioteca personal de Felipe II, 183 volúmenes de la capilla real de Granada, entre otros documentos históricos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación