Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Jennifer vuela alto junto a directora latina

La ganadora del Óscar aceptó un reto muy difícil al decidir caracterizar a Nana Kunning, la protagonista del más reciente filme de Claudia Llosa

Jennifer Connelly, actriz estadounidense ganadora del Óscar y el Globo de Oro por su papel en "A Beautiful Mind". Foto EDH/

Jennifer Connelly, actriz estadounidense ganadora del Óscar y el Globo de Oro por su papel en "A Beautiful Mind". Foto EDH/

Jennifer Connelly, actriz estadounidense ganadora del Óscar y el Globo de Oro por su papel en \"A Beautiful Mind\". Foto EDH/

Ha sido yonqui en "Requiem for a dream" (2000) y ganó un Óscar como la esposa salvadoreña de un genio trastornado en "A beautiful mind" (2001), pero Jennifer Connelly (Nueva York, 1970) asegura que "No llores, vuela", de la directora peruana Claudia Llosa, es "el papel más complicado" que ha hecho nunca.

La película cuenta la historia de Nana Kunning, una mujer luchadora, con capacidad para sanar a otros a través del arte y la naturaleza, que se reencuentra con su hijo 20 años después de separarse a causa de una tragedia.

"Me pareció muy valiente por parte de Claudia poner a esta mujer en el centro, una mujer que no pide perdón por su comportamiento. Como madre es muy distinta a lo que yo soy, no me identifico con sus elecciones, pero entiendo lo que hace, y hay algo en ella que encuentro maravilloso", expresa.

"Nana no es capaz de mostrar afecto de manera obvia, no es física, no es cálida, pero en sus acciones ves que lucha por sus hijos. Incluso en la separación, ese viaje extraño que emprende, da amor a los demás y eso es un alivio para ella", añade.

Connelly había visto "La teta asustada", la ópera prima con la que Llosa se llevó el Oso de Oro en la Berlinale en 2009. Su primer encuentro se produjo en Nueva York. Tenían concertada media hora y al final se pasaron más de cuatro horas hablando.

"Nada más conocerla me pareció el tipo de persona con la que me apetecía emprender un viaje así", señala la actriz.

Con "No llores, vuela" ha demostrado que, si el papel lo merece, está dispuesta a arriesgar, y también a pasar frío, ya que la historia se rodó, con el termómetro bajo cero, en medio de la nieve, en Canadá. "Jennifer nos ha ayudado mucho a sacar adelante el proyecto: una coproducción española, rodada en un paraje insólito", afirma la directora, después de admitir que el éxito de "La teta asustada" fue fundamental para acceder a Connelly y a otras estrellas del reparto, como Melanie Laurent o Cillian Murphy.

Sobre el trabajo de Connelly, Llosa se muestra entusiasmada. "Tiene una capacidad muy fuerte para transmitir la variedad e intensidad de las emociones con un mínimo gesto, y le da muchas dimensiones al personaje: una carga de misterio, de dolor, de fragilidad, aunque es fuerte", detalla.

El punto de partida del guión, según su autora, fue la idea de dos hermanos que se ayudan en la inmensidad de la naturaleza, en la soledad máxima, y a quienes una experiencia transformadora obliga a comprender "la fragilidad de la vida" desde una edad temprana. Además de la maternidad y la dificultad de superar la tragedia y de ser perdonado, la película aborda de manera lateral el poder curativo del arte y la naturaleza.

"No es que haya hecho esta película porque crea que la naturaleza y el arte son sanadores y la película defienda estas ideas", advierte Connelly, siempre cauta en sus respuestas. "Pero en términos de curación, digamos que tengo un enfoque holístico. Creo que pasan cosas misteriosas, milagrosas, y que todo está relacionado. Muchas cosas diferentes pueden contribuir a mejorar nuestra salud", dice. En 2015 Connelly seguirá demostrando que, pese a su aparente fragilidad, le gustan las apuestas fuertes, ya que tiene pendiente de estreno "Shelter", dirigida por su marido Paul Bettany, en la que interpreta a una mujer sin techo en las calles de Nueva York. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación