Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Incontinencia urinaria afecta más a mujeres

Prevenir esta enfermedad es más efectivo que los tratamientos. Se da principalmente después de los 50 años

Incontinencia urinaria afecta más a mujeres

Incontinencia urinaria afecta más a mujeres

Incontinencia urinaria afecta más a mujeres

El 90 % de los pacientes de incontinencia urinaria son mujeres, y solo un 10 % son hombres. Además de esta enorme diferencia en frecuencia, las causas en ambos géneros también son distintas, según explican los expertos en el tema.

"Se da más en la mujer porque tiene diferente estructura anatómica que el hombre, su uretra (tubo que permite a la orina salir del cuerpo) es mucho más corta (mujer 3.5 centímetros y hombre 22). También la menopausia influye bastante", explicó el doctor Vidal Roger Fuentes, jefe de Servicio de Urología del Hospital Rosales, donde se refieren a todos los pacientes con este padecimiento, a nivel público.

Además, las mujeres son más propensas a padecer incontinencia urinaria debido a las infecciones vaginales y en las vías urinarias que padecen con frecuencia. También influye el número de partos vaginales que se tienen y la atención que se recibe, cirugías en la zona pélvica, enfermedades neurológicas, la pérdida de hormonas por la menopausia, diabetes, entre otros.

"En el hombre se da muy poco y generalmente se debe a causas traumáticas, es decir, después de cirugías principalmente de próstata. Pero hoy la tecnología permite que los casos sean muy pocos", describió el Dr. Fuentes.

La incontinencia urinaria, que se da generalmente en personas mayores de 50 años, también puede afectar a jóvenes, aunque son casos aislados.

Solo el Hospital Rosales atiende mensualmente en promedio entre 20 y 30 pacientes con incontinencia, entre casos nuevos y recurrentes y de distintos niveles de intensidad.

"En los últimos años ha habido un incremento muy leve, pero lastimosamente no tenemos estadísticas, ya que no contamos con los recursos para realizar un estudio", afirmó el Dr. Fuentes.

De poco a mucho

Dependiendo de la cantidad de orina que no se puede contener, así se cataloga su nivel.

La página web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, MedlinePlus, explica que existen tres tipos.

En primer lugar se encuentra la incontinencia urinaria de esfuerzo: ocurre durante ciertas actividades como tos, estornudo, risa o ejercicio.

La incontinencia imperiosa: implica una necesidad muy fuerte e inesperada de orinar. Luego la vejiga se contrae y la orina se escapa. La persona no tiene suficiente tiempo para llegar hasta el baño y termina expulsando el líquido antes.

También existe la incontinencia por rebosamiento: ocurre cuando la vejiga no puede vaciarse completamente, lo cual lleva a que se presente goteo.

Y la incontinencia mixta: involucra más de un tipo de las mencionadas.

Una persona promedio puede retener en la vejiga entre 350 y 550 ml (más de 2 tazas) de orina. El músculo encargado de controlar el flujo del líquido son el esfínter (los músculos circulares que rodean la abertura de la vejiga), que tiene la capacidad de contraerse para impedir el escape de orina.

El músculo de la pared vesical tiene que permanecer relajado de manera que la vejiga se pueda expandir, explica MedlinePlus.

Otras causas que impiden el control del esfínter son: obstrucción en el aparato urinario, problemas neurológicos o cerebrales, demencia u otras afecciones de salud mental que dificultan el hecho de sentir y responder a las ganas de orinar.

Daños sociales

La incontinencia urinaria también afecta socialmente a quienes la padecen.

"Socialmente es muy incómodo para las mujeres, porque se aíslan por oler a orina y eso a nadie le gusta. También a muchas las dejan los maridos por eso mismo", explicó el urólogo del Hospital Rosales.

El Dr. Fuentes apuesta por la prevención como primera forma de evitar padecer esta afección.

A las mujeres recomienda cuidar durante toda su vida la higiene de sus genitales y darle tratamiento a infecciones en las vías urinarias. Además, hace énfasis en ofrecer educación reproductiva, especialmente a mujeres del zonas rurales donde se acostumbra a tener muchos hijos y con ello más partos vaginales.

En los hombres el tratamiento dependerá del origen de la incontinencia.

En casos severos se lleva a cabo una cirugía que ayuda a disminuir la cantidad del líquido expulsado hasta en un 40 %, explicó el especialista.

Para poder realizar las actividades cotidianas existe ropa interior especial que se encarga de absorber el fluido.

En el mercado nacional las opciones son amplias y con diseños discretos, que le darán más seguridad a quien los use.

Ante cualquier duda consulte con su médico.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación