Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Federico Morales R. en la Sala Nacional de Exposiciones Salarrué

La muestra retrospectiva del artista estará abierta hasta el próximo 11 de julio de 2013 y es una iniciativa de la familia. Son 50 obras en total.

El artista tuvo una vida intensa como artista, docente y funcionario. Fotos/ EDH: René EstradaTras 24 años de silencio, la familia desea compartir con las nuevas generaciones el legado del sonsonateco.

El artista tuvo una vida intensa como artista, docente y funcionario. Fotos/ EDH: René EstradaTras 24 años de silencio, la familia desea compartir con las nuevas generaciones el...

El artista tuvo una vida intensa como artista, docente y funcionario. Fotos/ EDH: René EstradaTras 24 años de silencio, la familia desea compartir con las nuevas generaciones el legado del sonsonateco.

Han pasado más de dos décadas desde que el artista salvadoreño Federico Morales dejó este mundo, pero su obra aún sigue hablándonos de este terruño y de su gente que tan bien retrató en su trabajo.

Son más de 50 obras que se encuentran en la Sala Nacional de Exposiciones "Salarrué" del parque Cuscatlán.

"A raíz de una inquietud de la familia, ya que después de 24 años de su muerte no habíamos trabajado en divulgar su aporte a este país, decidimos montar esta exposición", afirmó la hija del artista, Marisela Morales.

La exhibición también cuenta con reseñas sobre el trabajo arquitectónico del artista. Para ello los organizadores utilizaron fotografías y textos periodísticos.

Federico Morales Rodríguez nació en 1919 en Sonsonate. Se caracterizó por tener una fuerte sensibilidad hacia el arte con un don creativo envidiable hacia el dibujo y la pintura. Sus primeras obras en la niñez fueron pintadas con yeso sobre el suelo.

Este creador pertenece a la primera generación de artistas graduados de la escuela de Dibujo y Pintura —luego Escuela Nacional de Artes Gráficas— fundada por Carlos Alberto Imery entre los años de 1911 y 1949.

Entre los años de 1970 y 1980, el sonsonateco dedicó la mayor parte de su tiempo a la pintura. Logró realizar 150 obras, las cuales están bajo el resguardo de la familia. Ésta en la actualidad ya contabiliza un total de 300.

Federico Morales Rodríguez falleció a los 70 años en San Salvador en 1989.

"Después de 24 años, la familia desea dar a conocer a las nuevas generaciones su legado y expone a la vista pública sus obras pictóricas, para refrescar el recuerdo de la memoria de tan notable artista, quien dedicó su vida al enriquecimiento de las artes de El Salvador", se lee en la biografía que acompaña la exposición.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación