Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Dos salvadoreños se unen en una escalada inusual para concientizar

Dos salvadoreños se unen en una escalada inusual para concientizar

Dos salvadoreños se unen en una escalada inusual para concientizar

Dos salvadoreños se unen en una escalada inusual para concientizar

Angélica Monteagudo, psicóloga salvadoreña, y Max Herrador, montañista nacional, alcanzaron ayer la cima del Volcán de Izalco. La aventura no sería tan inusitada si él no hubiera tenido que llevarla a cuestas porque ella es parapléjica y si su objetivo no hubiera sido concientizar a los salvadoreños sobre la solidaridad.

La hazaña comenzó la noche del sábado 4 de mayo, cuando acamparon en el Cerro Verde, lo cual ayudó a Monteagudo a aclimatizarse. A ellos se unieron más de una decena de personas.

Desde el inició familiares, amigos y la Policía de Turismo de El Salvador les ayudaron a despejar el camino de los obstáculos naturales.

Así Herrador cargó en sus hombros a Monteagudo por cinco horas hasta alcanzar la cima del volcán.

A las 6:30 de la mañana de ayer empezaron su descenso, por aproximadamente, 3 kilómetros de bosque hasta llegar al pie del Volcán, en donde se enfrentaron a un terreno rocoso, arenoso y frágil, de muy difícil acceso para ascender.

En este punto se unió la sección de rescate y escalada de montaña de la Cruz Roja Salvadoreña, quien también supervisó el terreno y la salud de Monteagudo.

Cruz Roja también proporcionó un rastreador, quien sirvió como guía para facilitar el ascenso de Herrador y Monteagudo, quienes sólo hicieron tres estaciones para reponer fuerzas.

El optimismo de ellos fue grande, y aunque muchos quisieron ayudar a Herrador a cargar a Monteagudo él no accedió, demostrando que alcanzar las metas es posible cuando hay voluntad.

Los asistentes admiraron el esfuerzo de Herrador, ya que el calor se impuso con el pasar de las horas, y el terreno escalado fue bastante demandante.

A las 11:30 los dos alcanzaron la cima del Volcán de Izalco, en donde niños y jóvenes de la Fundación Sendas, de la cual es presidenta Monteagudo, los estaban esperando.

Con aplausos y pancartas los dos nacionales llegaron a la cumbre, en donde se abrazaron al pisar los 1,950 metros sobre el nivel del mar (altura del volcán).

Ella agradeció a Herrador por el apoyo brindado para lograr su sueño. Y él le demostró su satisfacción por ayudarla a cumplir su meta.

Una vez en la cima, Monteagudo hizo sonar la canción "La Montaña", de Roberto Carlos, más conocida por su estribillo "Te agradezco, Señor".

Asimismo, agradeció a Dios por lo todo lo brindado en su vida, y leyó a los asistentes unos pasajes de la Biblia. En seguida, dio las gracias a los medios de comunicación por el involucramiento y la igualdad que buscan para las personas con discapacidad.

Grandes resultados

Desde hace unos días tanto Herrador como Monteagudo se prepararon para la hazaña y crearon la campaña "Juntos podemos más", la cual fue difundida a través de Facebook y del blog: juntospodemosmas2013.blogspot.com.

Gracias a "Juntos podemos más" algunos mexicanos, amigos de Herrador, les acompañaron en la escalada, demostrando que las grandes iniciativas traspasan las fronteras.

Con la escalada inusual se buscó concientizar a la sociedad en general, sobre que las personas que no tienen discapacidad deben tomar un rol más activo en la inclusión de las personas que sí la tiene.

"Las personas con discapacidad son personas comunes y corrientes, cuyo mayor problema es que los demás no los incorporamos", sostuvo Herrador.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación