Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Desperdicio de comida no permite frenar la pobreza

El desperdicio de comida que se bota es paradójico con la desnutrición de muchos países

Toneladas de alimentos acaban en la basura o se echan a perder de camino al mercado. foto EDH

Toneladas de alimentos acaban en la basura o se echan a perder de camino al mercado. foto EDH

Toneladas de alimentos acaban en la basura o se echan a perder de camino al mercado. foto EDH

El mundo pierde o desperdicia una cifra asombrosa de entre un 25 y un 33 por ciento de los alimentos que produce para el consumo, pérdidas que pueden significar la diferencia entre una dieta adecuada y la desnutrición en muchos países, dijo el Banco Mundial en un informe.

"La cantidad de comida desperdiciada o perdida globalmente es vergonzosa", aseguró Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial.

"Millones de personas de todo el mundo se van a la cama con hambre cada noche, y millones de toneladas de alimentos terminan en la basura o se echan a perder de camino al mercado", añadió.

En las regiones donde la desnutrición es común, como África y Asia del Sur, las pérdidas de comida se traducen en entre 400 y 500 calorías por persona al día. En el mundo desarrollado, las pérdidas pueden ser de más de 750 a 1,500 calorías al día.

Los cereales representan más de la mitad de todo el desperdicio o pérdida de comida, suponiendo un 53 por ciento del contenido calórico. Por peso, las frutas y verduras representan la mayor proporción de comida desperdiciada a nivel global, según el Banco Mundial.

Grandes diferencias

La mayoría de las pérdidas se producen en las fases de la cadena alimentaria relacionadas con el consumo, producción, manejo y almacenamiento, pero hay amplias diferencias regionales.

En Norteamérica, aproximadamente el 61 por ciento de las pérdidas se dan en la fase del consumo, por ejemplo, con la comida adquirida que se estropea en la nevera.

En países como Estados Unidos y el Reino Unido una familia media de cuatro personas malgasta entre 1,600 y 1,100 dólares al año, respectivamente, en la fase de consumo.

Las políticas de compra de los grandes supermercados pueden proporcionar incentivos a la sobreproducción de comida, y las ofertas promocionales podrían alentar el exceso de compra por parte del consumidor, llevando al malgasto de comida en casa, según el informe.

En el África subsahariana, apenas un 5 por ciento de las pérdidas en comida se dan en la fase de consumo, pero grandes cantidades de alimentos se pierden durante la producción y el procesado.

El informe señaló que el desperdicio origina grandes deficiencias en el uso de recursos económicos, energéticos y naturales.

Por ejemplo, se desperdicia gran cantidad de agua en el cultivo de manzanas, en la irrigación del arroz o en el tueste del café si se pierde producto final en el camino.

El texto recogió que entre las potenciales soluciones para limitar el desperdicio estaban el cambio en las técnicas de producción agrícola, invertir con fuerza en el transporte y en las infraestructuras de almacenamiento y cambiar el comportamiento comercial y del consumidor. —Reuters

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación