Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Continúa extracción de huesos de mastodonte enano en Sesori

Después de encontrar parte de una mandíbula, las autoridades lograron encontrar restos del cráneo Ayer los paleontólogos lograron recuperar cuatro costillas del milenario mamífero y un nuevo molar

En el primer hallazgo las autoridades encontraron parte de la mandíbula. Foto EDH / cortesia

En el primer hallazgo las autoridades encontraron parte de la mandíbula. Foto EDH / cortesia

En el primer hallazgo las autoridades encontraron parte de la mandíbula. Foto EDH / cortesia

SAN MIGUEL. El hallazgo de fragmentos de una mandíbula y unos molares de un mastodonte en el caserío La Leonor, del cantón Managuara de Sesori, fue solo el inicio de una investigación que ha permitido que paleontólogos de la Secretaría de Cultura de la Presidencia continúen con la búsqueda de más restos del prehistórico animal.

El pasado miércoles 3 de julio expertos llegaron al referido cantón y lograron extraer una parte del cráneo del milenario animal.

René Portillo, alcalde de la localidad, explicó que "se reanudaron más excavaciones y se logró encontrar parte del cráneo del mastodonte".

Agregó que para ayer continuaron en los trabajos de excavación, pues el miércoles quedaron pendientes de extraer por lo menos cuatro costillas que estaban soterradas.

El edil explicó que las labores continuarán hasta que dejen de encontrar osamentas.

Aclaró que no están seguros de encontrar todo el esqueleto del mastodonte en ese mismo espacio.

Los restos serán llevados al Museo Nacional para que sean expuestos.

Según los paleontólogos que llegaron a la zona, es el hallazgo más grande que han realizado en todo el país.

Asimismo explican en su página web que el primer reporte de osamentas de un mastodonte que recibieron fue el de un molar que estaba en los depósitos del Museo Nacional de Antropología, Dr. David J. Guzmán.

Fue entregado al Museo de Historia Natural, durante su reinauguración en 1976.

El segundo reporte realizado fue de otro molar encontrado en Corinto, Morazán, en 2009 y reportado en 2011 por Daniel Aguilar y César Laurito, en la Revista Geológica de América Central.

En la Secretaría de la Cultura agregan que este tipo de mastodonte, al cual corresponden las osamentas de Sesori, poseía cuatro colmillos y estaba adaptado a la vida en lugares semiboscosos.

Eso porque su tamaño era ideal para moverse en medio de árboles y lugares cerrados.

Por esa característica se le denominaba también "mastodonte enano", porque su tamaño era mucho menor al de un mastodonte común.

Según el alcalde, sospechan que pueden existir más osamentas en un terreno aledaño al que trabajan en este momento, por ello los trabajos en la zona continuarán.

Las autoridades expertas en el estudio paleontológico informaron que estos huesos datan de por lo menos hace seis millones de años.

Por ahora, estudiantes de diversas escuelas de la zona están llegando al lugar para conocer un poco más sobre el origen de los huesos y de la existencia de animales prehistóricos.

Además diferentes personas de municipios aledaños a Sesori visitan la zona motivados por la curiosidad y por la necesidad de conocer un poco más sobre el hallazgo.

El alcalde aseguró que este descubrimiento es de gran envergadura para ellos como municipio, pues sus hijos conocerán de primera mano la historia del mastodonte y su aparecimiento de osamentas en la zona.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación