Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El cerebro disfruta con el sufrimiento ajeno

Estudios demuestran que nuestra mente disfruta con la desgracia ajena, pero solo con la de aquellos que caen mal.

El cerebro disfruta con el sufrimiento ajeno

El cerebro disfruta con el sufrimiento ajeno

El cerebro disfruta con el sufrimiento ajeno

La revista científica "Frontiers" publica un curioso artículo que demuestra que determinadas áreas del cerebro, aquellas dedicadas al placer, se activan cuando vemos a una persona que odiamos atravesar un mal momento.

El estudio señala que nuestra mente disfruta con la desgracia ajena. Pero solo con la de aquellos que nos caen mal.

La prueba se hizo del siguiente modo. Se eligieron 19 voluntarios con raíces judías y se les puso un vídeo donde una serie de actores interpretaban a un grupo de neonazis y otro grupo a personas amigables y simpáticas.

A los dos grupos se les sometió a toda clase de torturas entre las que estaban pincharle con alfileres las palmas de las manos, entre otro tipo.

Pero fue solo en los momentos de sufrimiento de los extremistas que a los voluntarios se les activaba el cuerpo estriado, dedicado a las sensaciones de recompensa y las áreas encargas de la observación del dolor físico que son la corteza insular , la corteza cingulada anterior y la corteza somatosensorial.

Lo que demuestra según los científicos que el cerebro humano es malvado, vengativo y además no entiende de moral.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación