Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Buses viejos, nuevos, metro y tren en Brasil

El curioso sistema del transporte público de Brasil moviliza a millones de personas, complementado los diferentes medios

Nuevos y elegantes buses recorren las calles del país sudamericano a altas velocidades.

Nuevos y elegantes buses recorren las calles del país sudamericano a altas velocidades.

Nuevos y elegantes buses recorren las calles del país sudamericano a altas velocidades.

De entrada hay que hablar de dos conceptos, uno, privilegiar el transporte público de millones de brasileños que tienen que viajar de aquí para allá, de allá para acá todos los días, incluso los fines de semana. Y dos, la combinación de los sistemas medios de transporte, principalmente tren, metro, buses articulados, buses normales casi chatarra, aunque hay otros con aire acondicionado, taxis, vehículos privados y sí prefiere el caminar, caminar mucho.

En cuanto al transporte público hay que entender el acelerado crecimiento de la población en las principales ciudades de América Latina, El Salvador, Guatemala o Brasil no son la excepción. Millones de personas se movilizan diariamente a sus lugares de trabajo, estudio o cualquier destino. La poca previsión de los gobernantes, la planificación prácticamente inexistente y sobre todo el "dejar para el futuro la solución de los problemas" hizo que las ciudades cada vez estén más complicadas y prácticamente colapsadas.

En este contexto, unas 50 ciudades latinoamericanas, por ejemplo Brasil, Colombia o Guatemala, vienen incursionando con el Sistema de Transporte Público de Autobuses tipo BRT (concepto inglés Bus Rapid Transit) que permite construir en medio de las grandes ciudades corredores especiales para estos buses que suelen cobrar de antemano y transportar miles y miles de ciudadanos de un lugar a otro, privilegiando estas vías a otro tipo de transporte, y en muchas ocasiones combinando con otros medios como el metro y los autobuses y los "más sofisticados" con áreas de gran desarrollo en relación con el medio ambiente.

En San Salvador tendremos estos buses con el llamado Sitramss, en Guatemala funciona desde hace años, no se diga en Colombia y varias ciudades de Brasilia.

Bueno esto es lo general y propio de cualquier publicación especializada, pero lo que hay en Brasil es curioso, y por que no decirlo interesante. Uno, los buseros son iguales en todos lugares, sobre todo los "viejos" que a toda velocidad atraviesan cualquiera de las calles donde no llega el metro ni los trenes.

Pero no todos los buses son chatarra, y no he podido averiguar porque siguen habiendo estos buses junto con los otros, los nuevos y elegantes que también corren a altas velocidades por el centro de Leblon, Ipanema, Copacabana, Flamengo o Gloria. El precio del bus es de 3.00 reales, más o menos 1.50 de dólar y por lo general, el pasaje lo cobra no un motorista, sino un cobrador que va sentado en las primeras filas y que hace girar una rueda para el ingreso de los pasajeros.

He aquí una cuestión que llama la atención, el cobrador recibe dinero en efectivo, pero a la par también hay un pequeño aparato que recoge la señal si usted quiere pagar con tarjeta prepago o posee un carné con pago privilegiado.

Dicho en pocas palabras, y esto hay que subrayarlo, lo importante es facilitar al usuario el pago. En nuestro El Salvador nos han querido obligar a una sola tarjeta prepago, de manera obligatoria... menos mal que esto se ha modificado y se puede cancelar en efectivo pero también con tarjeta lo que posibilita, por ejemplo, no usar monedas, financiar el pago a los estudiantes y a las personas de la tercera edad, etc.

Los buses y su relación con el metro y el tren

Otra de las características fundamentales del transporte público es la combinación con el metro, este a su vez a través de sus líneas 1 y 2 combina metro bajo tierra, superficial, supervía, integración con el express y el expreso... todas alternativas para mover millones de ciudadano a diario.

El metro cuesta al menos 3.5 de reales, unos 1.75 de dólares y como todos los metros a las hora pico va "cuche", bien lleno, muy lleno a tal punto que por momentos hay vagones para mujeres, dado que el abuso se prestaba.

El día de los partidos en el Maracana pareciera que el metro está hecho para esta única parada, la del estadio Maracana, es más viajando de General Osorio hay que hacer transbordo en Botafogo, sin embargo ese día hay metro directo... además, y esto es para otra historia, los hinchas de los diferentes países viajan por miles en los vagones cantanto porras a favor o en contra de los equipos.

Dos cuestiones que resaltar, la combinación, no se sí perfecta, pero sí bien elaborada, entre el recorrido entre los buses y el metro... no hay competencia, sino complemento. Así como también lo hay entre el bus, el metro y el tren.

Y otro punto, el privilegio es mover a miles de usuarios de un lado a otro, especialmente en las horas pico en la mañana y en la tarde. La limpieza y la seguridad es evidente, no solo porque hay basureros en todo lugar, sino porque las cámaras de vigilancia así como los agentes de la policía están por todos lados.

Esto no quita que los carteristas estén a la orden del día, lo que hace que hombres y mujeres cuiden su cartera y por lo general sus bultos los tienen por delante, evitando que un breve descuido lleve a una cólera por la pérdida de sus objetos personales.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación