Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Apasionados por la música

Con esfuerzo y dedicación, cientos de jóvenes se esfuerzan por perfeccionar su talento artístico

A diario, en el Sistema de Coros y Orquestas Juveniles del país, se escriben cientos de partituras con la ilusión de niños y jóvenes que aspiran ser héroes nacionales. Foto EDH / René Quintanilla

A diario, en el Sistema de Coros y Orquestas Juveniles del país, se escriben cientos de partituras con la ilusión de niños y jóvenes que aspiran ser héroes...

A diario, en el Sistema de Coros y Orquestas Juveniles del país, se escriben cientos de partituras con la ilusión de niños y jóvenes que aspiran ser héroes nacionales. Foto EDH / René Quintanilla

"Mi sueño es que se cambie toda la estructura del país que no haya violencia, yo quiero que con mi aporte se pueda abrir espacios para la música", mencionó Elías Hernández, de 20 años y miembro de la Orquesta Filarmónica Juvenil de El Salvador.

Él es uno de los muchos jóvenes talentos que a diario se pueden encontrar en las aulas del Sistema de Coros y Orquestas Juveniles.

De lunes a viernes Hernández combina sus estudios con su preparación artística. Con mucho esfuerzo se ha dedicado a perseguir la meta de ser un excelente músico.

"Estoy dedicado a estudiar música, quiero estudiar la licenciatura y poder salir del país para aportar algo", expresó el artista.

Hernández también explicó que estar en la orquesta fue algo grande para él porque es alguien diferente. "Las personas son más alegres con la música, caminan distinto. Yo creo que el arte es cultura, es sociedad, es país" , agregó.

Así como él, está Diego Emmnauel Pacheco, violinista y también miembro de la Orquesta Filarmónica.

Este joven de 20 años dedica todas sus tarde a aprender violín, ya que quiere tomar como carrera y como su vida la música. "Yo sinceramente me siento agradecido, esto me está abriendo mucho las puertas, si me hubieran dicho hace cinco años que iba a estar en una orquesta no me la hubiera creído", comentó Pacheco. También recordó que comenzó con el interés en la música desde muy pequeño, en una banda de paz. Luego tomó clases de guitarra hasta que llegó al violín, el cual lo apasionó por completo.

El estudiante comentó que su hermana le enseñaba a tocar violín, luego fue al Centro Nacional de Artes y desde 2011 está en el sistema de orquestas. "Esto ha sido una experiencia hermosa, he tenido presentaciones en el país y en Guatemala. Ese intercambio con otros músicos, con otras personas es excelente", añadió Pacheco.

Dentro de los salones de la institución también está Michelle Ávila, de 18 años, y miembro del Coro Nacional Juvenil.

"Esto es una gran experiencia, no es lo mismo escucharla que estudiarla, me enriquece mucho el conocimiento de la música. Esta es una de las cosas que más amo, a mi me gusta cantar desde que estaba muy pequeña", puntualizó la cantante. "Comencé primero en la iglesia, pero luego dije quiero hacer algo que me ayude a formar más mi voz y decidí estudiar canto", señaló.

La joven agregó también que cuando está en el escenario todo su esfuerzo vale la pena y se siente completamente plena. "Yo les digo a las jóvenes que se animen, se aprende mucho, se conoce gente maravillosa, que pueden aprender cualquier instrumento o cantar, porque vale la pena".

Otro talento es Dagoberto García, de 20 años, quien toca el xilófono en la Filarmónica.

García estudia odontología y, a la vez, asiste a su preparación musical. "Es difícil. Yo, cuando estoy en la universidad, salgo hasta las 3:00 p.m. y a las 3:30 tengo que estar acá, es un gran esfuerzo, pero esto es hermoso para mí", dijo.

El joven mencionó, además, que su contacto con la música ha sido muy significativo en su vida y que desea seguir preparándose.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación