Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

A.B.A. y Teacch son guías de enseñanza para niños autistas

Los métodos ayudan a desarrollar capacidades cognitivas y sociales en los niños

A.B.A. y Teacch son guías de enseñanza para niños autistas

A.B.A. y Teacch son guías de enseñanza para niños autistas

A.B.A. y Teacch son guías de enseñanza para niños autistas

Impartir la formación académica en niños no es tarea sencilla debido a su naturaleza inquieta y juguetona, pero el reto es aún mayor cuando estos son autistas, sobre todo porque presentan deterioro en la comunicación verbal y no verbal, patrones restrictivos y repetitivos de conducta y deterioro en la socialización.

Sin embargo, en el país existe la Asociación Salvadoreña de Autismo (ASA), cuya labor es brindarle la oportunidad a estos infantes de desarrollar las aptitudes cognitivas, basándose en los métodos "A.B.A." y "Teacch".

"En nuestra incansable búsqueda por ofrecerles una mejor calidad de vida a estos niños descubrimos que los métodos A.B.A. y Teacch brindan grandes resultados en su formación pedagógica", explica Jaime Escobar, presidente de ASA.

El método A.B.A. consiste en ser una intervención con enfoque de lograr cambios en el aprendizaje y comportamiento, a través del estudio y observación de los antecedentes (lo que sucede antes del comportamiento) y consecuencias (lo que sucede después del comportamiento). También es conocido como Análisis Aplicado de la Conducta, en español (A.A.C.).

La técnica es tan efectiva que se utiliza para niños con síndrome Down y parálisis cerebral, entre otros.

Mientras tanto, en la terapia "Teacch" se utilizan materiales que activan al paciente por su atractivo a simple vista y los motiva para continuar a interrelacionarse. Lo que se busca es activar y estimular al niño para la educación e implantación de hábitos y habilidades concretas.

Poco conocimiento

La sociedad salvadoreña conoce poco sobre el autismo, el cual se define como un amplio trastorno neurológico a nivel cognitivo y conductual, que impide el desarrollo pleno de la comunicación y de la socialización a partir de los 36 de meses de vida.

"Existen niños y niñas jóvenes con autismo que ponen en alto las diferentes disciplinas: estudio académico, ciencias, artes y deporte (...) Todos ellos tienen derechos que actualmente siguen siendo violentados por toda la sociedad, no recibiendo por parte del Estado las soluciones de atención y desarrollo necesitados", enfatizó Escobar.

El Salvador no cuenta con datos estadísticos, por lo que la asociación ha hecho consultas en instituciones de educación privadas, y asegura haber detectado de uno a tres casos de sospecha de autismo en cada institución, lo que indica que es una condición con un acelerado incremento. Por ello los centros educativos deberían estar preparados para tratar este tipo de casos, expresa el presidente de la asociación.

De hecho, la OMS declaró al autismo como la pandemia del siglo XXI, pues su incremento en las últimas dos décadas fue del 600 % a nivel mundial.

Para más información contacte a la Asociación Salvadoreña de Autismo al número de teléfono 2260-4356. También puede escribir al correo asociacionsalvadorenadeautismo@gmail.com.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación