NOTICIAS | Volcán ChaparrastiqueNOTICIAS | Reforma de pensionesDEPORTES | Qatar 2022NOTICIAS | Alza casos covid

Carta a Rubén Zamora: Que vivan los necios que nunca se callan

-

Por Paolo Luers
Periodista

Escucha esta columna en voz de su autor.

Estimado Rubén:

Ni cuenta me di que cumpliste 80 años. No vi ningún homenaje, ni siquiera una mención en los medios, y me enteré hasta que vi en Facebook una nota de tu hija Marcela. Así que esta carta viene tarde. No puede ser que en un país que sufre una terrible carencia de liderazgos éticos e intelectuales, pase desapercibido que haya cumplido sus 80 años uno de los últimos grandes señores de la política, que ha marcado nuestro camino a la paz y la democracia y uno de los pocos que todavía habla, trabaja y pelea para que no nos desviemos de este camino.

Nos quedan pocos sobrevivientes de estas peleas históricas por la democracia. Ya murieron monseñor Romero, Ignacio Ellacuría, José Rodríguez Porth (los tres asesinados), así como Guillermo Ungo, Fabio Castillo Figueroa, Héctor Silva, Abraham Rodríguez… Otros, como Freddy Cristiani y Héctor Dada se vieron obligados a salir del país ante las amenazas de la nueva dictadura. Nos quedan pocos y de estos, vos sos el que nunca se ha callado.

Sos de los pocos que no se ha resignado ni acomodado a los nuevos poderes, como lo han hecho los oportunistas como Félix Ulloa, quien en algún momento fue tu compañero de lucha y hoy es una figura patética, que va por el mundo tratando de dar legitimidad a lo indefendible. Otros se han callado para no convertirse en blanco de un gobierno arrogante, intolerante, vengativo y represivo. Me consta que algunos de ellos siguen trabajando silenciosamente, casi en la clandestinidad, en defensa de la democracia. No soy quien para criticarlos, pero sí tengo que expresar mi profundo respeto por los pocos, como vos, que siguen enfrentándose diariamente y en voz alta al autoritarismo que ha acaparado el poder total del Estado.

No siempre he estado de acuerdo con tus posiciones y acciones, Rubén. Cuando discutimos quién debería ser el candidato de la izquierda en la histórica oportunidad de 1994, hubiera preferido que hubiera sido Abraham Rodríguez, para construir una alianza más amplia, pero una vez que fuiste tú el candidato, junto con el memorable Chico Lima, todos te apoyamos.

Cuando años después se trataba de unir a toda la dispersa izquierda democrática que se estaba desmarcando del dogmatismo del FMLN, sentí que tu fuerte protagonismo y el sectarismo de tu partido fueron de las causas de que esto fracasara. Y cuando aceptaste fungir de embajador de Mauricio Funes, te critiqué, igual que a Héctor Silva y a Héctor Dada. Pero nunca tuve dudas de la decencia y de la vocación democrática de ustedes. Siempre les mantuve el mismo respeto y siempre sentí que ustedes eran parte indispensable de la reserva moral de la clase política salvadoreña.

Habla muy mal de nuestro país que por el hecho de ser adversario declarado del presidente, la sociedad no se atreva a darte el homenaje que a vos te debe por toda tu trayectoria, no a pesar de ser un crítico al gobierno, sino por tu valor de serlo abiertamente.

Así que, querido amigo Rubén, voy a romper el manto de silencio que cubre nuestro país y celebrar públicamente tus 80 años de vida, tus más de 60 años de lucha democrática y tu valor de ser una voz opositora cuando tantos prefieren callarse.

Un gran abrazo, Rubén. La lucha sólo termina cuando se gana.

Saludos, tu amigo Paolo Luers

KEYWORDS

Acuerdos De Paz Democracia Las Cartas De Paolo Lüers Opinión Rubén Zamora

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad