EE.UU. | Huracán IanNOTICIAS | Régimen de ExcepciónBukele | Reelección inconstitucional NEGOCIOS | Compra de bonos

El Lempa enferma: su agua insalubre podría generar migración masiva en 25 años

El lunes 14 de marzo es el Día Nacional del Río Lempa, pero hay poco que festejar: según el MARN, la calidad de su agua es de regular a pésima. Organizaciones ambientales urgen acciones concretas para salvar el río.

Por Carlos López Vides | Mar 13, 2022- 21:30

Si el río Lempa fuera una persona, hay cuatro factores que lo envenenan cada día más: manejo inadecuado de desechos sólidos; descarga de aguas negras, principalmente desde centro urbanos; mal manejo de desechos industriales y agroindustriales; Foto EDH/ Jonatan Funes

Regular, mala o pésima: así es la calidad del agua del Río Lempa. Es agua contaminada y sucia, que mientras atraviesa los 10,215 Km.2 en su recorrido por suelo salvadoreño, fluye con excremento, plástico, llantas, pesticidas y metales pesados.

Es agua que no se puede beber y que no se puede potabilizar bajo ningún método convencional, por lo que es apta para riego solamente en el 17.5 % de su recorrido, para actividades recreativas en el 5% y para especies animales en el 21%.

Te puede interesar | Mina Cerro Blanco de Guatemala pone en riesgo de contaminación al Lago de Güija y el Río Lempa

Y, cada año, esos números van empeorando, a pesar de que esta agua es la que abastece al 70% del Área Metropolitana de San Salvador. Las cifras anteriores son información oficial del Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales, en un reporte de marzo de 2020.

El río enfermo, enferma. El río que muere, puede matar. El 14 de marzo es el Día Nacional del Río Lempa, pero si no hay acciones para rescatarlo de parte de este y los próximos cuatro gobiernos, sus aguas serán totalmente inservibles en 2047. Foto EDH/ Jonatan Funes

Cuando en marzo de 2021 la Asamblea Legislativa anterior designó cada 14 de marzo como el Día Nacional del Río Lempa, los diputados lo hicieron para “desarrollar acciones orientadas a sensibilizar, concientizar y sobre todo actuar en favor de un recurso tan importante”. Pero a esas letras se las lleva la corriente de un Lempa que agoniza.

“Si no hacemos nada por este río, en los próximos 25 años la migración futura será por la falta de agua”, expresa el ingeniero agrícola Héctor Alonso Aguirre, gerente de la Mancomunidad Trinacional Fronteriza Río Lempa, una entidad que ha trabajado por más de 10 años por rescatar el afluente, y que ha monitoreado cómo su calidad del agua en solo una década “ha pasado de ser relativamente buena a regular, y finalmente está entre regular y mala, incluso pésima” en ciertos puntos que conectan con el río.

El Lempa tiene una gran cantidad de residuos sólidos, está contaminado y saturado. Foto EDH/ Jonatan Funes

Si el río Lempa fuera una persona, hay cuatro factores que lo envenenan cada día más: manejo inadecuado de desechos sólidos; descarga de aguas negras, principalmente desde centro urbanos; mal manejo de desechos industriales y agroindustriales; y la grave deforestación en la cuenca, de acuerdo con la Red Trinacional por el Rescate del Río Lempa, otra entidad que reconoce la grave situación del moribundo afluente.

A pesar de que el propio MARN sabe la situación, y aún cuando el Lempa nace en Guatemala y Honduras para luego recorrer El Salvador hasta el Océano Pacífico, Aguirre lamenta que “los estados siguen siendo entidades ajenas al fenómeno”, y a su juicio no han tomado acciones concretas para rescatar el Lempa, “ninguno de los tres gobiernos”.

Uno de los datos más asquerosamente preocupantes del Lempa es la cantidad de excremento que hay en sus aguas. Según el valor guía que ocupa el ministerio, no debe haber más de 2,000 bacterias por cada 100 mililitros. En el Lempa hay bacterias por heces fecales entre 2,400 a 35 millones por cada 100 mililitros.

Agua estancada y llena de basura en la comunidad Minerva, cerca del Zoológico Nacional, uno de los puntos donde la calidad del líquido es "pésima", de acuerdo con el MARN. Foto EDH/ Francisco Rubio

“Estamos muy arriba de la norma, lo que quiere decir que la contaminación tiene altos niveles. Si las heces fecales las deja en el agua y permite que se desarrolle, ella va reproduciéndose, y lo que genera es enormes cantidades de bacterias, como colonias, que son peligrosas para la salud humana”, remata el gerente de la Mancomunidad.

La Asociación Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA) ocupa plantas potabilizadoras para limpiar el agua, donde la planta Torogoz (antes Las Pavas), en San Pablo Tacachico, es la más importante del país para esta función. Pero, de acuerdo con Aguirre, la contaminación en el Lempa supera la capacidad de esta y demás plantas.

“Posiblemente las plantas de tratamiento eliminen ciertos contaminantes, pero no pueden eliminar los agrotóxicos. Puede ser agua que le hayan eliminado el Escherichia coli (bacteria) porque le ponen cloro, y ciertos sólidos suspendidos; pero si usamos mucho veneno en la agricultura, ese veneno no lo puede tratar ninguna planta. Entonces, estamos tomando agua con contaminantes pesticidas”, indica el ingeniero.

Además de la gran cantidad de materia fecal en el río, sus aguas no se pueden potabilizar por métodos convencionales porque además tienen metales como manganeso, mercurio, nitrógeno amoniacal, hierro y sulfatos.

Los agroquímicos y los desechos industriales están acabando con la calidad del agua del río Lempa. Foto EDH/ Jonatan Funes

La enorme cantidad de plástico en las aguas del Lempa empeora al enfermo. Alejandra Rivera, presidenta de la organización ambiental Let’s Do It, aclara primero que hace falta estudios más profundos y recientes de este factor, pero añade que el río “considero que debe estar en una situación crítica, porque el Lempa en uno de sus puntos se fusiona o es alimentado por el Acelhuate, que es el río más contaminado del país. El Lempa tiene una gran cantidad de residuos sólidos, está contaminado y saturado”.

Otro factor que enferma al Lempa es la industria del café. Aguirre -de la Mancomunidad- describe que en los últimos 12 años, “hemos venido denunciando las descargas de aguas mieles en la cuenca alta del Río Lempa, tanto en Guatemala como en Honduras. Estas aguas mieles cuando se combinan con el agua del río, hace que haya altas cantidades de materia orgánica, que lo que hace es eliminar el oxígeno del agua, lo que provoca una alta mortandad de peces”, muertes que impactan en las familias que viven de la pesca, o que pueden enfermar por los peces contaminados.

El MARN tiene 57 puntos geográficos de monitoreo en el Lempa. De este número, solamente en tres el agua está apta para actividades recreativas. Es el 5% de todo el Lempa en El Salvador. Los únicos tres puntos seguros para actividades recreativas en el Lempa están en Chalatenango, en afluentes que conectan: el río Metayate, aguas debajo de cantón Jicarón; el río Nunuhuapa en Hacienda El Refugio, en El Zarzal; y en el cantón Río Chiquito de San Ignacio.

Bañarse en las aguas del Lempa implica el riesgo de sufrir enfermedades de la piel. Foto EDH/ Jonatan Funes

Lo anterior quiere decir que si una persona se baña por diversión o deporte en el río en uno de los restantes 54 lugares, “posiblemente se contamine de algo y luego tenga picazón en el cuerpo, un hongo o alguna enfermedad en la piel”, explica Aguirre.

El río enfermo, enferma. El río que muere, puede matar. Hoy es el Día Nacional del Río Lempa, pero si no hay acciones para rescatarlo de parte de este y los próximos cuatro gobiernos, sus aguas serán totalmente inservibles en 2047.

KEYWORDS

Comunidades Contaminación Contaminación De Ríos Contaminación Del Agua Contaminación Del Litoral Contaminación Industrial Ministerio De Medio Ambiente Río Lempa Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad