Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Compatriotas recuerdan el Miércoles de Ceniza en el exterior

Muchos niños de origen salvadoreño, acompañados de sus padres, fueron a la misa a recibir su cruz de ceniza, antes de ir a la escuela

Compatriotas recuerdan el Miércoles de Ceniza en el exterior

Compatriotas recuerdan el Miércoles de Ceniza en el exterior

Compatriotas recuerdan el Miércoles de Ceniza en el exterior

Para el mundo católico este miércoles 5 de marzo es un día especial, es conocido mundialmente como el "Miércoles de Ceniza" y es el primer día de la Cuaresma en el calendario litúrgico católico. Matemáticamente se celebra cuarenta días antes del inicio de Semana Santa, es decir, del Domingo de Ramos.

Estas tradiciones religiosas están muy presentes entre los compatriotas que viven en la Gran Manzana, lo que se pudo comprobar durante las misas de la basílica "Nuestra Señora del Perpetuo Socorro" ubicada en la calle 59 de Sunset Park, uno de los barrios hispanos mas populosos de Brooklyn, donde muchos niños de origen salvadoreño fueron a la misa a recibir su cruz de ceniza, antes de ir a la escuela.

Según el sacerdote de la mencionada parroquia, Rev. John Gauci, la primera misa que se ofició este miércoles fue a las 6:30 de la mañana y siguieron realizándose muchos mas servicios religiosos durante todo el transcurro del día, en diferentes idiomas, especialmente en inglés y español, aunque también los ofrecen en chino-mandarín, en las diferentes capillas disponibles.

En el servicio religioso de las 8:00 se encontraban las hermanitas Torres, Ana de 12 años y Teresa de 8 y aunque ellas nacieron en Brooklyn, sus padres son originarios del departamento de La Paz y estudian en la escuela parroquial de la misma Basílica Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

"Desde pequeñas hemos sido criadas en el catolicismo, la religión de nuestros padres y de los nuestros abuelos, por eso es que estudiamos en esta escuela católica y asistimos todos los domingos a misa", comentó Ana de forma muy sencilla, pero convincente, después que el sacerdote le dejara marcado el símbolo de la cruz en la frente.

Según la tradición católica, muy arraigada en las comunidades hispanas de Estados Unidos, la ceniza es elaborada o extraída de los Ramos Benditos de la Semana Santa anterior, es decir, los del Domingo de Ramos, estos se incineran y de ahí sale la Santa Ceniza. "Los niños especialmente salen de la iglesia mostrando con mucho orgullo su cruz de ceniza en la frente", agrega el reverendo Gauci, mientras se despide de los feligreses que abandonan el templo religioso.

Pero los salvadoreños no siempre están volcados hacia las creencias religiosas, como pudiera creerse y alguien que conoce bien acerca del tema es el sacerdote salvadoreño en Nueva Jersey, Padre Mino Chica, quien hace un análisis de la situación muy peculiar.

"Los salvadoreños que todavía se mantienen practicando la fe y son parte de una comunidad religiosa viven la cuaresma en un plan de oración muy intenso, dando mas de sus bienes y de su tiempo a los mas pobres", detalla el sacerdote.

"Otros, todavía se acuerdan de que no se debe de comer carne los viernes y tienen presente que lo que mas valor tiene en estas fechas es la oración, y la caridad para con sus hermanos. Lastimosamente, también hay paisanos que ya no practican la fe y viven solo para el trabajo pues para muchos de ellos les da lo mismo navidad o cuaresmas pues viven neutros ante estas realidades espirituales" agregó el religioso.

Ambos religiosos coincidieron en señalar que el Miércoles de Ceniza es para los católicos un día de ayuno y abstinencia, igual que el Viernes Santo, y que solamente se le impondrá la ceniza a los fieles que asisten a misa; las cuales son bendecidas y colocadas sobre la cabeza de los fieles como un símbolo de conversión y penitencia, lo que deberemos tener presente durante toda la cuaresma.

Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación