Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En el 21 por ciento de los municipios en El Salvador hay enfermedades desatendidas

Según estudio del Ministerio de Salud durante 2011

Lepra

El 21 por ciento de los municipios del país tiene presencia de una o más enfermedades desatendidas, de acuerdo con un estudio del Ministerio de Salud de 2011.  La incidencia de la enfermedad de Chagas crónica representa el 49.6 por ciento de estas patologías, la leishmaniasis el 13.2 por ciento y la malaria el 6.6 por ciento.

Así lo recoge el documento denominado “Plan Nacional para la Prevención, Control y Eliminación de Enfermedades Infecciosas Desatendidas” emitido el 23 de octubre del año pasado,  por la ministra de Salud, Violeta Menjívar,  en el que se plantea la situación epidemiológica del país y plantea las estrategias a seguir.

En el documento se detalla que entre 1996 y 2014, en el país se han reportado 98 casos de lepra, transmitida por el Mycobacterium leprae, la tasa de prevalencia se mantiene  entre 0.1 a 0.2 por diez mil habitantes, se encuentra en fase de eliminación.

“Se observa el estigma y la discriminación hacia la enfermedad, a los pacientes y sus familiares, y la discapacidad aún persiste sin contar con el apoyo necesario para poder ser abordado en los aspectos de remisión para su manejo”, se lee en el documento.

En 2013 habían pacientes en tratamiento en San Salvador, Chalatenango, Morazán y La Unión. 

Entre los desafíos para el abordaje de la lepra que se plantea el Minsal se encuentra la búsqueda activa de casos en todos los servicios de salud, involucrar a las municipalidades en el mejoramiento de las condiciones de vivienda de las personas con la enfermedad, mejorar las actividades para reducir la discriminación y el estigma tanto de los afectados como sus familiares y fortalecer la capacidad del personal de salud para la detección temprana.

Con la enfermedad de Chagas, en  2010 El Salvador obtuvo la “homologación de la certificación de Eliminación del triatomino Rhodnius prolixus”,  que por bastante tiempo fue el principal causante de la afección, pero aún existe el Triatoma dimidiata con un índice de infestación de vivienda de 12.2 por ciento en promedio, en todo el país.

Según el Minsal, en 2012 se recolectaron 94,494 unidades de sangre en los bancos de sangre, de ellas  1,431 fueron reactivas para el parásito causante de Chagas, el Tripanosoma cruzi, es decir, un 1.5 por ciento. Entre los desafíos planteados está la sostenibilidad de la vigilancia y control del  Trypanosoma cruzi, la detección temprana de los casos agudos y fortalecer las acciones de control del vector.

Mientras que los casos de paludismo en el país presentan una franca tendencia a la baja desde los años ochenta. A partir de 2006 al 2011, el número de  infectados pasó de 49  a 15, un 33 por ciento de ellos fueron importados, los enfermos se detectaron en diez departamentos. En el documento se plasma que se pretende alcanzar la eliminación de la enfermedad en 2019.

Con la leishmaniasis se detalla que se hizo una investigación entomológica para identificar el parásito transmisor (Lutzomyia) en 549 localidades de 55 municipios, el causante de la enfermedad se encontró en 39 zonas. 

Entre los desafíos se contempla la sostenibilidad de la vigilancia y control del vector, la detección temprana de la enfermedad y el abastecimiento sistemático de medicamento a través de una política para la adquisición sostenida de tratamiento.

En referencia a la sífilis congénita, en 2012 el Programa Nacional de ITS/VIH/sida notificó 177 casos  de sífilis materna y 27 en recién nacidos, dos de ellos como de tipo congénito. En 2013 fueron ocho casos.

Para este tema se contempla que el cien por ciento de las embarazadas tengan su perfil prenatal, la expansión de la prevención y control de la transmisión materno infantil de VIH y sífilis congénita, que los Ecos familiares realicen la búsqueda activa de las mujeres en edad fértil y las embarazadas dentro de sus áreas de responsabilidad y envíen muestras a los laboratorios de referencia, entre otros.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación