Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ley es clara y prohíbe el mal uso de fondos

La Ley de Ética establece sin ambages que los funcionarios deben usar los recursos para los fines de cada institución estatal.

Pese a que la Corte de Cuentas y el Tribunal de Ética Gubernamental quieren analizar el Reglamento Interior de la Asamblea para determinar si esta puede realizar compras para regalos, licores y obras de arte, la Ley de Ética Gubernamental es clara y advierte que cada institución del Estado debe utilizar sus fondos para los fines establecidos.

Los artículos 4, 5 y 6 de la normativa son los que establecen esa prohibición ética, según justificaron los abogados de Transparencia Internacional en la denuncia presentada ayer contra la Junta Directiva de la Asamblea por los gastos antes mencionados.

El artículo 4 señala que: "La actuación de las personas sujetas a esta Ley deberá regirse por los siguientes principios de la ética pública... a) Supremacía de interés público: anteponer siempre el interés público sobre el interés privado; k) Eficiencia: Cumplir los objetivos institucionales al menor costo posible..."

De la misma manera, el artículo 5 sostiene que las personas sujetas a la legislación deben cumplir con ciertos requisitos, entre ellos: "a) Utilizar los bienes, fondos, recursos públicos o servicios contratados únicamente para el cumplimiento de los fines institucionales para los cuales están destinados".

Asimismo el artículo 6 señala que, entre otros puntos, son prohibiciones éticas "solicitar o aceptar, directamente o por interpósita persona, dádivas, regalos, pagos, honorarios o cualquier otro tipo de regalías, por acciones relacionadas con las funciones del cargo público".

En ese sentido, la legislación no hace distinciones acerca de quiénes pueden o no entregar regalos a los diputados.

Además el inciso h señala que es prohibido para los funcionarios "utilizar en forma indebida los bienes y patrimonio del Estado".

Es más, en el Reglamento Interior de la Asamblea no existe ningún artículo que justifique a la Junta Directiva gastar en otros rubros como regalos, compra de obras de arte y licores.

Eso sí, señala que dicha instancia legislativa, así como el presidente del Congreso, pueden celebrar los contratos que estimen convenientes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación