Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Instituto de Jujutla ubicado en zona de deslizamiento

Las actuales instalaciones no dan abasto para atender la demanda de estudiantes de bachillerato

El centro educativo está situado en las faldas del cerro. Fotos EDH / Cristian DíazEl instituto no cuenta con la infraestructura necesaria para atender la demanda estudiantil de la zona. Poblador muestra las piedras que pueden caer, si ocurre el derr

El centro educativo está situado en las faldas del cerro. Fotos EDH / Cristian DíazEl instituto no cuenta con la infraestructura necesaria para atender la demanda estudiantil de...

El centro educativo está situado en las faldas del cerro. Fotos EDH / Cristian DíazEl instituto no cuenta con la infraestructura necesaria para atender la demanda estudiantil de la zona. Poblador muestra las piedras que pueden caer, si ocurre el derrumbe.

AHUACHAPÁN. La comunidad educativa del Instituto Nacional de Jujutla, situado en el municipio del mismo nombre, se siente temerosa porque su centro de enseñanza está ubicado en las faldas de un cerro, en el cual ocurren deslizamientos, y debido a ello hay dos enormes rocas que podrían desprenderse y caer sobre las aulas.

En la zona, también, hay al menos cinco viviendas, pero es la escuela la que corre el mayor riesgo debido a que las rocas están en dirección de ella.

El sector fue declarado zona de riesgo en 2007 debido a que cada vez que llueve hay deslizamientos, explicó el subcoordinador de la comisión municipal de Protección Civil, Wilson Martínez.

El funcionario calculó que una de las piedras tiene aproximadamente seis metros de diámetro y está a una altura de entre 15 y 20 metros.

El centro educativo cuenta con un muro de contención de aproximadamente metro y medio de altura; pero no sería suficiente para detener un alud.

Debido a la ubicación en zona vulnerable de la institución no han podido recibir ayuda para expandir su infraestructura. En el instituto existe un déficit de aulas.

El instituto de Jujutla tiene cuatro aulas para atender a 173 alumnos de bachillerato general. Este año se quedaron treinta jóvenes sin matricular por la falta de espacio.

La maestra y una de las fundadoras del instituto, Ana Marisol Vallejo, expresó que en cada invierno, las piedras tienen mayor probabilidad de desprenderse.

Recordó que la institución comenzó a funcionar en la casa comunal del municipio el 20 de febrero de 1996.

En 2000 se trasladó al lugar donde funciona actualmente, en el caserío Ciénega, cantón Zapúa Arriba, luego que la alcaldía les construyó dos aulas.

Diez años después de su traslado, el Ministerio de Educación le construyó otros dos salones.

Desde su traslado a ese sitio observaron el peligro que atravesaban por los deslizamientos, agravados en los últimos años con las rocas.

"Es una situación peligrosa porque quedamos en la base de la montaña", dijo Vallejo.

Martínez expresó que en caso de un deslave, la tierra y las piedras bajarían a gran velocidad.

Por ello, cada vez que llueve activan la comisión comunal de Protección Civil para que verifique la situación del lugar.

Tareas pendientes

La directora del instituto, Ana Marisol Alvarado, lamentó que Educación no haya hecho nada para resolver los problemas que enfrentan, tanto en su seguridad como en la falta de aulas para atender a los alumnos.

La carestía de estas no les permite tener espacio para la biblioteca y el aula de ciencias naturales. El centro de cómputo tampoco da abasto.

La directora relató que solicitó a la alcaldía la construcción de al menos una galera para atender la demanda; pero no accedieron por el riesgo de la zona.

"Siento que como que nos están ignoramos porque ya hemos intentado que nos muevan a otro lado que sea más sano (sin riesgo)", expresó la directora.

El director departamental de Educación, Donald Aquino, explicó que el instituto podría cambiar de infraestructura, ya que el Centro Escolar Dr. Sixto Alberto Padilla será trasladado a un nuevo edificio, con 10 aulas, que les construyó la alcaldía a través de una inversión $478,856, provenientes del Fondo Desarrollo Económico y Social de los Municipios (Fodes).

Esta es la alternativa más viable para que los alumnos del instituto ya no corran el peligro que tienen actualmente, explicaron.

Sin embargo, no hay fecha de traslado porque están definiendo que la parvularia del centro escolar se quede en el mismo sitio aunque tendrían que remodelar el espacio.

La planificación ha sido hacer el cambio en el primer trimestre del año.

Aquino explicó que al realizar ese movimiento cubrirán más población para parvularia y en bachillerato, ya que las antiguas instalaciones del centro escolar cuenta con doce aulas.

El subcoordinador de la comisión municipal de Protección Civil expresó que por parte de la alcaldía hay un compromiso para remodelar las instalaciones de la escuela. Pero tampoco hay fechas y montos para su ejecución.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación