Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hospitalizan a joven con hemofilia tras golpiza

Madre del adolescente asegura que un agente de la PNC es el responsable de la agresión

En la frente se ve uno de los golpes que recibió el adolescente, un día después del incidente. Foto EDH / Archivo

En la frente se ve uno de los golpes que recibió el adolescente, un día después del incidente. Foto EDH / Archivo

En la frente se ve uno de los golpes que recibió el adolescente, un día después del incidente. Foto EDH / Archivo

Gerson, un adolescente de 15 años, sabe que debe tener un cuidado extremo para no golpearse; un golpe, por leve que sea, puede producirle una hemorragia interna; él padece de hemofilia+von Willebrand, una enfermedad que impide la correcta coagulación de la sangre.

Pero el jueves por la tarde, su madre, Imelda Rivera, tuvo que llevarlo de emergencia al hospital Bloom, él llevaba al menos tres moretes visibles en su cuerpo: en la frente, en el pecho y en la espalda.

Hacía unas horas, un agente de la Policía Nacional Civil (PNC) lo había golpeado, pese a que Gerson le dijo en varias ocasiones que tenía hemofilia, aseguró Rivera.

La madre relata que había mandado a su hijo a moler maíz, ella vende tortillas en la zona de la Comunidad Tutunichapa, frente al Hospital Médico Quirúrgico.

Mientras Gerson hacia el mandado, un agente registraba a un joven que vive en la zona, pero la curiosidad del muchacho hizo que fijara la mirada en aquella escena.

En ese instante escuchó: "Hey, vos, de la gorra", cuando se paró y se quitó la gorra para que lo registrara el agente, sintió el primer puñetazo en el pecho, denunció Rivera.

Mientras Gerson le preguntaba por qué lo golpea y le insistía que no lo hiciera porque tenía hemofilia, sintió el otro golpe que lo tiró al suelo, manifestó su madre. Estos pacientes son propensos a sufrir sangrados internos.

"Cuando vi eso, le dije que porqué me le pegaba, que me lo iba a matar, que el niño era hemofílico, pero no me dijo nada; le pregunté si me le había encontrado algo, pero no me decía nada, en eso lo rodeó bastante gente y yo lo empujé porque no quería soltar al niño", manifestó la señora.

La madre de Gerson dijo que el agente la amenazó para que no lo denunciara, incluso les tomó fotografías. Minutos después Rivera interpuso la denuncia ante la Fiscalía General de la República y lo mandaron a Medicina Legal para que le hicieran un peritaje.

La fiscalía pidió "el reconocimiento de sangre y Sanidad a fin de establecer: el tiempo de curación y si produjo incapacidad y establecer si existe alguna lesión", se lee en la referencia de la fiscalía.

Luego se dirigieron a la Emergencia del Bloom, ahí le hicieron varios exámenes de imágenes para determinar si tenía alguna hemorragia y le suministraron al menos dos frascos de factor, medicamento que sirve para la coagulación de la sangre y detener los sangramientos.

Ayer regresó a una evaluación de los hematólogos quienes decidieron dejarlo ingresado porque presenta sangrados. El jueves, tras la agresión, Rivera le frotó hielo en el pecho, la frente y la espalda y le dio alimentos helados, estas son parte de las medidas que los hemofílicos deben seguir si tienen algún golpe o inflamación.

En junio de 2010, José Amaya, un joven de 27 años, también hemofílico, denunció violencia departe de agentes de la PNC en la zona de San Marcos. Él recibió un puñetazo en el ojo izquierdo, dos apretones en el antebrazo y una patada en la rodilla izquierda y en la cadera, según denunció.

Todo ocurrió cuando los agentes le pidieron que se hincara y doblara los brazos, la inflamación en las articulaciones producto de su enfermedad se lo impidió, fue en ese momento que sintió el puñetazo. Él estuvo ingresado en el hospital Rosales.

Aníbal Medina, presidente de la Asociación de Hemofilia, indicó que el joven tuvo que retirar la denuncia obligadamente. Agregó que estos casos suelen ocurrir en las terminales de buses o retenes de la PNC cuando hacen los registros.

"Aparte del maltrato que sufren llegan graves al hospital como el caso de José, al que por poco lo dejan inconsciente, todavía sigue mal de un golpe que recibió en la cadera con la macana", acotó Medina.

Se buscó una reacción de la PNC, pero dijeron que el inspector general estaría fuera de la oficina y que la próxima semana podrían dar una audiencia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación