Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gobierno usa Fomilenio II para pedir $375 millones más en deuda con el BID

Arropados en Fomilenio, buscan incrementar deuda pública que ya supera 60 % de PIB

En la imagen, de izquierda a derecha, Hugo Martínez, canciller de la República y Hato Hasbún, Secretario de Gobernabilidad y Comunicaciones . Foto EDH/ cortesía

En la imagen, de izquierda a derecha, Hugo Martínez, canciller de la República y Hato Hasbún, Secretario de Gobernabilidad y Comunicaciones . Foto EDH/ cortesía

En la imagen, de izquierda a derecha, Hugo Martínez, canciller de la República y Hato Hasbún, Secretario de Gobernabilidad y Comunicaciones . Foto EDH/ cortesía

A tan sólo un día de que EE.UU. aceptara firmar el desembolso del Fomilenio II con El Salvador, el Gobierno ya está planteando que necesita de más dinero vía préstamos, para desarrollar la zona costera, el área a la que van dirigidos los fondos del segundo compacto del Milenio.

El Fomilenio II contempla la ejecución de $277 millones en proyectos productivos, de educación e infraestructura en la franja costera oriental del país, pero aún así el Secretario de Gobernabilidad y Comunicaciones, Hato Hasbún, argumentó ayer que sólo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) contemplan la aprobación de $375 millones, y que hay otros también con distintos organismos internacionales.

Y aún cuando adquirir más deuda para complementar los planes de inversión estipulados en el Fomilenio II, pues así lo justificó Hasbún, no es una "condición" impuesta por la Corporación del Milenio, ni es "vinculante", urgió a los diputados aprobar siete préstamos con el BID que suman en total $375 millones.

Con esta petición el país superaría en más del 60% el nivel de deuda que mantiene con respecto al Producto Interno Bruto (PIB).

Esto sin contar que entre 2013 y en lo que va de este año, la Asamblea ya ratificó $1,239 millones en préstamos, de los cuales, $1,156 millones fueron para la emisión de bonos para el pago de deuda. Actualmente, el país tiene préstamos por más de $15,000 millones.

En la Asamblea la discusión de la nueva deuda anunciada por Hasbún inició desde hace meses en la Comisión de Hacienda, y aunque GANA y el PCN, dicen que podrían respaldarlos, ARENA, PDC y CD, son de la idea de que mientras no exista una ley de sostenibilidad fiscal, la posibilidad de darle más fondos al Ejecutivo a través de deuda, es difícil.

Al respecto, el proyecto de sostenibilidad fiscal que envió el ministerio de Hacienda este año junto al paquete de nuevos impuestos, en cumplimiento a la petición del Órgano Legislativo hecha desde 2012, como un requisito para emitir los $800 millones en bonos, no ha sido avalada aún, sin embargo los tributos sí fueron autorizados.

Hasbún comentó que entre las reuniones que sostuvieron con las autoridades de la Corporación del Milenio para agilizar la firma de los fondos, también las hubo con personeros del BID, y que fueron éstos quienes urgieron de la aprobación de los préstamos.

Ante esto Hasbún pidió a los diputados su respaldo, ya que dentro de estos fondos el Gobierno plantea cumplir con los $88 millones de contrapartida que exige el convenio del Fomilenio II con EE. UU.

"Permítanme hacer un llamado a los diputados, sobre todo a las fracciones (políticas) que se oponen para aprobar estos préstamos para que se aprueben cuanto antes, que tienen que ver, algunos de ellos, con la ejecución de los fondos de contrapartida del Fomilenio", argumentó.

El funcionario los detalló de la siguiente manera: de apoyo integral a la sectorialidad de políticas de trabajo y previsión social, por $20 millones.

De innovación para la competitividad, relacionado al trabajo de educación y formación tecnológica por $30 millones, así como para un programa de apoyo integral de estrategia de seguridad ciudadana de $45 millones. Otro para un plan de desarrollo turístico para la zona costera de $25 millones.

El mejoramiento del corredor pacífico mesoamericano de $115 millones. Así como otro para un programa de corredores productivos de $40 millones, y uno más de $100 millones para el financiamiento al desarrollo productivo, todos con el BID.

Pero ARENA ha denunciado en diversas ocasiones de que el Gobierno se sigue endeudando, a raíz del déficit presupuestario de este año por la falta de austeridad estatal, y que los fondos de préstamos con nombres "rimbombantes", como los calificó Milena de Escalón, hace unos días, terminan reorientándose a otros destinos.

De los préstamos en mención, los cuatro primeros necesitan ser ratificados con 56 votos de los diputados y tres requieren de 43 votos para que el Gobierno inicie la negociación con el BID.

El Canciller de la República, Hugo Martínez, justificó la adquisición de más deuda para desarrollar una serie de proyectos que no son propiamente del Fomilenio II, pero que sí son complementarios.

"Son necesarios para el desarrollo del corredor logístico que va desde el Aeropuerto Internacional Monseñor Romero hasta el Puerto de La Unión Centroamericana y eso implica acometidas en materia de carreteras, inversiones en el rubro de turismo y agroindustria, que se requieren para que el polo de desarrollo sea lo más exitoso posible", argumentó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación