Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El corazón de Andrea lucha contra la muerte

En España rechazaron el caso, la Fundación Latidos de Esperanza envió el caso a Londres

El corazón de Andrea lucha contra la muerte

El corazón de Andrea lucha contra la muerte

El corazón de Andrea lucha contra la muerte

Andrea no puede correr junto a su hermano. Su familia cuida de que no se agite, que no llore demasiado y de las emociones fuertes, una de estas situaciones, comunes para una niña de un año y medio, representan un peligro para su vida.

A los seis meses de edad, Andrea fue diagnosticada con un problema cardíaco, el diagnóstico llegó después de recorrer los consultorios del Seguro Social, unidades de salud pública y de médicos particulares.

La gravedad de su problema fue determinada en el hospital Bloom, tras realizarle exámenes del corazón, un ecocardiograma y un cateterismo cardíaco. A ese hospital público llegó referida por un doctor particular.

"Ahí le descubrieron a la niña que tenía varias válvulas tapadas, unas válvulas que no se le han formado en el corazón y uno de los pulmones le funciona parcialmente, entonces el doctor nos dijo que la operación es bastante complicada, que aquí en el país no se puede hacer", expuso Claudia Díaz de Palacios, la madre de Andrea.

La niña tiene tres problemas de alta complejidad, manifestó Mauricio Velado, cardiólogo del Bloom, quien está a cargo del caso.

El ecocardiograma que le hicieron el 18 de junio, en un hospital privado, con aportes de la Fundación Latidos de Esperanza, reveló que la niña tiene una dextrocardia con corazón univentricular, es decir, el corazón está al lado derecho. También tiene una atresia tricuspídea con atresia pulmonar, lo que significa, que en su caso, la válvula tricúspide no se desarrolló y esto obstruye el flujo de sangre.

Además, desarrolló colaterales directas de la aorta descendente, es decir, que la arteria pulmonar se desarrolló muy pequeña y se formaron colaterales que se desarrollan para tratar de solventar el escaso flujo de la sangre.

"Lo que tiene es una cardiopatía muy compleja, son tres problemas en uno", comentó Velado.

El especialista explicó que la atresia pulmonar con comunicación intraventricular y colaterales es una enfermedad bastante grave, porque no se formó del tamaño normal la arteria pulmonar.

Sumado a la gravedad y urgencia de solventar el problema en el órgano de la infante, está el problema que en el país no se operan este tipo de casos debido a su complejidad.

"Aquí, este problema no tiene solución porque no operamos esto (...), se puede solucionar enviando este caso al extranjero únicamente", añadió Velado.

Esta situación mantiene con angustia a los padres de Andrea, temen que en cualquier momento su niña fallezca.

"Ella anda el corazón como que fuera bomba de tiempo, porque ahorita puede estar bien, pero como dice el doctor, así como vos podés llevar un carro sobre cargado, así lleva ella el corazón, que cuando dice el motor se para, ahí está, y así anda el corazón ella", dijo Claudia Díaz de Palacios, madre de Andrea.

La niña nació a las 39 semanas de gestación, con un peso de 5.5 libras y cansada, ese cansancio persistió con el paso de los días.

Claudia manifestó que siempre le preguntaba a los médicos por ese cansancio, pero la respuesta era la misma, que era algo normal. Y en el Seguro Social le dijeron que eran cólicos.

A los tres meses de edad, Andrea no ganaba suficiente peso, estaba pálida, cansada y sin apetito...

Un día, una amiga de la familia les recomendó un médico particular y fue él quien determinó que era un problema cardíaco, por eso los refirió al Bloom.

Ya en el hospital público y con los exámenes básicos, los especialistas determinaron que era un defecto complejo, por lo que requerían de un examen mayor, por ello le practicaron un cateterismo cardíaco.

Para estas pruebas, colaboraron económicamente dos ministerios cristianos, quienes recolectaron fondos, además de la Fundación Latidos de Esperanza, la cual puso la mayor parte del dinero para hacer el estudio.

Claudia narró que los médicos les informaron que en el Bloom no tienen los recursos suficientes para poder hacer la operación, que en el hospital atienden decenas de casos con defectos en el corazón, pero no con la complejidad del caso de Andrea.

Desde ese momento, la familia no ha descansado, tratando de encontrar una mano que les ayude para que su hija pueda ser operada y seguir viviendo.

Hermes Palacios, padre de Andrea, comentó que mandó cartas a dos fundaciones de España para buscar el apoyo, pero que los médicos no se hacen cargo por lo difícil que se presenta el problema.

Por el momento, esperan respuesta de la Fundación Latidos de Esperanza que se contactó con organizaciones fuera del país.

Ivonne López, directora de la fundación, manifestó que apoyaron a Andrea con el cateterismo, el cual permitió tener un diagnóstico preciso, definir con mayor certeza el procedimiento que requiere y así solicitar la ayuda correspondiente.

"Le hemos sugerido a los padres que se aboquen a otras organizaciones para tener más alternativas, esperando que alguna pueda ayudarle lo más pronto posible", dijo López.

La directora de la organización indicó que enviaron el caso a un hospital de Londres y que esperan respuesta.

"No depende de nosotros tomar la decisión de enviar a un niño a otro país, nosotros dependemos de las respuestas de los hospitales. Hoy en día, los hospitales en el extranjero seleccionan muy bien los casos y evitan hacer casos complejos. Este hospital de Londres es excelente y esperemos que nos den una respuesta positiva", comentó López.

Hermes expresó que con la colaboración de unos amigos, buscan ayuda en Cuba, pero les han dicho que si la llegan a aceptar deben pagar todos los gastos hospitalarios, eso representa unos $300 mil.

El médico, la fundación y los padres coinciden en que la cirugía es urgente.

En otros países, el procedimiento ronda entre los $300 mil a $500 mil, recolectarlos será la otra meta con la que tendrán que correr.

Los padres de Andrea piden que les ayuden a contactar un hospital que acepte hacer la operación.

"Si alguien nos puede extender la mano para hacer ese milagro realidad para que mi niña pueda crecer, por su caso, el tiempo de vida que ella tiene es bien limitado, sino se puede operar entonces quedaría medicada de por vida hasta que el cuerpito le aguante", comentó Hermes.

Andrea recién cumplió un año y siete meses, pero su peso ronda las 14 libras, cuando debería pasar de las 23 , Actualmente, toma tres medicamentos diarios.

La madre de la infante explicó que su hija está desnutrida, pero no es porque no coma, sino que la misma enfermedad no le permite aumentar de peso.

Claudia tuvo que dejar su trabajo para dedicarse a su hija, porque requiere de una serie de cuidados.

Uno de ellos es controlar la gripe, porque fácilmente se le puede convertir en neumonía y fallecer. Cada vez que contrae una infección o está cansada la lleva al Bloom a que le den terapias y le monitoreen la presión arterial. En ocasiones, la niña queda ingresada.

"Uno o dos días pasa con gripe y ya se le forma una neumonía por la humedad que ella mantiene en los pulmones, como no le funciona al 100 por ciento, el aire lo absorbe directamente y el problema es que una tosesita le puede causar un paro cardíaco", agregó Claudia.

Los padres de Andrea no pierden la esperanza y están optimistas que encontrarán un hospital que se haga cargo de la cirugía y que lograrán reunir los fondos necesarios, pero luchan contra el tiempo.

Si quiere ayudar a la familia con una donación, puede hacerlo a la cuenta 20000018015791 del Banco Promérica, a nombre de Hermes Alejandro Palacios Rodas y Claudia Guadalupe Díaz Palacios.

También puede contactarlos al número de celular 7144-6740.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación