Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Se arruinan elevadores y personal cargó a pacientes

Según la autoridades, los empleados golpean los ascensores

Trabajadores y pacientes del Rosales se vieron en problemas por daños en los ascensores.

Trabajadores y pacientes del Rosales se vieron en problemas por daños en los ascensores.

Trabajadores y pacientes del Rosales se vieron en problemas por daños en los ascensores.

Subir y bajar pacientes, comida, ropa, equipo e insumos a los distintos servicios de hospitalización, en el edificio de Especialidades del Rosales, se volvió una tarea difícil; los tres ascensores se dañaron el viernes y hasta ayer, después de las 9:00 de la mañana, comenzó a funcionar uno.

A Carmen Ramos, una mujer de 71 años, a quién le indicaron un examen de rayos X, la tuvieron que bajar en la silla de ruedas dos estudiantes de Medicina, junto al instructor.

Las jóvenes manifestaron que trasladar a la paciente fue difícil porque no puede caminar, debido a que está en diálisis. La paciente está ingresada en el cuarto nivel.

Las estudiantes dijeron que era primera vez que les correspondió hacer ese tipo de actividad, pero al resto de sus colegas le tocó igual ayer, porque el hospital era un caos.

Para llevarla nuevamente al servicio de Medicina, las estudiantes se disponían a esperar al instructor en las gradas, pero en ese momento un empleado del área de Mantenimiento les informó que ya funcionaba un ascensor. El alivio les llegó.

Por las gradas se veían ancianos que recién salían de sus tratamientos, bajando con cuidado, otros cargando a sus familiares en brazos.

El problema con los elevadores se dio en el momento que el personal trasladaba el equipo e instrumental de la sala de operaciones central a los quirófanos del edificio de Especialidades, debido a los trabajos de reparación de los pasillos y techos del área antigua del Rosales.

"Estamos en el traslado, por las gradas subimos los aparatos que no pesan, para lo demás nos tenemos que esperar", expresó una trabajadora que se veía cansada.

Soldados ayudaron a cargar los equipos y trasladarlos hasta la tercera planta.

Los afectados

Ricardo Leiva, jefe de Nefrología del Rosales, manifestó que sus pacientes son parte de los afectados.

"Hay pacientes que no pueden desplazarse por sí mismo que andan en sillas de ruedas, tenemos que movilizar pacientes que están encamados y si necesitan un tratamiento de diálisis no se pueden traer", comentó Leiva.

Agregó que las personas que llevan en silla de ruedas a los familiares, deben cargarlos para llevarlos al servicio a que reciban su terapia.

"En la mañana se veía un anciano chineando a otro más anciano, que era el padre, mientras que otra anciana bajaba una silla de ruedas, no sé lo que ha pasado", expresó el nefrólogo.

Héctor Valencia, jefe del Servicio de Hemato oncología, manifestó que los usuarios que llegan a la consulta, o a recibir su tratamiento deben subir hasta el área de hospitalización por las gradas y los empleados cargar la comida.

"Hay tres ascensores, pero siempre están arruinados dos; a lo sumo hay uno (funcionando) y algunas veces no hay ninguno. Los pacientes que están arriba no pueden bajar a hacer ningún examen", comentó Valencia.

María Portillo, quien llegó a consulta al servicio de Hemato oncología manifestó que debió subir dos veces las gradas al segundo nivel porque los ascensores no funcionan.

Esta no es la primera vez en el año en el que fallan los elevadores, de acuerdo a información proporcionada por el área de mantenimiento, a través de la oficina de Relaciones Públicas, el problema se debe a que los empleados golpean los ascensores.

Esto sucede con las camillas en la que transportan a los enfermos y en el que llevan los materiales. Los golpean y se descarrilan. Agregaron que capacitaron al personal para el buen uso de los elevadores.

Para reparar los dos elevadores dañados están a la espera de recibir los repuestos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación