Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Acepté viajar sólo para conocer a Margaret Thatcher"

Gloria Salguero Gross platicó con la exprimera ministra inglesa en 1995, en una visita a Londres

La expremier británica Margareth Thatcher con la entonces presidenta de la Asamblea, Gloria Salguero Gross. foto edh / omar carbonero

La expremier británica Margareth Thatcher con la entonces presidenta de la Asamblea, Gloria Salguero Gross. foto edh / omar carbonero

La expremier británica Margareth Thatcher con la entonces presidenta de la Asamblea, Gloria Salguero Gross. foto edh / omar carbonero

Gloria Salguero Gross asegura que ha sido la única mujer política salvadoreña que conoció en persona a la exprimera ministra británica Margaret Thatcher, en un encuentro pactado de forma sui géneris.

En 1995, cuando Salguero Gross se dedicaba a sus labores de presidenta del Órgano Legislativo, recibió una invitación del Gobierno de Gran Bretaña para realizar una gira por ese país.

La también fundadora del entonces gobernante partido ARENA aceptó la invitación, pero puso una condición sin la cual declinaría la oferta: conocer a la exprimera ministra.

Con los gastos pagados y una prometedora estadía que incluía importantes reuniones y citas a lugares igualmente llamativos, Salguero Gross dijo que no tenía sentido viajar a Londres sin conocer a esa mujer que considera un referente histórico en la política.

"Entonces puse a esa invitación como una condición, muy atrevida por cierto, que aceptaba siempre y cuando la señora Margaret Thatcher me recibiera. Y la verdad es que me reiteran la invitación con que me iba a recibir la señora Margaret Thatcher", reseñó.

En esos días, Thatcher era miembro de la Cámara de los Lores (segunda Cámara del Parlamento británico), después de dirigir los destinos de Inglaterra desde 1979 hasta 1990.

"Yo estuve una hora hablando con ella. Fue un momento para mí histórico, inolvidable, ella era una mujer muy dueña de sí misma", añadió Salguero Gross, recordando que viajó acompañada de una legisladora de su partido, quien no participó en el encuentro.

La plática

Como mujer y como política, Salguero Gross le contó a Thatcher la historia de dificultades y triunfos que vivió para hacerse un espacio en una política salvadoreña "terriblemente machista".

"Yo le platiqué, más que todo, mi historia personal, que venía de fundar un partido de derecha, anticomunista, y que habíamos tenido una cantidad de dificultades, y que yo también había llegado a ser presidenta de la Asamblea en un momento crucial", recuerda Salguero Gross.

Ese momento decisivo era la llegada del FMLN al Congreso, cuando se había convertido en partido políticos recién depuso las armas tras los Acuerdos de Paz.

Por su parte, Thatcher le comentó su inquietud por la política desde sus años universitarios y cómo llegó a dirigir el Partido Conservador inglés.

De plática en plática, Salguero Gross señaló que ambas se sintieron identificadas. "Ella me escuchó, y cuando vio que en el tiempo había tenido éxito, me dijo que siguiera adelante", señaló, como uno de los recuerdos más elocuentes de la conversación.

Salguero Gross la recuerda como una mujer "superinfluyente y con un poder tremendo en todo". Para ella, es un "referente gigantesco" no solo para las mujeres, sino para los hombres. "Qué bonito que los hombres también actuaran como ella", aseveró.

Es más, aclaró que si la visita a Londres no incluía el encuentro con Thatcher, no hubiera aceptado.

--¿No teme que se haya interpretado como una afrenta al gobierno Inglés?, se le interrogó.

--No. El trabajo era intensivo en el país y yo trabaja de lunes a domingo, respondió.

Su legado

Salguero Gross recuerda a la "Dama de Hierro", además de un referente, una mujer con principios y carácter definidos.

"Ella ha venido siendo un referente para todas las mujeres del mundo entero, una mujer de carácter, una mujer transparente, una mujer que planteaba las cosas tal como eran, que hasta el último momento demostró su carácter", señaló la fundadora arenera.

A su juicio, la baronesa Thatcher puso a Inglaterra en el mapa con su lucha anticomunista, desde un gobierno "pequeño pero funcional, no desde esos gobierno grandes de carácter populista que al final son un problema".

Pero el momento cumbre no terminó allí. Cuando Salguero Gross regresó a su hotel en Londres, descubrió en la habitación una caja con folletos y dos libros escritos por Thatcher, autografiados y con un mensaje: "Para que le sirvan de algo".

"Cuando veo la caja me sentí tan emocionada. Es irrepetible esa sensación", sostiene la exlegisladora salvadoreña.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación