Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Daños en el Palacio Nacional aumentan tras el sismo de 7.1

El deterioro provocado por las inclemencias del tiempo incrementaron tras el fuerte movimiento telúrico

Daños en el Palacio Nacional aumentan tras el sismo de 7.1

Palacio Nacional | Foto por Archivo

El Palacio Nacional de El Salvador es una joya arquitectónica que vio pasar a célebres personajes de la historia en el país, es considerado el primer edificio de la República y fue declarado Monumento Nacional en 1980. Ahora, debido a las inclemencias del tiempo y los sismos, varias áreas registran daños que ponen en peligro la edificación.

Según la arquitecta Nolvia Ventura, del departamento de Patrimonio Cultural, el pasado sismo del 13 de octubre dejó más abiertas algunas grietas que ya se habían generado anteriormente.

"En todos los canales perimetrales que son de concreto ya se presentaban fisuras y hoy se han abierto más", explicó.

"A raíz de eso, hemos visto una cantidad significativa de filtración y eso es lo más grave. En el techo es donde hay más", detalló la experta. "Como estaban húmedas, el temblor provocó que se dañaran más", añadió.

Además, la arquitecta Ventura agregó que algunas de las molduras de la segunda plante se han caído y hay que restaurarlas.

"La verdad es que la restauración y reparación la hemos venido haciendo por etapas, en la época seca es cuando más hemos avanzado, por lo menos las grietas de las paredes de algunos salones ya las hemos arreglado", comentó la especialista.

"Cuando pase el invierno volveremos a intervenir las paredes, algunas ya las arreglamos, pero tenemos que seguir", enfatizó Ventura.

Si bien la especialista señaló que la ventaja que tiene el Palacio Nacional es que es un edificio antisísmico, lo que permite la flexibilidad del hierro, siempre hay que tener mucho cuidado con las partes que son de concreto, ya que hay que reforzar la estructura original e intervenirla con una mezcla de material más resistente.

Historia

El primer edificio del Palacio Nacional se construyó de 1866 a 1870 este fue destruido por un incendio en 1889.

La segunda edificación estuvo a cargo del Ingeniero José Emilio Alcaine quien designó el plano iconográfico bajo la dirección del maestro de obra Pascasio González Erazo, también escultor y pintor.

Para sufragar los gastos, por medio de un decreto legislativo se estipuló que por cada quintal de café exportado, un colón se destinaría a levantar la obra. Los materiales usados fueron importados desde diferentes países europeos como Alemania, Italia y Bélgica. Sus instalaciones fueron ocupadas por oficinas públicas hasta el año 1974.

En su interior existen 109 habitaciones, 105 secundarias y resaltan cuatro salones principales con colores distintivos: el Salón Rojo, utilizado desde su inauguración hasta la administración del general Maximiliano Hernández Martínez para la ceremonia de presentación de credenciales de embajadores o para las recepciones de la Cancillería Salvadoreña; Salón Amarillo, empleado como oficina del Presidente de la República; Salón Rosado, que alojaba a la Corte Suprema de Justicia y posteriormente al Ministerio de Defensa; y el Salón Azul, que fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1974.

En este aposento resaltan sus detalles jónicos, corintios y romanos; y fue allí donde se congregó la Asamblea Legislativa desde 1906

En la actualidad, la edificación está bajo la administración de la Secretaría de Cultura y alberga el Archivo General de la Nación.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación