¿Sabes qué es el hígado graso? Conoce qué lo desencadena y las consecuencias de no tratarlo

Pocas veces se detecta a tiempo, pero al hacerlo, es posible revertir el daño hecho en uno de los órganos más importantes del cuerpo humano.

El hígado graso no es fácil de detectar, debes realizarte algunos exámenes. / Foto Por Shutterstock

Por Elis Silva

Jul 16, 2021- 08:25

Muy pocas personas atienen la salud de su hígado, es hasta que este comienza a fallar cuando se le presta la atención debida. Lo más preocupante de este desinterés es que es uno de los órganos que cumple con muchas de las funciones más importantes para el cuerpo humano.

El hígado está encargado de más de 500 funciones, entre ellas secretar la bilis, que permite transportar desechos y descomponer grasas en el intestino delgado durante la digestión.

Lee también: ¿Llevas mucho tiempo con dolor de espalda? Cuidado, podrías estar ante este mal crónico

También fabrica ciertas proteínas para el plasma sanguíneo; produce colesterol y proteínas especiales que permiten enviar grasas por todo el cuerpo; equilibra y fabrica glucosa a medida que el cuerpo necesita; regula la coagulación sanguínea; resiste infecciones mediante la elaboración de factores de inmunidad y eliminación de bacterias del torrente sanguíneo; entre otras tareas de suma importancia.

El sobrepeso es uno de los motivos por el cual se puede llegar a tener hígado graso. Foto: Shutterstock

Cabe destacar que también se encarga de depurar fármacos y otras sustancias tóxicas de la sangre, por lo que también es recomendable tratar las enfermedades hepáticas con medicina natural.

De acuerdo a la doctora Consuelo Virginia Romero, especialista en Medicina biológica y estética, hay muchos factores que pueden desencadenar el hígado graso, mal que puede afectar a toda la población, sin importar el sexo o la edad.

SÍNTOMAS

La mayoría de veces no presenta señales, estas surgen hasta que ya esta avanzada la enfermedad. A pesar de ello, pueden aparecer algunos síntomas, entre ellos:
– Pérdida de apetito y de peso.
– Paladar amargo.
– Dolor debajo del reborde costal derecho a la palpación.
– Debilidad.
– Náuseas.
– Color amarillento en la piel y los ojos (ictericia).
– Acumulación de fluido e hinchazón en las piernas y el abdomen.
– Confusión y dificultad para concentrarse.

La alimentación es la base fundamental para el cuidado o deterioro del hígado con el paso del tiempo, por lo que la especialista recomendó evitar ingerir carnes rojas en exceso, al igual que el alcohol. Beber demasiado puede derivar en una inflamación que, si no es atendida a tiempo, cicatrizaría y conduciría al desarrollo de una cirrosis.

Con el tiempo pueden presentarse síntomas físicos. Foto: Shutterstock

Otros alimentos que se deben evitar en la medida de lo posible son las comidas rápidas; los refrescos azucarados y bebidas carbonatadas; demasiadas proteínas, ya que estas aumentan el riesgo de mal funcionamiento hepático.

No te pierdas: Aceite de sapuyulo, la sustancia que hace maravillas en tu cabello

La sal, los calmantes y antiinflamatorios, el tabaco (las sustancias químicas presentes en este son capaces de causar daños irreversibles en las células del hígado, al afectar el proceso de estrés oxidativo), los suplementos dietéticos o nutricionales -especialmente los adulterados-, estos aumentan la producción de ciertas enzimas en el hígado; incluso los residuos de algunos pesticidas impregnados en algunas frutas, verduras y alimentos pueden afectar directamente el órgano.

¿En qué consiste el hígado graso?

De acuerdo a la doctora Romero, esta es una condición en la que el tejido normal es remplazado por un 5 % o 6 % de grasa.

“El hígado graso se clasifica en esteatosis hepática alcohólica y no alcohólica, esta última se debe a la mala alimentación, que junto al alcohol y la genética son los factores más desencadenantes” para llegar hasta este punto.

“La medicina natural tiene la ventaja que puede regenerar el órgano dañado y poder prevenir para no llegar a complicaciones como cirrosis o cáncer, pero el paciente debe colaborar con el cambio de hábitos alimenticios, ser disciplinado en acudir a las terapias y tomar los medicamentos naturales que se le indican”, Consuelo Virginia Romero, Medicina biológica y estética.

Ya con el diagnóstico en mano, Romero indica que sí hay tratamientos para este mal, pero lo primero que el paciente debe hacer es cambiar sus hábitos alimenticios para lograr su objetivo.

“El daño es reversible si lo tratamos en la fase de hígado graso, pero si está en fase de hígado cirrótico el tratamiento es solo de mantenimiento, no es reversible”, señaló.

Usualmente en los tratamientos que se le dan a una persona que tiene el hígado graso se incluyen los hepatoprotectores. La especialista ve en la medicina natural una vía idónea para tratar esta enfermedad, este tratamiento tiene sus propias virtudes.

“La medicina natural tiene la ventaja que puede regenerar el órgano dañado y poder prevenir para no llegar a complicaciones como cirrosis o cáncer, pero el paciente debe colaborar con el cambio de hábitos alimenticios, ser disciplinado en acudir a las terapias y tomar los medicamentos naturales que se le indican”, comentó.

Ante cualquier malestar extraño lo recomendable es visitar al médico. Foto: Shutterstock

De no tratarse a tiempo, puede haber una complicación de hígado graso no alcohólico, cirrosis o cicatrizacion tardía, insuficiencia hepática y en el peor de los casos desarrollar cáncer.

Te puede interesar: Así puedes evitar los problemas respiratorios y estomacales en la temporada de lluvias

Para empezar a tratarlo, la profesional aconseja que es necesario que el paciente cumpla a cabalidad lo que el médico le indica, “ya que el hígado es un órgano muy noble y realiza múltiples funciones en nuestro organismo como ya mencionamos anteriormente”.

“Si lo dejamos pasar, no hacemos dieta, ejercicio, bajamos de peso o si no nos ponemos en un tratamiento médico, podemos desarrollar a largo plazo cirrosis y allí no es reversible”, explicó.

Para prevenirlo es necesario realizarse un chequeo general anual, este debe incluir exámenes de laboratorio y gabinete “para ver el estado de nuestro hígado, transaminasas (TGO y TGP) y una ultrasonografía abdominal para así tener un diagnóstico certero”.

Romero concluyó: “En la medicina natural podemos realizar medicina preventiva y hacer una desintoxicación de hígado, riñón y colon por medio de homeopáticos y dieta balanceada”.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 1 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones