NOTICIAS | Volcán ChaparrastiqueNOTICIAS | Reforma de pensionesDEPORTES | Qatar 2022NOTICIAS | Alza casos covid

Platón y el Bitcoin

.

Por Manuel Hinds
Máster Economía Northwestern

Hay muchos todavía que creen que esta caída de los precios del Bitcoin es igual a otras que ha tenido antes, de las cuales ha rebotado y recuperado. Hay varios síntomas, sin embargo, que indican que en esta la herida ya llegó hasta el hueso. Una de estas es que hay varias empresas de minería (las que hacen que las transacciones en Bitcoins se realicen) que se han retirado del negocio porque ya pierden dinero a los precios actuales. Los costos son tan altos que para muchos de ellos sus operaciones no son rentables por debajo de $25,000 por Bitcoin (están entre 20$ y $21 mil). Si los mineros quiebran o se retiran no quedará nadie que realice las transacciones, incluyendo las necesarias para devolverle a usted sus Bitcoins.
También hay un dato estadístico del que poca gente habla, “el precio realizado”, que es el promedio de precio al que compraron sus bitcoins todos los tenedores desde que hay Bitcoins. Ese precio multiplicado por el número de Bitcoins da el total de dinero real que se ha metido en los Bitcoins. A este día, los que tienen Bitcoins, todos juntos, han pagado $449 mil millones por ellos, pero ahora valen sólo $403 mil millones, de modo que han perdido $43 mil millones, el 10% de lo que pagaron por ellos. Los que compraron en 2021 han perdido mucho más, algunos las dos terceras partes de lo que pagaron.
La herida está llegando al hueso también por otro lado, por las temidas llamadas de margen, de siniestro recuerdo en la crisis de 1929. Hay mucha gente que tomó dinero prestado de los bancos para comprar Bitcoins, poniéndolos como garantía. Los bancos establecen una relación mínima del valor de la garantía al monto del crédito de la que no se puede bajar. Así, por ejemplo, dicen que los Bitcoins dados en garantía nunca pueden ser menos que el doble del valor del crédito. Esto es un problema cuando el precio de la garantía está cayendo. Por ejemplo, usted recibe un crédito de $100 para comprar Bitcoins, y tiene que dar Bitcoins equivalentes a $200 de garantía, de tal manera que la garantía es el doble del crédito. Suponga que el precio del Bitcoin baja de precio a la mitad, de modo que la relación del crédito a la garantía ha caído a uno a uno— ya sólo tiene $50 en bitcoins y debe $50 al banco. En ese momento usted tiene que duplicar el número de Bitcoins en garantía o pagar la mitad del crédito, para que la garantía siga siendo el doble del crédito.
Lo terrible es que usted tiene que poner más garantía precisamente cuando está perdiendo dinero. Si usted no restituye la relación de garantía a crédito al doble, entonces el banco le quita Bitcoins y los vende y con eso se paga el crédito hasta que esta relación se restituye. Eso, por supuesto, si hay muchos bancos haciéndolo, hace caer el precio. Con lo cual llega otra llamada de margen. Dependiendo de las magnitudes involucradas, usted puede perder todos sus Bitcoins y todavía quedarle debiendo al banco. Mucha gente ha llegado ya a ese punto. El 14 de junio los bancos habían ya liquidado mil millones de bitcoins que tenían en garantía en 24 horas.
Hay gente que todavía está comprando, creyendo, quizás, en el poder de las estrellas. Siguen el argumento de las tragedias griegas, que se describe en griego antiguo con tres palabras que representan las etapas de estas tragedias. Primero, viene la soberbia engendrada por un éxito inicial. Luego viene la consecuente pérdida del equilibrio mental y moral. Finalmente, viene el ciego, testarudo e ingobernable impulso que arrastra a un alma desequilibrada a intentar lo imposible.
En esa línea, decía Platón en su diálogo Leyes, 691 c: “Si uno peca contra las leyes de la proporción y le da algo demasiado grande a algo demasiado pequeño para transportarlo—velas demasiado grandes a un barco demasiado pequeño, comidas demasiado grandes a un cuerpo demasiado pequeño, poderes demasiado grandes a un alma demasiado pequeña—el resultado está destinado a ser una completa decepción. En un estallido de pérdida del equilibrio mental y moral, el cuerpo sobrealimentado se precipitará hacia la enfermedad, mientras que el pequeño déspota se precipitará hacia la injusticia que siempre engendra la pérdida del equilibrio mental y moral".

Máster en Economía
Northwestern University

KEYWORDS

Criptomonedas Opinión

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad