POLÍTICA: Ley de Agentes ExtranjerosCovid-19: Variante ómicron NEGOCIOS: Bitcoin en El Salvador SUCESOS: Casos de desaparecidos

¡Atentos a las señales de alarma! El suicidio en jóvenes puede prevenirse

La comunicación, la detección de ciertas señales de alerta y el fortalecimiento de la salud mental son claves para la prevención de este problema que cada día afecta a más adolescentes y jóvenes.

Por Osmín Monge | Sep 18, 2021- 20:59

Según los psiquiatras, los altos niveles de frustración que cargan las personas a raíz de problemas económicos, pueden ser detonantes de suicidio; en el caso de los niños y adolescentes puede serlo la presión que siente de ser aceptados en grupos. Foto: Pixabay

Personas de todas las edades, razas, géneros y niveles socioeconómicos se suicidan, sin embargo, son los jóvenes quienes corren un riesgo especial.

Aunque no hay datos específicos en El Salvador respecto a esta preocupante situación, se sabe que a nivel mundial el suicidio es la segunda causa de muerte entre jóvenes de entre 10 y 34 años; los accidentes de tránsito serían el primer motivo.

Asimismo, hay estudios que demuestran que las tasas de suicidio han ido en aumento. Se estima que durante los últimos 10 años, los niños y adolescentes se han quitado la vida a un ritmo alarmante.
“Por cada suicidio hay 25 intentos, por eso merece especial atención”, refiere Claudia Menéndez, psicóloga y psicoterapeuta.

Foto: Shutterstock

Desde su experiencia personal en su consultorio, la especialista salvadoreña se ha dado cuenta, de primera mano, de cómo muchos jóvenes pasan por situaciones críticas y eventos traumáticos que los orillan al suicidio o al intento de quitarse la vida.

“Los factores de riesgo más fuertes para los intentos de suicidio en la juventud son la depresión u otros trastornos mentales, el abuso de sustancias o alcohol, los comportamientos agresivos y perturbadores e historias previas de suicidio en la familia o cercanas. También es importante mencionar la imagen que tienen de sí mismos”, refiere la experta en salud mental.

La profesional sostiene que las comunidades de jóvenes LGBTQ también presentan un riesgo muy alto de suicidio.

LEE TAMBIÉN: El ‘mindfulness’ te enseña a vivir con plenitud, pero… ¿sabes qué es exactamente?

¿Qué puede originar los pensamientos suicidas en la juventud? Menéndez afirma que hay grandes detonantes en los jóvenes que pueden generar mucho malestar y que ellos, al no encontrar soluciones, erróneamente piensan que la única salida es la muerte.

“Entre esos detonantes podemos mencionar una pérdida grave o reciente —y en este punto me refiero a una fuerte pelea con sus padres, el rompimiento de una relación, la pérdida de alguien, no tener sentido de pertenencia—, muchos jóvenes con la pandemia, por ejemplo, no se sienten parte de sus grupos de amigos, el acoso o bullying… Recordemos que la adolescencia es una etapa de vida muy compleja, de mucho cambio e impulsividad”, sostiene la psicóloga.

La especialista también hace énfasis en otro factor importante en esta problemática: el impacto que el covid-19 ha tenido sobre los jóvenes, el cual pudo desencadenar aislamiento, pérdida de familiares, cambios en los ingresos de la familia y una variación en la dinámica familiar, sobre todo cuando hay violencia intrafamiliar.

El alcoholismo y las drogas son factores de riesgo. Foto Shutterstock

Influencia de las redes sociales
Hoy en día, las redes sociales también pueden provocar que muchos jóvenes tomen decisiones que los encaminen a atentar contra sus vidas.

“Comentarios o publicaciones pueden incitar a los jóvenes a suicidarse. Mensajes equivocados les refuerzan que el suicidio es una solución. Por otro lado, los jóvenes al estar tanto tiempo conectados, están más propensos a vivir, por ejemplo, situaciones de cyberbullying, esto puede llevarles a sentir demasiado malestar emocional”, acota la licenciada Menéndez.

Frente a este panorama tan desalentador surge la necesidad, por parte de padres de familia y maestros, de reconocer ciertas señales que alerten sobre un posible suicidio en adolescentes y jóvenes.

De acuerdo con la especialista, algunos indicadores de suicidio son los cambios en el comportamiento (se ponen más tristes, irritables, ansiosos, agresivos o apáticos), el aislamiento, alteraciones en los patrones de sueño o hábitos alimenticios, regalar pertenencias, despedirse como si fuera la última vez y realizar acciones arriesgadas o autodestructivas.

TE PUEDE INTERESAR: 8 señales que te ayudarán a identificar a un psicópata

Según la psicoterapeuta, nunca deben ignorarse esas señales; además resalta la importancia de validar lo que los hijos pueden estar sintiendo o pensando, y destaca la importancia de la comunicación.

“Es muy importante hablar abiertamente con ellos y preguntarles de forma directa: ‘¿has deseado estar muerto o irte a dormir y no despertar nunca más?’, ‘¿has tenido algún pensamiento sobre quitarte la vida?’, ‘¿Has hecho algo como para acabar con tu vida?’. Aprendamos a escuchar con atención; por muy duro que sea, es necesario escucharles. Uno de los grandes mitos es creer que si se les pregunta así de directo pondrá esa idea en su cabeza”, sostiene Menéndez.

Atentos a las amenazas de suicidio
En esta problemática, existen jóvenes que solo hablan de suicidarse, mientras que otros realmente sí lo intentan. Frente a estos dos escenarios, es importante tomar acciones concretas y nunca desestimar las amenazas de suicidio.

“Muchas veces he escuchado a padres decir ‘mi hijo dice eso para llamar la atención’, pero yo me pregunto, ¿por qué alguien quisiera llamar la atención de esa forma? Así que, si lo está diciendo es porque probablemente está pensando o sintiendo que es la solución a sus problemas”, dice la psicóloga.

“Nuevamente, insisto en hablar con ellos. Hagamos la diferencia en cuanto detectamos que hay ideas, no esperemos que lo intenten, porque entonces la situación es mucho más compleja”, añade.

Tras el intento de suicidio en un joven, es importante el pronto accionar de los padres de familia, el cual debe incluir la búsqueda de ayuda profesional.

“Es vital buscar ayuda profesional para poder salir adelante. Muchos padres normalmente tienden a callarlo, hacen como que si nunca sucedió y esto es contraproducente”, sostiene la experta.

La psicóloga Claudia Menéndez sostiene que la ayuda profesional es importante para prevenir suicidios. Foto: Cortesía

La especialista asevera que el fortalecimiento de la salud mental es indispensable para prevenir este problema.

“Definitivamente la salud mental es clave. Promovamos que nuestros jóvenes hagan deporte, tengan una buena alimentación, conecten con la naturaleza, tengan rutinas, escojan hobbies. Fortalezcamos sus vínculos, trabajemos su autoestima, reconozcamos sus cualidades, valorémoslos. Insistamos en una buena comunicación y, por sobre todo, enseñémosles a pedir ayuda”, enfatiza Menéndez.

Toma nota

Puedes visitar las cuentas en Instagram y Facebook de la psicóloga Claudia Menéndez (@believebyclaudia). En ellas, la especialista crea conciencia en la población salvadoreña sobre la necesidad de promover una buena salud mental. Además, comparte información y recomendaciones para alcanzar el bienestar y prevenir el suicidio.

KEYWORDS

Intento De Suicidio Jóvenes Salud Salud Mental Suicidio Trends Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad