Fútbol: David Dóniga: “Paso a paso para volver al mundial” | Viral: Futbolistas y Simpson, el ingenio salvadoreño | Tenis: Bulgaria será el próximo rival de Copa Davis

Por qué la NBA está perdiendo la cabeza por Victor Wembanyama

Conoce más del por qué la NBA, en los Estados Unidos, está perdiendo la cabeza por el jugador de los Spurs, Victor Wembanyama

Por Álvaro Molina | Colaboración |

Foto: AFP

Hace cuatro años, Victor Wembanyama, de 15 años, celebró su participación en el Campeonato de Europa FIBA Europa Sub-16 abriendo una cuenta oficial de Instagram, una que él o su gente, o ambos, mantienen hasta el día de hoy. La primera publicación fue una pequeña colección de fotos de él y sus compañeros de equipo jugando para la selección de Francia. Un Wemby, como se le conoce coloquialmente, bloqueando un tiro, otra foto de él y sus compatriotas franceses desfilando enfrente de la cámara y otra haciendo que un grupo flexione sus músculos. El primer comentario, publicado hace tantos años, fue un emoji de cabra, escribiendo en francés, dijo: "Ya es el MVP". No es raro leer este tipo de hipérbole sobre un prospecto adolescente. La diferencia con Wemby es que nunca se detuvo.
Simplemente ha ido mejorando cada vez más.

En los cuatro años posteriores a su publicación inaugural en Instagram, Wemby, de 7 pies y 4 pulgadas, se ha convertido en el mejor prospecto del Draft de la NBA desde LeBron James, o en el mejor prospecto del draft de todos los tiempos. En el Draft de la NBA de 2023, Wemby fue seleccionado primero por los San Antonio Spurs, un lugar de
aterrizaje ideal para los jugadores extranjeros y los jugadores de gran estatura seleccionados #1 en general por igual, o acaso no recuerdan a David Robinson o Tim Duncan?. Momentos después de ser seleccionado, Wemby dejó de ser un rumor o una abstracción de la NBA, ejerciendo su oficio en algún lugar al otro lado del Atlántico, acumulando publicidad y valor a la sombra de la liga francesa. Ahora, será un jugador de la NBA, con estadísticas, victorias y derrotas, momentos aprovechados y momentos perdidos, la suma total de sus logros en la cancha y debilidades fuera de la cancha.

Pero antes de que eso suceda, vale la pena dedicar un tiempo para pensar en las formas en que Wemby ha tentado al mundo de la NBA incluso antes de poner un pie en la duela.

Alrededor del 2015, había una palabra de moda de todos los fanáticos de la NBA: "Unicornio". No se refería a un caballo mágico con cuernos. No, era un término general para un jugador de fantasía que estaba cobrando vida. Cierra los ojos y tómate un segundo para pensar en cuál sería el jugador de baloncesto ideal. No traigas expectativas realistas. No limites la habilidad por tamaño. No asumas que hay compensaciones en su construcción. Accede a la parte infantil de tu cerebro, roba la tarjeta de crédito de tu madre, inicia tu sesión de Play Station y maximiza los controles hasta donde puedas para crear al jugador ideal.

El jugador mítico que se te ocurra sería alto, con resortes en los pies, con brazos largos, ya que los brazos largos te hacen mejor en el bloqueo de tiros. Luego, necesita ser móvil. Ahora, a veces, cuando eres alto y pesado, no eres muy rápido en tus pies. Este es un problema, especialmente en Defensa, donde todos quieren que te muevas todo el tiempo llenado los espacios vacíos. Luego, hagamos que nuestro jugador sea fuerte, para que pueda aplastar a cualquier rival pequeño en una pantalla o tomar a alguien en el poste y anotar sobre alguien que no es tan fuerte o alto como él. Bien, lo que hemos hecho, hasta ahora, es un jugador de fantasía. Pero no hemos terminado. A continuación, este jugador va a tener que ser un buen manejador de la pelota que pueda llegar al aro en un instante si se lo das en la línea de tres puntos. Ahora, conviértelo en un tirador de tres puntos, para que tenga que estar protegido en todas partes. Luego, hazlo muy competitivo, el tipo de persona que entra a la cancha todas las
noches buscando ganar o morir. Luego, haz que nunca se lastime.

Durante la mayor parte de la existencia de la liga, este tipo de jugador no tenía sentido y de por sí, nunca existió. Siempre ha habido compensaciones. Wilt Chamberlain no podía tirar. Bill Russell tampoco podía. Tim Duncan no era un manejador de pelota o un tirador destacado. Shaq tuvo problemas en la línea y no siempre se involucró al cien por cien en el juego. Yao Ming se lesionó constantemente.

Hubo varios impostores de Unicornios en los últimos años. En el 2015, Kristaps Porzingis tenía todos los requisitos para ser el unicornio. Era alto como el infierno: 7 pies y 3 pulgadas. Tenía algunas manijas, podía disparar, podía bloquear uno o dos tiros. Por un segundo, parecía el futuro del baloncesto, el guerrero de múltiples herramientas que podía funcionar como una verdadera amenaza de tres puntos y un bully defensivo. El Unicornio estaba vivo según los expertos. Pero no duraría. Se lesionó y ha ido vagando a la deriva por la liga en búsqueda de reencontrarse.

A medida que los Unicornios se transformaban en burros, surgió un nuevo tipo de jugador de estatura en la NBA. Nikola Jokíc, Giannis Antetokounmpo, Bam Adebayo, Joel Embiid y Jaren Jackson Jr., la flor y nata de la cosecha de grandes hombres, no se parecen tanto a los Dirk Nowitzki mutantes. Operan mucho desde el poste alto, haciendo jugadas pasando o tomando unidades cortas hacia el aro, se comen a los defensores más pequeños en la parte baja, devoran el espacio y protegen el aro en Defensa, nos regalan bloqueos obscenos y juegan con sus compañeros de equipo con un agudo sentido
de sí mismos como parte de un concepto de equipo primero.

Ha sido increíble ver al jugador de estatura tradicional regresar con un nuevo conjunto de habilidades. Pero no son Unicornios. Incluso Jokíc, tan bueno como lo es con los pies, no se eleva exactamente para enviar tiros volando o conduciendo al aro desde la línea de tres. El sueño de la perfección del Unicornio quedó en suspenso mientras estos tipos traían de vuelta al jugador grande de maneras astutas.

Mientras esto sucedía, Wemby entrenaba en las sombras. Dominó al equipo masculino sub-19 de EE.UU. en el 2022 y ganó el MVP en la liga profesional de Francia, mostrando un paquete de habilidades que parecían imposibles. Su extraordinario nivel de habilidad y longitud hacen que sus impresionantes clavados parezcan casi rutinarios. Aburrido, incluso.

Wemby ha sido la convincente primera selección en el Draft de la NBA del 2023. Otros jugadores como lo es Ignite Scoot Henderson, también son considerados como súper prospectos, un #1 del Draft en cualquier otro año, pero nadie le toca el delantal a Wemby.

Pero si hay algunas preocupaciones. Una de ellas es que es muy flaco, aunque no se duda que se rellenará con el tiempo. La otra es que los jugadores de 7 pies y 4 pulgadas de estatura, incluso los que tienen habilidades de la era espacial, no son exactamente conocidos por su durabilidad en la cancha. Wemby se toma muy en serio el mantenimiento personal físico y está decidido a jugar una larga carrera en la NBA, pero aún así te pone nervioso.

Me siento un poco extraño escribiendo esto, porque no soy el tipo de persona que se inclina a escribir una opinión tan optimista sobre un prospecto seguro de la NBA. Hace unos años, Zion Williamson era un tipo que estaba listo para comerse la NBA y quien fue elegido rotundamente #1 en el Draft. Pero ha pasado más tiempo en la clínica que en la duela.

Nada es seguro con estos tipos. Y ni siquiera estoy hablando del riesgo de lesiones o de la capacidad de las organizaciones de la NBA para arruinar algo bueno al no rodear a alguien con un entorno lo suficientemente decente como para sobresalir en la cancha. Wemby, afortunadamente, ha terminado en un lugar como San Antonio, donde eso nunca ha sido un problema. También me preocupan otras amenazas, como por ejemplo, exceso de basura entre orejas y cómo va a reaccionar a la vida como atleta profesional.

Es posible que Wemby sufra el mismo tipo de despertar brusco cuando esté expuesto a la presión de la rutina diaria de la NBA. Pero tiene una ventaja sobre sus antepasados en este sentido: ha sido profesional desde hace un tiempo atrás y tiene un entendimiento mucho mejor de lo que se requiere ser un atleta profesional. Es posible, cuando todo esté dicho y hecho, que éste sea otro trabajo de venta del Draft de la NBA, pero cuando lo ves enroscarse en un defensor con un movimiento giratorio a la velocidad del rayo abajo en el poste y colocar la pelotita con toda la gracia de un baletista, es cada vez más difícil, incluso para un crítico del Draft como yo, predicar el evangelio del fracaso de Wemby.

Así que, bienvenidos a la era del Unicornio. Probablemente. Quizás.

VOLVER A PORTADA

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Baloncesto Deportes Estados Unidos NBA Opinión Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Sigue a CANCHA en

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad