Jueves 28 de diciembre 2000


Choques superan delincuencia

Los accidentes de tránsito siguen en aumento. Durante el último quinquenio, la tasa de mortalidad asociada con los accidentes de tránsito se incrementó en un 175 por ciento

El Diario de Hoy

Es difícil creerlo, pero los conductores imprudentes causan más muertes que los delincuentes en El Salvador.

La cantidad de personas fallecidas debido a accidentes de tránsito duplica la cifra de muertos por delincuencia común en todo este año, de acuerdo con los archivos de la Policía.

Las muertes producidas por cualquier tipo de acto delincuencial suman 471, mientras que los accidentes de tránsito causaron 798 decesos desde enero hasta el 10 de diciembre.

Es más, la curva de muertes por accidentes de tránsito no ha dejado de crecer en el último quinquenio, y a un porcentaje bastante elevado.

En 1995, la cifra de muertes fue de 299, mientras que el año siguiente llegó a 579.

El año 1997 dejó un saldo rojo de 656 decesos relacionados con choques y 1998 cerró con 758.

Esa cifra se ha mantenido a lo largo de los dos últimos años: en 1999 fallecieron 821 y hasta el 10 de diciembre de este año, la cifra alcanzó los 798.

Las autoridades de tránsito creen que, al finalizar el año, la cifra casi habrá alcanzado las del año anterior.

Esto significa que, en cinco años, prácticamente, se ha triplicado la cantidad de muertes provocadas por accidentes de tránsito, eso sin tomar en cuenta el alto porcentaje de personas lesionadas y daños materiales por las colisiones.

Crece parque

Las estadísticas anteriores pueden tener varias lecturas. Por un lado, la cifra de accidentes, lesionados, golpeados, fallecidos y atropellados ha crecido drásticamente.

Pero a eso hay que agregarle la cantidad de automóviles que llegan a engrosar el parque vehicular cada año, lo que aumenta las posibilidades de accidentes.

"Son cifras similares (pero) hay que hacer una consideración: el parque vehicular también ha aumentado, eso indica que hay mayor posibilidad de accidentes", consideró el subinspector Carlos Pozo, de la División de Tránsito.

Por ejemplo, en la capital es donde se concentra casi la mitad del parque vehicular del país. Según las autoridades, de 500 mil vehículos, casi 300 mil circulan en la capital.

Y, por ello, el 45 por ciento de todos los accidentes de tránsito ocurrió en San Salvador y su periferia.

Como durante los últimos tres años el total de accidentes se mantiene constante, la Policía considera que el control en carreteras ha rendido frutos y ha impedido el crecimiento de los accidentes.

Esto se explica, porque si la cantidad de accidentes se mantiene constante y la cantidad de vehículos crece, es porque los conductores están mejor controlados y tienen menos posibilidad de cometer infracciones.

Aun así, la tasa de accidentes del país no deja de ser exorbitante. Las autoridades lo saben y por ello han comenzado a impartir educación vial en escuelas de todo el país.

Además, existe un programa de concienciación para peatones y conductores de instituciones públicas y privadas.

Pero mientras una nueva generación de conductores se gesta y las actuales no toman conciencia de la seguridad vial, con seguridad habrá que sumar más víctimas y daños materiales a las estadísticas de cada año.

La escuela de la imprudencia

Los accidentes de tránsito fueron ocasionados este año,en su mayoría, por la imprudencia de conductores y no por los ebrios al volante

Contrario a la idea de que los ebrios son los principales causantes de los accidentes, las estadísticas policiales indican que son los motoristas imprudentes los que más provocaron accidentes en este año.

De hecho, una cuarta parte del total de accidentes de tránsito en la capital (2 mil 170), desde enero hasta los primeros días de diciembre, fueron ocasionados por conductores que irrespetaron las señales elementales de tránsito, como los "altos", el "alto, mire, oiga" , los "ceda el paso" y la luz roja del semáforo.

Sorpresivamente, los conductores ebrios sólo causaron 175 accidentes durante este año en San Salvador, lo que representa un 2.1 por ciento del total de accidentes, según las estadísticas de la Policía.

Más aún, las autoridades de tránsito afirman que todas las actitudes temerarias al conducir son las causantes de la mayoría de percances en automóviles.

El subinspector Carlos Pozo, de la División de Tránsito de la Policía, lo resume así: "el factor humano anda en un 95 por ciento o más como causante de accidentes de tránsito, por eso necesitamos bastante atención (en este punto)".

Causas

La Policía identifica tres motivos fundamentales por los que puede ocurrir un accidente de tránsito: el comportamiento del motorista, el estado de la red vial y el estado del vehículo.

A juicio de Pozo, aun cuando las vías y los vehículos están en mal estado, el conductor tiene la capacidad de evitar cualquier accidente si maneja con prudencia.

Basado en esa información, el oficial concluye que en el país existe un alto grado de irrespeto a las señales de tránsito y hay una conducta generalizada de agresividad.

"Nuestra sociedad, en general, es bien agresiva, no es cortés, no le cede el paso a un peatón, eso nos eleva los índices de accidentes y, en consecuencia, las tasas de mortalidad y los accidentes de tránsito", declaró.

Pero esas consideraciones no eximen de responsabilidad a los ebrios al volante. Aunque las autoridades están optimistas, porque son el séptimo causante de accidentes, están aún más pendientes de detener a todos los conductores que manejan en esas condiciones.

De hecho, Pozo le atribuye ese descenso de accidentes por conducir bajo los efectos del alcohol al incremento de los controles antidopaje en los últimos años.

Nada fácil

Pero atacar la imprudencia no es fácil. En un país donde hasta hace cuatro años no había un control rígido ni los requerimientos básicos de seguridad para conducir un vehículo, los resultados pueden ser los que ahora se reflejan en estadísticas negativas.

La esperanza se pone en la nueva generación de conductores, que debe aprobar exámenes teóricos y prácticos antes de obtener el derecho de sentarse frente al volante de un auto.

Pero, por el momento, basta revisar las causas de los accidentes para conocer un poco quiénes son los que conducen.

Además de los que no respetan las señales de tránsito, el no guardar la distancia debida entre autos es la segunda causa de accidentes, con un 16 por ciento.

La distracción del conductor ocupa el tercer lugar, con 1,500 accidentes. En esta categoría se incluyen los motoristas que pierden la concentración por hablar por teléfono o conversan con el acompañante.

Conducir a velocidades inadecuadas e invadir carriles provocaron, respectivamente, un 14 y 11 por ciento de los percances en autos.

Los viernes ocurren más accidentes

Si las autoridades recomiendan manejar a la defensiva para evitar accidentes, esa sugerencia no debe ser olvidada los viernes.

¿La razón? Sencillo, ese es el día en que, según las estadísticas, se reportan más accidentes de tránsito en este año.

Aunque no existe una diferencia muy marcada entre los demás días de la semana, sí es evidente el repunte de percances los fines de semana.

La media de accidentes entre el período de lunes a jueves ronda los 2 mil 500 (esto es la sumatoria de todo el año), el viernes, la cantidad de accidentes alcanza casi 300 más.

Esas cifras corresponden a los accidentes únicamente con daños materiales, mientras que las colisiones que involucran daños personales responden a otra lógica: es el sábado cuando se reportan más lesionados en accidentes.

Si la media entre los demás días es de 700 accidentes, el sábado sube 300 más, en la sumatoria de los doce meses, de acuerdo con los informes policiales.


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Escenarios] [El País] [Chat]
[
Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[
RUZ'00] [Portada] [Planeta Alternativo]

Copyright 1995 - 2000. El Diario de Hoy
Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o
parcial sin autorización escrita de su titular.
www.elsalvador.com