Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Salud registró 133 casos de microcefalia en 2015

En los últimos tres años, el promedio de casos ha superado los 200. Existe el riesgo de que los casos de recién nacidos con microcefalia incrementen. Salud ha informado de 159 embarazadas con zika que están en observación.

Los bebés que nacen con microcefalia requieren de terapias y atención con especialistas como neurólogos.

 Cuando un niño nace con microcefalia implica que el tamaño de su cabeza es mucho más pequeño que lo normal para un bebé de ese tamaño y género. | Foto por Archivo

 Cuando un niño nace con microcefalia implica que el tamaño de su cabeza es mucho más pequeño que lo normal para un bebé de ese tamaño y género.

Desde el 2013, los casos de microcefalia registrados en el país no superan los 200 por año.

De acuerdo con estadísticas brindadas por la Oficina de Información y Respuesta (OIR) del Ministerio de Salud, en 2015 hubo 133 niños menores de un año diagnosticados por primera vez con microcefalia a escala nacional.   

La cantidad fue la misma durante el 2014. 

Solo en 2013, la cifra fue superior, Salud reportó 176 casos. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que la microcefalia es una condición en la que el bebé nace con una cabeza pequeña o que deja de crecer después del nacimiento. 

La anomalía es rara, según la OMS un bebé entre varios miles nace con microcefalia. 

El jefe de Neonatología del Hospital Nacional de la Mujer, Miguel Majano, expuso que así se ha mantenido en el país, como un trastorno poco común en los recién nacidos. 

Durante los tres años, la mayoría de los casos registrados provenían de San Salvador. 

En 2014 y 2015, San Salvador reportó 32 y 33 casos, respectivamente.  

Además de San Salvador, departamentos como La Libertad, Usulután, San Miguel y Sonsonate han mantenido una cantidad de casos mayor que en el resto. 

Majano explicó que la microcefalia se puede detectar antes del parto, a través de ultrasonografías, pero se confirma al momento del nacimiento. 

En algunos casos la diferencia de proporción de la cabeza respecto al resto del cuerpo es más evidente, mientras en otros bebés es necesario medir su perímetro cefálico. 

Majano dijo que al momento del nacimiento, en un niño normal que cumplió sus nueve meses de gestación, el perímetro cefálico tiende a ser de 34 a 36 centímetros. 

La microcefalia puede diagnosticarse si mide menos de 32 centímetros.

Algunos problemas pueden detectarse justo tras el parto, ya que algunos bebés pueden padecer convulsiones o fallecer a las pocas horas de vida. 

El año pasado el Minsal reportó una muerte por microcefalia en el Hospital de Santa Rosa de Lima, La Unión. 

Pero en 2014 hubo tres muertes por microcefalia en menores de un año. 

Uno de los bebés falleció en el Hospital “San Juan de Dios” de Santa Ana. Otra muerte fue reportada en el Hospital “Francisco Menéndez” de Ahuachapán y en el Hospital “San Juan de Dios” de San Miguel. 

En 2013, la anomalía congénita provocó la muerte de dos bebés en los hospitales “Dr. Jorge Mazzini Villacorta”, de Sonsonate y “San Juan de Dios” de Santa Ana.  

Majano expuso que, hasta la fecha, en el hospital no han registrado casos de microcefalia después de la alerta por zika, ni de bebés nacidos de madres que hayan estado en contacto con el virus. 

Añadió que aunque no hubiera zika, el trastorno congénito puede ocurrir por otros factores, como el citomegalovirus, el síndrome de Torch, toxoplasmosis y rubéola. 

Sin serio riesgo para la madre

Si en el embarazo se detectó que el feto desarrolló microcefalia, pero la madre no ha padecido otras complicaciones, es poco probable que sufra problemas durante el parto que la pongan en riesgo, consideró el neonatólogo Miguel Majano. Pero señaló que los embarazos de una paciente con zika deben clasificados como de riesgo para ser evaluados cuidadosamente. 

Algunos bebés se desarrollan con normalidad

La Organización Mundial de la Salud ha informado que algunos niños nacidos con microcefalia pueden desarrollarse con normalidad. Sin embargo, muchos de los casos pueden no mostrar síntomas al nacer y después desarrollar problemas como epilepsia, parálisis cerebral, dificultades en el aprendizaje, para movilizarse, pérdida de la audición y problemas en la vista. 

Causas potenciales de la microcefalia 

Antes del brote de casos de microcefalia, posiblemente relacionado al zika, las causas potenciales de la anomalía son infecciones con toxoplasmosis, por un parásito que se encuentra en la carne cruda y en las heces de los gatos; sífilis, herpes, rubéola y citomegalovirus. La exposición a tóxicos como el arsénico, mercurio, además del alcohol y el cigarro. Una desnutrición severa durante la gestación también puede afectar. 

Podría interesarle leer el inicio del especial del dengue chikunguña y zika

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación