Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Con victoria de Macri, el populismo pierde terreno en América Latina

 The Wall Street Journal analiza el impacto en la región de la victoria del presidente electo de Argentina

Mauricio Macri

Macri ganó histórica segunda vuelta electoral de Argentina contra el candidato del partido gobernante Daniel Scioli. | Foto por AP/Ricardo Mazalan

Macri ganó histórica segunda vuelta electoral de Argentina contra el candidato del partido gobernante Daniel Scioli.

WASHINGTON. “La victoria presidencial del dirigente de centroderecha Mauricio Macri en Argentina marca un giro en la llamada ‘marea rosa’ de los movimientos políticos populistas que han llevado hacia la izquierda buena parte de América del Sur en los últimos 15 años”, indica un artículo publicado en el prestigioso periódico The Wall Street Journal, donde se analiza cómo el populismo pierde terreno en la región.

El recorrido que hace el diario abarca lo sucedido en los últimos años en Argentina, Brasil, Bolivia y Venezuela.

“Mientras que algunos gobernantes, como el boliviano Evo Morales, siguen siendo populares y permanecen firmemente arraigados al poder, otros se están desvaneciendo gracias al derrumbe de los precios de las materias primas que alimentó las exportaciones de estos países, una serie de escándalos de corrupción, la mala gestión macroeconómica y el deseo de cambio de los votantes”, señala la nota.

Para el WSJ, el triunfo de Macri termina con “la marca populista de la política de izquierda consagrada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su difunto esposo Néstor Kirchner”.

En el análisis, señala que el matrimonio “nacionalizó empresas, despojó al banco central de su independencia e intensificó el gasto y los subsidios en políticas que elevaron temporalmente los ingresos, pero que perjudicaron las inversiones y avivaron la inflación”.

Brasil y Venezuela

El análisis también hace foco en la crisis que atraviesa “la izquierdista Dilma Rousseff, ex guerrillera que pertenece al Partido de los Trabajadores” en Brasil. Subraya su bajo índice de aprobación, menor al 10%, sumado de la peor crisis económica en 25 años y los escándalos de corrupción de la petrolera estatal Petrobras.

En el caso venezolano, el diario dice que “se espera que el 6 de diciembre los venezolanos asesten un golpe en las urnas al presidente Nicolás Maduro, el heredero del líder populista Hugo Chávez, en las elecciones legislativas de mitad de período”.

Según los sondeos que rescata WSJ, “la oposición ganaría por al menos 20 puntos porcentuales”. Si esto sucede, es posible que obtenga el control de la Asamblea Nacional.

Las elecciones de Argentina

“Lo que pasó en Argentina fue el primer cambio en América Latina”, dijo Maílson da Nóbrega, ex ministro de Hacienda de Brasil y socio de Tendências Consultoria en San Pablo. “Puede ser el comienzo de una caída en los gobiernos populistas. Creo que el próximo debe ser Venezuela... Y creo que Brasil hará lo mismo en 2018”, dijo el analista.

“Cuando no hay dinero, no hay populismo”, agregó por su parte Marta Lagos, directora de la firma encuestadora Latinobarómetro, con sede en Santiago. Lagos dijo que el fin del auge de las materias primas perjudicará a todos los gobiernos de América del Sur, de izquierda y de derecha, pero que la izquierda populista pagará un precio más alto, ya que fueron los que peor gestionaron sus economías.

El periódico también destacó los anuncios de Macri respecto a Venezuela. “Ya ha señalado su intención de adoptar una línea mucho más dura frente a Venezuela. En los últimos años, el gobierno venezolano ha dado marcha atrás en cuanto a las libertades democráticas, congestionando los juzgados y encarcelando opositores como Leopoldo López, el líder antichavista más popular del país”.

“Hasta ahora, Argentina ha sido el aliado incondicional más influyente de Venezuela en América del Sur. Pero la semana pasada, Macri dijo que, como miembro del Mercosur, la unión aduanera sudamericana, Argentina pediría la suspensión de Venezuela de la organización por violar la llamada cláusula democrática debido a ‘los abusos en la persecución de opositores y la libertad de expresión’”, subraya el WSJ.

La “marea rosa”

“La marea rosa comenzó a fines de 1998 con la elección de Chávez. Desde ese año hasta 2008, siete líderes más de centro izquierda asumieron el poder en Sudamérica. A fines de la década de 2000, casi 300 millones de los 365 millones de habitantes del subcontinente estaban viviendo en países gobernados por líderes de izquierda”, indica el artículo.

Sin embargo, aclara que “no todos los izquierdistas fueron populares. Los de Chile y Uruguay, por ejemplo, han adoptado políticas de libre mercado al tiempo que han expandido los programas de bienestar social”.

También enfatiza en subrayar que la mayoría de los gobiernos “no ahorró para la época de vacas flacas. Brasil acumuló reservas de $371,000 millones, pero Argentina y Venezuela tienen menos de $30,000 millones y $20,000 millones, respectivamente”.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación