Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Propondrán ley en EE.UU. para dar asesoría a niños del Triángulo Norte

El objetivo de la iniciativa es proteger a familias vulnerables que huyen de la violencia en sus países, sostiene el senador demócrata Harry Reid

Boys wait in line to make a phone call as they are joined by hundreds of mostly Central American immigrant children that are being processed and held at the U.S. Customs and Border Protection Nogales Placement Center in Nogales

La violencia que impera en El Salvador, Guatemala y Honduras ha sido el desencadenante de una masiva llegada de menores indocumentados a Estados Unidos. | Foto por EDH

La violencia que impera en El Salvador, Guatemala y Honduras ha sido el desencadenante de una masiva llegada de menores indocumentados a Estados Unidos.

WASHINGTON. El líder de la minoría demócrata del Senado de EE.UU., Harry Reid, presentará un proyecto de ley la semana próxima para garantizar que los niños que llegan de Centroamérica tengan asistencia jurídica al presentar sus casos ante la Justicia, informaron ayer fuentes de su oficina. 

De este modo, los menores podrían contar con un apoyo legal para intentar acogerse a un estatus de asilo y no ser deportados de manera inmediata a sus países de origen. 

“Miles de mujeres y niños están huyendo de 3 de los 5 países más peligrosos del mundo. Debemos proteger a estas familias vulnerables y responder a esta crisis con compasión. Esto es lo que nos hace estadounidenses”, afirmó el senador al respecto. }

“Las personas que buscan asilo en Estados Unidos deberían tener acceso a asesoría jurídica y tener la oportunidad de comparecer ante un juez de inmigración”, insistió. 

En el año fiscal de 2015, las autoridades de EE.UU. detuvieron a 39.970 menores sin acompañante en la frontera con México, un 42 % menos que en el mismo período del año pasado, cuando cruzaron la frontera 68.541 niños, según anunció en noviembre la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza. 

En total, teniendo en cuenta todas las agencias federales encargadas de inmigración, incluidas el ICE y la CBP, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) efectuó 406.595 arrestos de inmigrantes indocumentados y 462.463 operaciones migratorias, en las que se incluyen deportaciones y retornos voluntarios. 

La inmigración proveniente del Triángulo Norte de Centroamérica se ha disparado en los últimos años debido a la grave situación de violencia que viven El Salvador, Honduras y Guatemala, la cual provocó una oleada de inmigración infantil en el verano de 2014 que fue calificada como crisis humanitaria. 

El Gobierno de Estados Unidos lanzó además a principios de año un programa de redadas para la detención de inmigrantes provenientes de esos países que hubieran llegado al país en el último año, una medida rechazada por muchos de los senadores demócratas. 

Mientras tanto, algunos senadores republicanos, como el legislador por Texas John Cornyn, han presentado proyectos de ley destinados a facilitar la deportación inmediata de los menores a sus países de origen, donde su seguridad no está garantizada. 

Por otra parte, la senadora demócrata Claire McCaskill y el republicano Rob Portman revelaron a finales de enero los graves abusos que han sufrido algunos menores inmigrantes indocumentados, la mayor parte de Centroamérica, y a los que el Gobierno puso bajo custodia de malhechores que los explotaron laboral y sexualmente. 

El Departamento de Salud (HHS) es el responsable de buscar una casa de acogida segura para los niños mientras la Justicia determina si pueden permanecer en EE.UU. o si deben ser expulsados a sus países de origen. 

En el informe de la investigación, los senadores afirman que 13 menores han sido víctimas de trata de personas y que otros 15 podrían haber sufrido abusos, aunque resalta que es imposible conocer el número total de víctimas porque el HHS “no tiene ninguna manera de seguir estos casos”. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación