Más empresas anuncian cierre indefinido de sus operaciones

Desde grandes empresas como ADOC hasta pequeños negocios familiares han comenzado a anunciar a sus clientes que dejarán de ofrecer sus productos y servicios indefinidamente.

En las calles de San Salvador, se nota el tráfico de empresas que hacen envíos a domicilio de alimentos. Foto EDH/ Jessica Orellana

Por Karen Molina

May 16, 2020- 11:43

Ya sea por orden del presidente Bukele o por la falta de ingresos, decenas de empresas grandes, medianas y pequeñas, han comenzado a cerrar debido a la falta de liquidez e incertidumbre por un plan de reapertura gradual.

El jueves grandes empresas como Intradesa y ADOC, que manufacturan prendas de vestir y zapatos, fueron cerradas por orden del Gobierno. El ministro de Trabajo, Rolando Castro, dijo que estas compañías no estaban autorizadas a elaborar sus productos, pese a que ya habían obtenido permisos para transformar su producción en insumos relacionados al combate del COVID-19 y establecido medidas de sanidad para sus empleados.

Pero además también están cerrando pequeñas empresas de alimentos, que debido a que no han recibido ingresos desde hace dos meses y solo se mantienen con envíos a domicilio, ya no pueden pagar el salario a sus colaboradores.

Es el caso de Pan Sinaí que ya emitió un comunicado lamentando el cierre indefinido de su empresa y a la espera de reabrir una vez se levanten las restricciones. Esta marca suple todo tipo de pan dulce a las cafeterías y tiendas populares de todo el país. “Respetuosos a las disposiciones de las autoridades nos vemos en la necesidad de detener momentáneamente”,  se lee en el escrito.

 

También anunciaron su cierre al menos cinco restaurantes asociados de diferentes marcas que comunicaron su paralización de operaciones debido a que no ven claridad en el plan de reapertura económica a pesar que ya han pasado dos meses desde que se decretó la primera cuarentena para prevenir el COVID-19.

El conglomerado Go Green, The Green House, Creper Lovers, El Pinche y Skilllets empresas de alimentos, informó que debido a la falta de ingresos ya no pueden pagar el salario a sus colaboradores.

Panadería La Tecleña y Pastelería Lido también anunciaron el cierre de sus operaciones. “Atendiendo las directrices gubernamentales, nos vemos en la obligación de cerrar nuestra planta de cakes, hasta que termine la cuarentena”, informó Lido.

LEE TAMBIÉN: Policías y militares cierran maquila que produce mascarillas

 

 

“Nos vemos en la necesidad de cerrar temporalmente, con ingresos casi a cero, nuestras fuerzas se han ido agotando, y por la falta de apoyo y claridad de fases de apertura por parte del Gobierno, y medidas limitadas como la falta del transporte público hemos alcanzado una etapa insostenible y sin oxígeno para continuar con nuestras puertas abiertas”, se lee en el comunicado del conglomerado representado por cuatro mujeres emprendedoras.

Por 12 años estas empresas han operado en el país y se suman a otras compañías, grandes, medianas y pequeñas, formales e informales, que han reducido al mínimo sus operaciones.

Muchas se quedaron enviando sus productos a domicilio y otras han tenido que reinventar sus estrategias comerciales para mantener el empleo a sus colaboradores. Otras han debido suspender contratos, como una medida temporal para no despedirlos. Esta es una figura legal aplicable en caso que la empresa no tenga liquidez para pagar salarios.

Dirigentes de la empresa privada han urgido al gobierno que agilice las discusiones para establecer y aprobar protocolos de seguridad en las empresas para que puedan reiniciar labores al menos en un porcentaje. Sin embargo las recientes posturas del presidente Nayib Bukele que ha desconocido al presidente de la Anep, Javier Simán, han detenido esas conversaciones, al tiempo que se discute una nueva extensión de la ley de emergencia, que obligaría a más empresas a cerrar.

COMUNICADO DE ADOC

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad