NEGOCIOS | Bitcoin DEPORTES | Alfa Karina ArruéSUCESOS | Régimen de excepción

Familia de militares ahogados en Acajutla exige explicación a la Fuerza Armada

Según dicen los parientes de las víctimas, algunos oficiales llegaron a dejar el ataúd, les dieron el pésame y les dijeron que había muerto ahogado. Exigen saber la verdad.

Por Jorge Beltrán Luna @Jbeltranluna_ | Nov 10, 2021- 21:30

Militares de élite que murieron ahogados. De izquierda a derecha: soldado Edwin Alexander Álvarez García, subsargento Nilson Edén Jiménez Salazar y soldado Óscar Armando Jiménez García.

Los tres militares que el jueves anterior se ahogaron en un sector de la playa El Limón, en el municipio de Acajutla, no eran reclutas inexpertos. Eran soldados de elite, con una alta preparación militar: dos eran comandos PRAL y uno era comando Hacha, parte también del Grupo de Operaciones Especiales del Comando de Fuerzas Especiales, afirman fuentes militares.

El curso de nadador de combate del que eran parte, solo era una especialización más. Y solo les hacía falta seis días para terminarlo. A la siguiente semana, partirían a la ultima fase de entrenamiento: al río Torola, según dijeron algunos familiares.

Fuentes militares afirmaron que los tres ahogados identificados como Edwin Alexander Álvarez García, de 20 años, Óscar Armando Jiménez García, de 20 años también, y Nilson Edén Jiménez Salazar, de 25, ocupaban los primeros lugares del curso.

El subsargento Nilson Edén Jiménez Salazar (primer plano), aparece en un vídeo de la Fuerza Armada, durante el curso de Comando Hacha No. 31, en junio de 2018. Foto EDH / Cortesía

“Mi hermano ya no era un recluta. Era subsargento y tenía bastante conocimiento de lo que andaba haciendo ¿cómo es posible que los tres se hayan ahogado?”, se preguntó un familiar de Jiménez Salazar, de 25 años, quien residía en un cantón del municipio de Tacuba, departamento de Ahuachapán.

Lee también: Fiscalía archiva el caso sobre la muerte de un militar en río Torola

Nilson Edén, con tan solo 25 años (los cumpliría el 12 de noviembre) era paracaidista, comando Hacha, explosivista con especialidad en desactivación de minas antipersonales y municiones sin explosionar, y había sido entrenado en tácticas de fuerzas especiales por el Séptimo Grupo de Fuerzas Especiales Aerotransportado, de los Estados Unidos (7o. SFG).

Esta unidad militar estadounidense participó en la Operación Furia Urgente (Granada, 1983) y Causa Justa (Panamá, 1989).

De acuerdo con familiares, él estaba allí por dos razones: la primera es que desde niño quería ser soldado y, la segunda, porque era una forma de ganarse la vida.

Su anhelo era ascender a sargento primero porque una vez que obtuviera ese grado, podría asegurar su permanencia en la Fuerza Armada, es decir, hacer carrera militar.

“Lamentamos informar que tres alumnos del Curso de Nadadores de Combate fallecieron en cumplimiento del deber en la zona de El Limón, Acajutla. Ellos fueron arrastrados por una corriente marina resultando ahogados por inmersión”.

Tuit @FUERZAARMADASV, .

En la mayoría de casos, la Fuerza Armada da de baja al personal de tropa antes de que cumplan los 10 años de servicio, excepto aquellos que alcanzan el grado de sargento, con lo cual se convierten en suboficiales.

Sigue leyendo: Militar ahogado en río Torola quería ser suboficial del Ejército

Nilson Edén vivía en el mismo sector donde residía Óscar Armando. Este era soldado miembro del Grupo de Operaciones Especiales. Era comando PRAL, afirmaron sus familiares. La misma especialidad tenía Edwin Alexander, quien residía en un cantón del municipio de San Pedro Puxtla, departamento de Sonsonate.

Lo único que ha dicho la FAES

“Lamentamos informar que tres alumnos del Curso de Nadadores de Combate, fallecieron en cumplimiento del deber en la zona de El Limón, Acajutla. Ellos fueron arrastrados por una corriente marina, resultando ahogados por inmersión”. Eso fue lo único que la Fuerza Armada informó sobre el caso.

“Lo que nosotros necesitamos es que nos aclaren cómo fue que pasó. No estamos echándole la culpa a nadie, solo queremos saber la verdad. Como familia, necesitamos que nos digan cómo pasó; qué pasó con los instructores que andaban con ellos”.

familiar de soldado ahogado, .

Y eso también es lo único que de forma oficial saben las tres familias enlutadas. No más.

También: Un cadete está con muerte cerebral tras sufrir caída en la Escuela Militar

“Aquí solo vinieron a darnos el pésame y a decirnos que eran unos grandes soldados y unas grandes personas. Y solo nos dijeron que se ahogó y punto”, afirmó un familiar.

A las tres familias les llegaron a entregar los ataúdes, les ayudaron con los gastos de velación y el sepelio pero no les han dado ninguna explicación de cómo es que los tres militares se ahogaron.

En las familias de estos militares hay más personas que están de alta o han pertenecido a la Fuerza Armada. Estos saben que en la Fuerza Armada, siempre que se va a impartir un curso se elaboran directivas, es decir, documentos en los que se deja por escrito todo cuanto se va a realizar en el entrenamiento, incluyendo la forma en que se abordarán posibles accidentes.

Pero la Fuerza Armada no les ha dicho nada.

Cuerpos de los comandos ahogados el jueves anterior en playa El Limón, Acajutla. Dos eran de Tacuba y otro de San Pedro Puxtla. Foto EDH/ Cortesía

“No son animalitos los que mueren”

Un familiar de uno de los tres militares mostró su descontento ante la falta de información. “No son animalitos los que han muerto”, dijo la persona, cuando se le preguntó si la Fuerza Armada les había explicado la forma cómo su pariente se ahogó. “Y qué pasó con los instructores del curso; no tenían equipo de rescates para evitar esta tragedia”, se preguntó otro familiar de las víctimas.

Algunos familiares aseguran que, de forma extraoficial, han sabido que los tres militares formaban un equipo y que parte del entrenamiento era que los amarraban entre sí al lanzarlos al agua. Eso era parte del entrenamiento.

También han sabido que como parte de las medidas de seguridad, solo había una lancha y que al momento que los tres jóvenes fueron supuestamente arrastrados por una corriente, la lancha estaba en la orilla de la playa.

Es decir, que no hubo una reacción inmediata para tratar de rescatarlos. Eso es lo que algunos familiares han indagado.

Otros parientes también cuestionan que para otras actividades en las que no hay vidas en riesgo, la Fuerza Armada despliega helicópteros. Sin embargo, en este caso no hubo esa reacción, afirman.

“Como familia, necesitamos que nos digan cómo pasó; qué pasó con los instructores que andaban con ellos (las víctimas)”.

“Lo que nosotros necesitamos es que nos aclaren cómo fue que pasó. No estamos echándole la culpa a nadie, solo queremos saber la verdad”, afirmó otro familiar que como los demás, también pidió no mencionar su nombre para evitarse posibles problemas.

También: Hallan cuerpo de sargento de la Fuerza Naval que se ahogó en el lago de Guija

Nilson Edén soñaba ver crecer a su hija

Los soldados Jiménez García y Álvarez García eran solteros. Pero Nilson Edén si deja huérfana a una niña de poco más de dos años.

De acuerdo con familiares del subsargento, éste siempre decía que quería hacerse suboficial, que quería trabajar duro para poder darle todo su apoyo a su hija, para que estudiara y sobresaliera. “Ella era su ilusión; a él le gustaba su trabajo, desde pequeño quería ser militar para servirle a la patria”, comentó la madre del militar, mientras mostraba los diplomas de los múltiples cursos que había aprobado.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

9F Acajutla Fiscalía General Fuerza Armada Plan Control Territorial Sucesos Tacuba Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad