Los efectos nocivos de la tensión laboral

Un mal clima y una inadecuada cultura organizacional pueden propiciar efectos negativos en la salud de los colaboradores.

Haz un alto en tu rutina y evalúa que aspectos están poniendo tu mundo de cabeza. No dejes que el estrés consuma tu vida. Foto EDH / Archivo.

Por Alejandra Campos

Ago 18, 2018- 11:11

Las psicopatologías pueden afectar a las personas en distintas áreas de la vida y en el mundo laboral, no es la excepción.

Trabajar en un ambiente desagradable, hostil y tenso puede generar en los colaboradores comportamientos y actitudes que desequilibran su bienestar emocional.

En muchas ocasiones, estas enfermedades no están dadas por la actividades que se realizan, sino por el manejo que cada individuo da a las diferentes situaciones que experimenta diariamente.

Las psicopatologías pueden deberse tanto a las organizaciones, como a la propia persona. Hay individuos que no necesitan ni mala cultura, ni un clima organizacional deteriorado, simplemente tienen un mal manejo de situaciones y nunca han sabido qué hacer con su desgaste y eso lo trasladan de un trabajo a otro.

Descubre a continuación cuales son estas psicopatologías y la mejor forma de sobrellevarlas.

1. Estrés

Esta es la principal y más común alteración que experimenta un ser humano. Se debe principalmente al mal manejo de la carga laboral, a un clima organizacional inadecuado o a una cultura que no da respaldo al colaborador y que propicia que muchas cosas se vuelvan difíciles o engorrosas.

Muchas personas equivocadamente consideran el estrés como una conducta “natural” y por ende procuran acostumbrar a su cuerpo a vivir con él.

“Una de las cosas que debería promoverse mucho es la cero tolerancia al estrés, en nuestra cultura tenemos la idea errónea que mientras más estrés aguantas más exitoso sos”, mencionó Dina Semsch, especialista en psicología clínica.

“Prácticamente existe una competencia entre quién hace más horas de trabajo y quién tiene el mayor número de pendientes por resolver; cuando realmente esto no debería de tolerarse en lo absoluto”, agregó.

“Drenar y seguir acumulando estrés es de las cosas que más hacemos y no está nada bien. No se trata de minimizarlo, sino de eliminarlo para prevenir situaciones de mayor riesgo para nuestro bienestar”, argumentó.

La profesional recomienda que al experimentar ciertas alarmas que te hagan creer que estás estresado, identifiques a qué se debe exactamente y soluciones de manera inmediata la causa de esta tensión.

2. Burnout o síndrome del trabajador quemado

Este trastorno se da muchísimo en quienes que tienen que trabajar con otras personas. Las profesiones basadas en la interacción de tú a tú son las más propensas a desarrollar el Burnout.

Este es el rubro por excelencia para sufrir los síntomas propios de dicha psicopatología, que van desde la desmotivación y la depresión, hasta indicadores de ansiedad.

“Una clara señal de que se está padeciendo este síndrome es que te vuelves improductivo, lo que antes hacías en media hora, ahora lo realizas en dos horas. La falta de energía es perenne”, explicó la experta.

3. Surmenage o síndrome de fatiga crónica

Una persona afectada por el Surmenage puede alterar fácilmente otros aspectos de su vida. La falta de sueño comienza a ser parte del día a día, la concentración está a cero y las fallas de memoria se vuelven más recurrentes.

El Surmenage muestra también síntomas del Burnout, pero estos son más intensos. Además, se le suma una crisis nerviosa que puede afectar al organismo por completo.

Quizá te interese:

Igualdad de género aplicada al empleo

¡Promover oportunidades! Un objetivo cuya finalidad es crear un espacio laboral productivo, equitativo, seguro y digno para todos.

4. Karoshi o muerte por exceso de trabajo

Esta psicopatología se conoció por primera vez en Japón, aproximadamente en 1987 cuando se comprobó que Kenji Hamada, empleado de una compañía de seguridad, perdió la vida a causa de un ataque cardíaco provocado por su extenuante rutina de trabajo.

Semsch comenta que existe una enorme disyuntiva en cuanto a si es posible morir por exceso de trabajo o se trata de una combinación de enfermedades mal diagnosticadas.

“Usualmente lo que sucede es que es tanto el estrés de las personas, que pueden sufrir accidentes cerebrovasculares ya que hay un desgaste físico de por medio”, afirmó.

Para la experta, no es el exceso de trabajo en sí lo que podría llevar a la muerte, sino el estrés, cansancio y tensión constante, como consecuencia del mismo.

5- Mobbin o acoso laboral

Cuando alguien te está bloqueando constantemente puedes verte inmerso en una situación llena de tensión y máximo estrés.

Desde un mal compañero de trabajo, hasta un jefe déspota y abusivo pueden afectar tu salud emocional.

El Mobbing es propiciado principalmente por alguien que quiere evitar a toda costa que crezcas o te desarrolles óptimamente en tus responsabilidades, así como por personas que te hacen sentir incómodo con pretensiones maliciosas en las cuales no estás interesado.

6. Workaholic o adicto al trabajo

Muchos suelen creer que estas personas adictas al trabajo, aman lo que hacen y que no paran porque de verdad lo disfrutan, pero realmente el problema es que no pueden estructurar prioridades en su vida.

Un Workaholic comienza a enfocarse tanto en su vida laboral que poco a poco ésta lo absorbe. En la actualidad esta situación se ha acrecentado por la dependencia a la tecnología.

“Antes esto no era tan usual porque el trabajo se quedaba en el trabajo, de lo contrario, el colaborador debía andar consigo un sin fin de documentos de un lado a otro. Ahora no es así, todo es más fácil, todo lo tienes al alcance de la mano en la computadora o en el celular y por esto es más sencillo caer en esta adicción”, dijo Semsch.

Nunca nada será bueno en exceso, es necesario distribuir el tiempo en distintas actividades y no únicamente en el trabajo. La demás áreas de la vida necesitan atención y se pueden ver amenazadas por la falta de esmero.

¿Cómo afrontar estas psicopatologías?

Lo más importante al momento de experimentar cualquier síntoma de las distintas psicopatologías antes mencionadas es no tomar decisiones de momento. Las emociones no deben dominarte e impulsarte a hacer cosas de las cuales puedas arrepentirte posteriormente.

Cambiarse de trabajo parecerá la mejor opción en un momento de colapso, pero es importante reconocer que en muchas ocasiones puede que no sea el clima y la cultura de la empresa la que esté propiciando los problemas emocionales sino, que simplemente estás manejando mal la carga laboral.

La experta recomienda para sobrellevar estos síndromes hacer ejercicio o realizar algún tipo de actividad que mantengan tu mente alejada de las preocupaciones diarias del entorno laboral. También considera importante respetar las horas de sueño, por lo menos las necesarias para tu organismo.

“Llegar a casa y buscar hacer algo que te gusta es importante para que tu cerebro se desconecte, no importa si es algo totalmente improductivo, lo importante es que tu inconsciente comprenda que llegó el momento de descansar e ir bajando las revoluciones”, comentó.

Lo primordial siempre será acudir a un profesional. Su ayuda no está enfocada en decirte qué hacer todo el tiempo, sino a que con las terapias, aprendas las herramientas necesarias para afrontar el estrés no solo laboral, sino el que se presente en cualquier área de tu vida.

Perfil de la entrevistada

Dina Semsch, Psicóloga, 13 años de experiencia
Contacto: 2264-5212
www.dinasemsch.com
dsemsch@gmail.com

Lee además:

El plástico ofrece nuevas oportunidades de empleo

A pesar de las dificultades que el sector plástico a sufrido en El Salvador y el resto de la región centroamericana, esta industria ha salido adelante y se ha colocado como uno de los rubros que más dinamiza la economía a través de la generación de empleos.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Prófugo y corrupto, así retratan a Mauricio Funes en caricaturas
Noticias Pandilleros de la MS afirman que han transformado su vida y están arrepentidos de su pasado violento
Noticias La sala VIP de los García, un espacio relajante y de comodidad antes de volar