¿Sabías que la artritis también afecta a las mascotas? Estas son las señales de alerta

Al igual que en los humanos, perros y gatos están propensos a sufrir problemas articulares a medida que aumentan en edad. Con algunos cuidados es posible prevenirla o controlarla. Aquí te decimos cómo hacerlo.

Por Mireya Amaya

Ene 13, 2020- 20:55

A partir de la mediana edad, una de las dolencias más comunes tanto en gatos como en perros es la artritis, una enfermedad que les provoca dolores crónicos, lo cual afecta de forma negativa su calidad de vida.

De acuerdo con el portal petmed.com, este padecimiento también es conocido como enfermedad degenerativa de las articulaciones, y se produce cuando se erosiona el cartílago que las recubre y que sirve de barrera entre los huesos, así como a la disminución del líquido sinovial. Como consecuencia, los huesos se frotan entre sí, dando paso a la inflamación y dolor.

Por su parte, greencrossvets.com.au agrega que el desgaste del cartílago puede deberse a una enfermedad, a estructura o desarrollo deficientes (por ejemplo, una displasia de cadera), a una marcha inusual o al aumento de peso excesivo.

Reconoce la enfermedad
Con el paso del tiempo, aquellas mascotas que llenaban la casa de alegría con sus gracias y energía pueden bajar su ritmo y mostrar signos de incomodidad. La cojera es uno de los signos más obvios cuando padecen artritis; sin embargo, hay otras señales que te pueden indicar que algo está mal.

Según petmed.com, algo que los propietarios notan es que sus mascotas van “disminuyendo la velocidad”. De ahí que es posible que tu perro no suba las escaleras tan rápido como antes o que luego de un largo día de juegos tarde en recuperarse. Igual, si antes te seguía a todos lados y ahora prefiere quedarse en un lugar puede se un indicio de problemas de movilidad.

En el caso de los gatos, dado que su actividad es diferente de los canes, petmed.com explica que los signos de artritis pueden revelarse de manera diferente. Para el caso, podrían comenzar a orinar o defecar fuera de la caja de arena si les resulta demasiado doloroso saltar a ella.

Así que ponte alerta si notas que tu mascota cojea, si su andar es rígido, si se cansa con facilidad, se ha vuelto lento para levantarse o le rehuye a las escaleras. Si ves que se lamen excesivamente de una misma zona, puede indicar un dolor focalizado.

En pocas palabras, si adviertes un cambio en el comportamiento de su mascota, busca ayuda con el veterinario inmediatamente.

Prevención y tratamiento
Las visitas periódicas al veterinario para un chequeo completo de tu animal de compañía son cruciales para la prevención de muchas dolencias, entre estas la artritis. Vale aclarar que esta no tiene cura, pero por fortuna hay muchas maneras de prevenirla y de tratarla una vez que se ha establecido.
A continuación te compartimos las recomendaciones de Greencross Vets para evitar o controlar la inflamación de las articulaciones de tus mascotas.

– Control de peso
La manera absoluta de prevenir la artritis en perros y gatos es mantenerlos con un peso saludable, pues así se reduce o evita el estrés que el cuerpo ejerce sobre las articulaciones.
Esto es igualmente importante cuando ya se manifiestan los síntomas, pero además es clave para ralentizar la progresión del mal.
Si notas que a tu mascota ya no puedes palparle las costillas o tiene más grasa en el abdomen, contacta con tu veterinario para que te indique como hacer para que vuelva a un peso saludable.

– Ejercicio suave y apropiado
El dolor y la rigidez en las articulaciones artríticas pueden empeorar con la falta de movimiento, por lo que es importante mantener a su mascota en movimiento. El ejercicio suave es una de las formas más efectivas de reducir el dolor al tiempo que se controla el peso. Lo recomendable entonces son caminatas breves y pausadas cada día. De la misma manera, la natación resulta benéfica porque no ejerce presión sobre las articulaciones.
En cuanto a los gatos, un buen ejercicio es lanzarle bolas para que las persiga, de preferencia sobre una superficie suave.

– Omega-3
Los ácidos grasos Omega 3 ayudan a bloquear la inflamación alrededor de las articulaciones y suprimen la actividad de una enzima que causa daño al cartílago, lo que ralentiza la progresión de la artritis.

– Dieta
Se ha demostrado que hay muchas dietas conjuntas recetadas para perros y gatos que ayudan a aliviar la incomodidad y mejorar el funcionamiento de las articulaciones enfermas. En los últimos tiempos, la dieta cetogénica para perros está ganando popularidad, pues al parecer les ayuda en varios problemas médicos, incluyendo inflamación y dolor. En todo caso lo mejor es contar con la orientación profesional.

– Medicamentos antiinflamatorios
Los medicamentos antiinflamatorios también se pueden usar para ayudar a controlar el dolor agudo y como un complemento para el tratamiento del dolor crónico. Solo recuerda que se trata de fármacos especiales para animales, recomendados por el veterinario. Así que de ninguna manera se te ocurra administrarle medicamentos para humanos.

– Terapia celular avanzada
En algunos países se utilizan terapias con células madre y se inserta tejido graso en las articulaciones artríticas bajo anestesia. Estas técnicas son novedosas y han demostrado tener un efecto antiinflamatorio en las articulaciones artríticas.

– Acupuntura
La acupuntura puede ser administrada por veterinarios especialmente capacitados. Esto a menudo puede proporcionar excelentes resultados para pacientes artríticos, y está libre de efectos secundarios y medicamentos.

– Masajes y fisioterapia
Masajear suavemente las articulaciones de tu mascota puede ayudarle a sentir alivio a su dolor.
Considera usar una almohadilla térmica para ayudar a que sus músculos se relajen y para aumentar la circulación sanguínea a sus articulaciones.

Te recomendamos

Movistar “Quiero que sepan la verdad de mí”: el príncipe Harry rompe el silencio y explica su salida de la Familia Real británica
Movistar Así era la vida en los antiguos colegios internados de El Salvador
Movistar Esta es la casa que Meghan Markle eligió para vivir con Harry y su hijo en Canadá

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad