Opinión

OPINIÓN: Ganó la Selecta, pero nada de fuegos artificiales

La Selecta ganó a una Guatemala que hizo lo que pudo ante la invitación inesperada; pero vamos, los pies en la tierra

Foto: AFP

Por Robbie Ruud | Jul 12, 2021- 14:12

La Selecta ganó a Guatemala en el génesis de Copa Oro, pero eso no es razón para tirar al cielo fuegos artificiales. Como reza el dicho: “No hay que asar la liebre antes de cazarla”.

Es cierto, llena de alegría y optimismo que la Azul empezara ganando a Guatemala. Estaba obligada, a mi parecer, al menos por un marcador corto; los vecinos llegaron con dirección improvisada, sin la mejor de las preparaciones y tras grandes maniobras logísticas de última hora.

Insisto, todos tienen derecho a sonreír por la victoria en el debut, pero ya decir: “Se busca equipo en Centroamérica para enfrentar” ¿no es mucho?

No les vaya a pasar como el Rangers de Escocia, que previo al juego de vuelta contra el Slavia Praga por Europa League, quemaron fuegos artificiales. Habían empatado 1-1 en Chequia y pensaban que la vuelta en Glasgow sería un caramelo.

Los escoceses hicieron eso como dando señales de una victoria inminente. Noventa minutos después lloraron la amarga eliminación.

Ahora viene lo más duro para la Selecta: Trinidad y Tobago. Los “Soca Warriors” empataron con México gracias a la apoteósica actuación de su portero Marvin Phillip, quien estuvo mantuvo el cero en su arco.

Trinidad y Tobago no es ni la sombra de la que clasificó -aunque de manera oscura- al mundial de Alemania 2006, pero ya logró empatar al Tri ¡cuánto compromiso mostraron!

Otros le llamarán suerte y otros dirán que México no tenía a Raúl Jiménez y mil cosas más para justificar dicho empate.

Lo cierto, es que Trinidad no logró clasificar a la Octogonal y por eso muchos esperábamos que México barriera con ellos. Nada que ver. Eso seguro ya advirtió y de sobremanera al cuerpo técnico de la Selecta, demás está decirlo.

La fuerza legionaria ya demostró que bien conjuntada, con un plan de juego definido, dirección calificada y motivación, puede trabajar perfectamente de la mano junto a los nacionales de Liga Mayor. La adaptación va en curso.

Motiva saber que los foráneos han asimilado muy bien las indicaciones del cuerpo técnico. Pero esto apenas empieza y los jugadores deben hacer un tanto oído sordo al júbilo de la afición.

Porque como dijo una vez Bielsa: “Los elogios debilitan, sobre todo cuando son exagerados y describen como definitivas las circunstancias que son parciales”.

Esperemos que acepten con alegría las felicitaciones, pero que éstas no les nublen la vista y luego se crean algo que no son. Con los pies en la tierra y la mirada en el horizonte.

Caigan en la cuenta que son de alguna manera privilegiados, muchachos; fuera del deporte las felicitaciones son escasas, millones en El Salvador viven inmersos en una cultura laboral precaria donde los errores se achacan y los aciertos se ignoran.

¡Adelante chamacones! No soy quien para darles consejos, pero sí les externo mi gratitud y mi pedido desubicado de hacer suyas virtudes como la sencillez, la prudencia y la perseverancia ¡a todos nos sirven!

Sin fuegos artificiales, pero con el corazón esperanzado ¡Vamos #MiSelecta!

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 1 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones