Opinión

OPINIÓN: La Selecta Sub-23 y una tardanza inexplicable de parte de la Fesfut

El Salvador, otra vez, correrá desde atrás y en desventaja contra sus rivales del área por la desidia dirigencial.

Guillermo Rivera, recibiendo una camisa de la Selección de mano del presidente de la Fesfut Hugo Carrillo. / Foto Por Raúl Recinos

Por Flores, Gustavo / Twitter: @Gusflores21 | Jun 03, 2019- 09:55

Mientras todas las selecciones Sub-23 de la región se estaban entrenando con vistas al Preolímpico de julio (algunos con más de dos meses de actividad), El Salvador no tenía ni entrenador designado para esta categoría que se jugará el boleto a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Una tardanza difícil de explicar por la Federación de Fútbol.

Una nota de El Diario de Hoy del periodista Raúl Recinos los alertó del trabajo de los demás. Entonces, y a la carrera, salieron a buscar entrenador. Claro, Carlos De los Cobos y su cuerpo técnico (en muchas selecciones estos equipos “preolímpicos” los dirige el entrenador de la selección mayor) no estaban disponibles porque las fechas de preparación se cruzan con las de la próxima participación de la Azul en Copa Oro.

El ofrecimiento a Guillermo “Memo” Rivera llegó casi al final de la semana y la presentación al día siguiente. El entrenador, que conoce muy bien el paño de la Selecta, correrá desde atrás y en clara desventaja con respecto a sus rivales. Julio Dely Valdés, su colega a cargo de Panamá, está trabajando con sus asistentes desde inicios de abril, haciendo entrenamientos conjuntos con la selección mayor y lleva más de tres microciclos.

Los panameños serán los rivales de El Salvador en el duelo directo previo por la clasificación a la ronda final del Preolímpico. Los partidos serán el 17 de julio en Panamá y el 21 la vuelta en El Salvador .Para ese entonces, Panamá tendrá 4 meses de trabajo contra un mes y medio de El Salvador, que esta semana anunciará el listado de convocados y empezará los entrenamientos.

Ni hablar del resto de los centroamericanos que trabajan hace meses como Costa Rica u Honduras. Y Guatemala está jugando el prestigioso Torneo Esperanzas de Toulon, nada menos. En el campo de juego, entran a jugar cientos de factores y circunstancias, o sea que el resultado puede ser para cualquiera. Aunque está claro que siempre tendrá muchas mas chances quien esté mejor preparado.

No es la primera vez que se dan este tipo de “retrasos” en la planificación y preparación de selecciones juveniles. Basta recordar lo que pasó en el Comité Ejecutivo anterior de Fesfut (el presidente Hugo Carrillo y otros dos integrantes fueron reelegidos) y en el actual con la Sub-20, la Sub-17 y la Selecta Playa.

Emerson Ávalos, uno de los reelectos, dijo al volver a asumir en 2018: “De los siete miembros del Comité vamos a repetir tres para aportar la experiencia y hacer mejor las cosas”. Claramente, no es el caso.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad