Selecta | Hugo Pérez responde a los detractores Selección | Momento especial de Darwin Cerén Surf | Sigue la info de la Liga Mundial

ENTREVISTA: Markus Kothner, el único futbolista alemán en la historia de El Salvador

Hace 20 años vino a jugar a El Salvador el único futbolista germano en la historia de la Liga Mayor. Limeño se hizo en ese entonces con los servicios de Markus Kothner, quien platicó con CANCHA para recordar aquellos días

Por Robbie Ruud |

Foto: EDH/Archivo

Se trata de toda una excepción a la regla. La Primera División suele llenarse con frecuencia de colombianos, argentinos, uruguayos; en los últimos tiempos vienen también mexicanos, ecuatorianos y nunca falta algún brasileño contratado por ser meramente de esa nacionalidad.

Markus Kothner es el único futbolista de nacionalidad alemana de la historia del fútbol salvadoreño en jugar con un equipo profesional de nuestra estructura de ligas. De hecho, es también uno de los pocos europeos quienes vinieron a jugar aquí.

En una extensa charla, CANCHA conoció un poco de la historia del alemán de su viva palabra. Kothner -quien ahora radica en San José- California, Estados Unidos, nos habla un poco de su carrera, de lo que se encontró acá y otros detalles hasta ahora completamente desconocidos.

Cuénteme sobre sus orígenes

Nací en la República Democrática del Congo. Me mudé a Alemania con 7 años  de edad y viví cerca de Mönchengladbach en Renania del Norte y Westfalia. Viví toda mi infancia en esa región y la mayoría de los clubes para los que jugué están en esa región. Renania del Norte-Westfalia tiene una gran concentración de equipos de fútbol. Borussia Mönchengladbach, Borussia Dortmund, FC Schalke, FC Colonia, Bayer Leverkusen, solo por nombrar algunos.

¿Esa pasión por el fútbol nació cuando era un niño o cuando era un adolescente?

Empecé a jugar al fútbol con 7 años, que es la edad habitual para empezar a jugar en Alemania. Probé muchos deportes hasta los diez años, jugué tenis y ping-pong. Cada deporte que era físico y competitivo me gustaba mucho. Empecé a jugar exclusivamente al fútbol de los diez años en adelante. Fui invitado una vez por el Borussia Mönchengladbach para hace una prueba en la edad mencionada, pero era demasiado pequeño (en estatura) en ese momento para el equipo Sub-11. Terminé jugando para un equipo local que estaba en ese momento la liga sub-11 más alta de la región. Disputé partidos contra equipos Sub-11 del FC Colonia, Bayer Leverkusen en esta liga. Desde entonces siempre me desempeñé en las ligas más altas posibles para mi edad. Afuera gané el campeonato holandés Sub-18 con Roda JC Kerkrade y terminamos invictos. Ganamos contra PSV Eindhoven, Feyenoord Rotterdam y Ajax ese año. Todavía no lo puedo creer.

¿Cuál fue su primer club profesional?

Mi primer club profesional fue el Roda Kerkrade en los Países Bajos. Después de eso, el Borussia Mönchengladbach me pidió que me uniera a ellos. El entrenador del equipo Sub-19 fue el gran Hans-Jorg Criens, quien fue un gran atacante para ellos a finales de los ochenta y principios de los noventa. Él me llevó al equipo. Lamentablemente fue ascendido a entrenador ayudante de la Sub-23. Terminé con Dirk Heyne, quien era portero en su época y jugaba en el Borussia Mönchengladbach. La razón por la que me dolió la partida de Criens es porque tenía una conexión muy especial con él. Creo que cuando un entrenador te quiere para su equipo ve algo en ti y te apoya de una manera muy diferente.

Kothner, en su infancia. Foto: Cortesía de Markus Kothner
Markus Kothner, sexto de izquierda a derecha en la fila de parados. Foto: Cortesía de Markus Kothner

¿Cómo fichó por el Limeño?

Dejé el FC Wegberg-Beeck para jugar en un equipo en Portugal S. C. Farense, pero la transferencia se rompió porque mis entrenadores en ese momento tenían una disputa. Así que firmé por un equipo en Holanda, EHC Hoensbroek, que jugaba en 3ra división (Hoofdclass) en ese momento. Comencé la temporada en Países Bajos y después de 3 partidos mi entrenador en ese momento me dijo que un equipo de Liga Mayor en El Salvador estaba buscando a alguien quien jugara en mi posición y si yo estaba interesado en el reto. Me tomó alrededor de un día descubrir cuál era el equipo y si creía que podría llegar allí. Volé una semana después y pasé algunos días en San Salvador antes de unirme al equipo en Santa Rosa de Lima. Mi primera sesión de entrenamiento fue a puerta cerrada. Realmente disfruté esa sesión, vi que el equipo era joven y tenía un gran talento. Obviamente, en ese momento no conocía a ninguno de ellos. Dado que el fútbol de El Salvador no se transmitía lógicamente en Alemania. Más tarde, supe dónde jugaban y que teníamos algunos jugadores internacionales que viajaban con la selección de El Salvador.

¿Qué sabía de El Salvador antes de venir?

Aprendí sobre la Guerra Civil que hubo en el país y que tienen muchos volcanes. Sabía que era una nación de Centroamérica y que tenía muchas playas bonitas (risas). Mi conocimiento de El Salvador era muy rudimentario. En retrospectiva, debería haberme preparado mejor para comprender mejor la cultura y la historia del país.

Limeño es un equipo de una región muy calurosa ¡Estaba acostumbrado al clima frío!

Nací en África, por lo que mi cuerpo interior prefiere el clima cálido, así que me sentí bien por estar en un lugar más cálido. Sin embargo, recuerdo que la primera noche que pasé con el equipo en Santa Rosa alguien puso el aire acondicionado tan bajo que congelé la noche y me desperté a las cuatro de la mañana porque tenía mucho frío. Seguro tenía buenas intenciones y pensó que me vendría bien. Creo que fue Nelson (no recuerdo su apellido). Todavía pienso en esta historia y todavía me hace reír.

El DT en ese momento de Limeño era el yugoslavo Kiril Dojcinovski ¿cómo recuerda la relación con él?

Teníamos una buena amistad. Le ayudó a él que jugara con el Paris FC al final de su carrera, así que hablamos mucho francés. Eso me hizo más fácil entender lo que quería de mí en el campo. Sabía que tenía una gran carrera como jugador y también lo hizo bien como entrenador. Creo que fue un buen entrenador, que entendió bien el juego y sus registros lo demuestran.

¿Cuál fue su puesto en el campo con Limeño?

Siempre jugué como extremo o delantero. Jugaba de 10 o de banda izquierda en Alemania y Países Bajos. Una vez que llegué, el entrenador Dojcinovski me colocó como un 6 (Medio defensivo) jugué esto antes en mi juventud, pero no en este nivel profesional. La razón por la que terminé como volante defensivo fue porque Josué Galdamez jugó una temporada fantástica como "diez" y se mantuvo en esa posición. Ojalá hubiera podido jugar de "diez", pero estaba feliz de haber jugado con Limeño y traté de ayudar al equipo donde el entrenador me pidió que jugara.

Kothner -jugando para Limeño- le gana en el salto a William Renderos Iraheta, de Metapán. Foto: EDH/Archivo

¿En qué idioma se comunicó en Limeño? ¿Aprendió español?

Recogí algunas palabras importantes en el campo como izquierda, derecha, adelante y atrás. Empecé a aprender español pero me llevó algún tiempo. Tuve suerte de que Roberto Ramos (brasileño) jugaba en el equipo, pasó un tiempo en Alemania y hablaba algo de alemán. Conocí a un amigo, Tito, que hablaba inglés porque pasó un tiempo en Estados Unidos. Tenía una joyería en Santa Rosa.

¿Cómo se sintió en su primer partido con Limeño?

Nervioso, entendí que no solo había voces positivas alrededor de mi llegada y quería mostrarles a todos que no fue un error ficharme. No recuerdo cuánto tiempo jugué, pero estaba un poco feliz con cómo fueron los partidos.

¿Le costó adaptarse a nuestro fútbol?

No es tan difícil adaptarme al fútbol en El Salvador, pero más con la posición que jugué y la forma en que jugó el equipo. Se necesita algo de tiempo para acostumbrarse a un nuevo equipo y una nueva posición. El fútbol en sí no cambia realmente, tienes que 1. Correr rápido y mucho, 2. tomar buenas decisiones y 3. Dar todo lo que tienes. Esas son cosas universales. Ahora la estrategia puede cambiar, la forma física, la calidad y la rapidez en la toma de decisiones. Pero todas esas cosas no significan nada si no cumples con las tres primeras cosas que mencioné.

Aparte del entrenador ¿solía comunicarse con los futbolistas fuera de los entrenamientos y partidos? ¿Cómo fue su vida social en Santa Rosa de Lima?

Salía a caminar de vez en cuando, hice algunos amigos pero en su mayoría estaba rodeado de mis compañeros de equipo. Creo que no hablar realmente el idioma y no tener la posibilidad de comunicarse con la gente no lo hizo más fácil. Recuerdo a un hombre mayor que vendía frutas cerca del puente, siempre me regalaba una bolsa de frutas y siempre sonreía.

En una foto suya tiene un gran parecido con Leroy Sané

Creo que sé de qué imagen estás hablando. Tenía el pelo largo cuando llegué y la foto fue tomada en una sesión de práctica. Ya que soy mayor deberías decir que tiene un gran parecido conmigo (risas).

Foto: EDH/Archivo

¿Los jugadores le pusieron un apodo?

No sé si fueron los jugadores o quiénes, pero la gente me llamaba 'El Alemán' por obvias razones. Me gustó y facilitó que la gente se me acercara. El equipo en general estuvo genial, no recuerdo haberlo pasado mal en el equipo ni haber sido maltratado por nadie. Quiero decir que es un equipo y solo si eres un equipo puedes jugar bien. Lo que significa que todos, desde los entrenadores hasta el conserje, son parte de él y todos juegan su papel para asegurarse de que un equipo tenga éxito.

¿Qué es lo que más recuerda de su paso por Limeño?

Me lo pasé de maravilla, haciendo lo que más me gustaba con un equipo que tenía grandes jugadores, en un país con gente llena de alegría. Todo fue fantástico.

Lamentablemente un día tuvo que salir de mi país, ¿cuál es el recuerdo más especial que tiene de su paso por Limeño? ¿Por que se fue?

Jugando en el Estadio Cuscatlán contra Alianza en las semifinales, nunca olvidaré la 'pared blanca' que vi entrar al campo y los fanáticos de Limeño animando y gritando por el equipo. Este fue el mejor en términos de fútbol. Personalmente, fue un honor conocer a muchas personas excelentes que hicieron que mi estadía tan lejos de casa fuera realmente agradable. Se hicieron amigos en los que todavía pienso. Por mi partida, supongo que no ganamos el campeonato y algunas personas no están contentas con la forma en que jugamos. Realmente nunca obtuve una buena explicación para mi despido. Ojalá hubiera podido quedarme más tiempo y haber mostrado mis cualidades.

¿Cómo fue el fin de su carrera?

Jugué hasta los 30, pero ya no en niveles altos. Mi última estación profesional fue en TuS Mayen, un equipo que jugó la cuarta división en Alemania. Nunca logré conseguir el gran contrato para poder retirarme en pieza y poder hacer lo que quiero hacer. Así que decidí que era hora de volver a la escuela y estudiar. Así que hice eso y comencé a jugar al fútbol por diversión y algo de dinero extra. Como sabes, la vida como estudiante no es fácil y preferí jugar al fútbol en lugar de trabajar por la misma cantidad de dinero. Sin embargo, estaba lejos de ser muy profesional.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Alemania Deportes El Salvador Fútbol Futbolistas LMF Primera División República Democrática Del Congo Santa Rosa De Lima Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Sigue a CANCHA en

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad