SELECTA: Al mundial solo por un milagro CLÁSICO: FAS y Águila siguieron tirándose en redes tras el juego FIRPO: Muere hijo de Jorge Sánchez

Hugo Pérez, el salvadoreño quien pudo fichar por el Parma de Italia

Hugo Pérez contó a CANCHA cómo terminó su etapa en el Red Star Paris y la oportunidad que no se le dio en la Lega Serie A

Por Robbie Ruud |

Foto: Gilles Saillant | Gentileza del Red Star Paris

Continuamos descubriendo pasajes inéditos en la carrera profesional del exfutbolista y actual entrenador de la Selección Nacional Sub-23.

En esta ocasión Hugo Ernesto Pérez cuenta cómo terminó su etapa en el Red Star Paris de la Ligue 2 de Francia, nos detalla también lo que pudo haber sido una contratación histórica de su persona en la Lega Serie A de Italia.

Por último, compartimos algunos datos curiosos de Pérez y gente que lo rodeó en su aventura por la confederación de la UEFA.

El originario de Morazán podría bien considerarse la antítesis del “Mágico” González, más disciplinado que Jorge, pero sin la “suerte” del inventor de la “culebra macheteada”. Uno tiene mil historias sobre su vida fuera de cancha, el otro, más anécdotas desconocidas dentro de ella.

Pensar que futbolistas tan dispares como personas un día terminaron jugando en Club Deportivo FAS, donde a la postre fueron bicampeones de liga derrochando calidad total en el engramillado; cada quien con su estilo particular.

Con ustedes, Hugo Pérez:

¿Cómo se da su salida del Red Star Paris?

Yo pedí salir aún teniendo contrato con el equipo. Estábamos para clasificar a la Copa del Mundo, yo estaba bien en Francia pero mi meta siempre había sido emigrar y jugar en Italia; la única forma de conseguirlo era disputando el mundial de Italia 1990. Pero cuando me lesioné por última vez, creo que en abril de 1990, el Red Star me dijo que no me preocupara, que ellos iban a asegurarse de que yo estuviera bien para jugar el mundial. Ellos querían era que yo hiciera mi terapia de recuperación en Francia, sin embargo, en esos días la federación estadounidense de fútbol me llamó y me dijo que tenía que volver porque me necesitaban y porque creían que podrían prepararme mejor. “¡No puedo regresar, tengo contrato con el Red Star!”, les dije. Pero ellos me respondieron: “Tienes que romper el contrato para que te suelten y nosotros nos encargamos de ti acá”. Tomé entonces la decisión de regresar a Estados Unidos porque sabía que yo era un pilar importante en la selección de fútbol y ya habíamos clasificado al mundial de Italia. Yo tenía problemas con el entrenador de la selección (Bob Gansler) y con la federación también. Finalmente hice mi terapia en Estados Unidos y en eso contraté al representante que tenía en su carpeta a futbolistas como los holandeses Ruud Gullit o Marco Van Basten; su nombre era Cor Coster, otro holandés, y llegó a verme a Estados Unidos. Yo no lo sabía, pero él también había ido a verme a Italia en la gira de la selección en el 89. Lo conocí por Johan Cruyff, es que Coster era su suegro. “Vete para Francia, juega el mundial y disputa los tres partidos, yo ya hablé con el Parma de Italia; ellos ya te vieron y solo esperan a que juegues el mundial por el tema de requisitos para permiso de trabajo”, me dijo Coster. Bueno, pensé, no puedo regresar a Francia pero sé que jugaré el mundial, así que terminé el contrato con el Red Star Paris. El Parma ya estaba en la Serie A y era sin duda la oportunidad de mi vida. Cuando fui a EE.UU. hice mi terapia y todo iba bien, pero una semana antes de publicar la lista definitiva de jugadores que disputarían el mundial en Italia el entrenador Gansler me dijo que no me iba a llevar. Él no me dio razones y la prensa dijo que yo estaba lesionado, que por eso no pude jugar el torneo ¡mentiras! fue un problema personal por el que me dejaron afuera de la Selecta. En consecuencia, por eso no pude fichar en 1990 por el Parma. No llegó otra oportunidad.

La publicación del periodista francés Roger Guérin donde comparaba a Hugo Pérez con Diego Armando Maradona. Foto gentileza de Red Star Paris FC

¿Qué le dijeron en Red Star?

Ellos no estaban de acuerdo con que me fuera a Estados Unidos, yo tenía contrato pero entendían que quería jugar el mundial de Italia y la única forma era regresar por lo que la federación estadounidense me había dicho. Los franceses rompieron mi contrato y no hubo vuelta atrás. La verdad el Red Star siempre se portó bien conmigo y con mi familia, la dirigencia, la gente… yo no tengo ninguna queja de ellos. Años después yo veo la decisión que tomé y digo ¡me equivoqué! aunque no sabía lo que me iba a hacer la US Soccer. De parte del Red Star siempre estuvieron muy bien, nunca tuve problemas con ellos. Tengo muy buenos recuerdos de ellos, fue algo muy especial.

¿Ya no lo contactaron del parte del Red Star?

No, ya no tuve contacto con ellos para volver a jugar. En la etapa de recuperación, meses después, me quedé entrenando por mi cuenta en Francia. Yo ya no quise volver a Estados Unidos y estuve entrenando a la espera de una oportunidad en el mercado de pases, no supe más del Red Star.

¿Cómo se da la oportunidad en el fútbol de Suecia?

Cuando se abrió el mercado de pases tras jugar en el Red Star, el Orgryte sueco andaba buscando un jugador que fuera diez, fui, hice un entrenamiento con ellos y me quedé. En Suecia el torneo era muy diferente, empiezas antes que el resto y también terminas antes porque el frío es muy fuerte. Ya con la experiencia que tuve en Francia no me costó acoplarme al clima, era en Gotemburgo, fue una experiencia muy buena. Creo que el hecho de haber jugado en Francia y Suecia, en general, a mi carrera, le ayudó mucho. En Suecia tienes que usar diferentes zapatos, tarugos para la nieve, y yo ya iba prevenido (risas). Varias veces jugué tanto en Francia como en Suecia con bajas temperaturas. En Francia la mayoría de equipos estaban en el norte, frontera con Alemania, la mayoría de equipos tenían el frío como cosa común, el hielo. Espero que en el futuro pueda haber otro jugador salvadoreño en Francia, porque hasta donde recuerdo no hubo otro todavía (risas).

Foto gentileza de Red Star Paris FC

Ultimate Bonus de apuntes:

-La temporada 1989/1990 tuvo un final de infarto para el Red Star Paris ya sin la presencia de Hugo Pérez, quien no logró acabar la temporada con el club. Red Star fue penúltimo del Grupo A en la Ligue 2 y por ende debía descender a la tercera división francesa. Sin embargo, el Racing Club Paris fue sancionado y castigado bajando así de la Ligue 1 ¡a la tercera! Así que el Red Star Paris permaneció de milagro en la Ligue 2 pero siendo ubicado en el Grupo B de la competición.

-En ese equipo del Racing Club Paris, descendido a la liga de bronce gala, jugó un volante de cierta reputación, un tal David Ginola.

-¿Lo sabías? uno de los cofundadores del Red Star Paris fue ni más ni menos que el mítico Jules Rimet.

-Red Star Paris tiene algunos nombres notables entre sus jugadores destacados a parte de Hugo Ernesto Pérez. También hicieron lo propio para quedar en la historia del club hombres como Guillermo Stábile, Pierre Chayriguès, Julien Darui, Helenio Herrera, Steve Marlet, Abdoulaye Meïté y Néstor Combin.

-John Doyle, quien fue compañero de Hugo Pérez en la selección de EE.UU., coincidió también con el futbolista salvadoreño en el Orgryte de Suecia, el equipo en donde Pérez jugó tras su aventura en el Red Star Paris. Doyle años más tarde fue “partner” en la campaña 93-94 de Dieter Hecking -ahora famoso entrenador alemán- en el extinto VfB Leipzig.

-¿Sabías qué? Hugo Pérez no jugó para la Selección Nacional de El Salvador porque las personas encargadas de la Azul no quisieron probarlo. Pérez no tuvo la oportunidad que buscaba con la Selecta en el mítico año de 1982. Pero apenas doce meses después a Hugo se le presentó la oportunidad de nacionalizarse y jugar para los Estados Unidos., él no lo pensó ni dos veces. El fino volante zurdo buscó con la selección norteamericana demostrar a El Salvador lo que no quisieron ver en él. Años más tarde Pérez nos anotó cuatro veces en distintos juegos y dos de esos goles fueron en el mismísimo Estadio Cuscatlán.

-Si Hugo Pérez fichaba por el Parma hubiera gastado fútbol a la par de figuras como Cláudio André Taffarel, Luigi Apolloni, Cornelio Donati, Marco Osio o Tomas Brolin.

-Aleksandr Viktorovich Bubnov, amigo y compañero soviético de Hugo Pérez en el Red Star Paris, jugó al fútbol de 1973 a 1990. Cuando Pérez se marchó del equipo francés el soviético decidió finalmente colgar los botines. En la temporada anterior a su llegada al Red Star, Bubnov jugó en el mítico Spartak Moscú; justo en su último año en el “Monstruo Rojo” compartió vestuario con auténticos mitos como Stanislav Cherchesov (entrenador de Rusia en el mundial 2018), Rinat Dasaev, Yuri Susloparov, Vagiz Khidiyatullin, Sergei Rodionov, Aleksandr “El Zar” Mostovoi y Fedor Cherenkov.

Si te perdiste la primera parte de este hallazgo con Hugo Pérez, puedes hacer clic en el siguiente enlace: Hugo Pérez fue el Maradona salvadoreño para el diario francés L’Equipe.

Mis eternos agradecimientos a Thomas Allain, un gran amigo/periodista francés y al genial Paul Ducassou, colaborador del Red Star Paris. La generosidad de ambos hizo posible ahora conocer esta extraordinaria historia sobre el actual seleccionador Sub-23. Sin su insustituible ayuda esto no se hubiese visto la luz al detalle jamás.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Deportes El Salvador Estados Unidos Francia Fútbol Hugo Pérez Italia Morazán Selecciones Nacionales Serie A Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad