TV | Repasa los partidos y canales del Mundial CRACKS | Conoce las figuras del Mundial RECUERDOS | Fotos: El último mundial de El Salvador

"Maradona de la tierra y 'Mágico' González del espacio exterior", recuerda un escritor polaco

El salvadoreño Jorge "Mágico" González figuró en un artículo nostálgico a cargo de un periodista desde Polonia, tierra de Robert Lewandowski

Por CANCHA con información de Paweł Grabowski |

Jorge Mágico González llegó este domingo a Cádiz para una serie de actividades por su 112 aniversario. Foto: Cortesía Cadiz CF

Paweł Grabowski es uno de los escritores contemporáneos más conocidos en Polonia, entre el Centro de Europa y el Este, reside un admirador de Jorge "Mágico" González.

El polaco dedicó unas líneas a la leyenda salvadoreña, quien recientemente fue homenajeada antes del juego entre Cádiz CF y FC Barcelona por La Liga.

Grabowski en su escrito pone un escalón arriba al "Mágico" González por sobre Diego Armando Maradona; situación que pocos se atreven a dejar conocer públicamente:

Mágico González, la entrega por Cádiz CF. Foto: EDH EFE

Maradona era de la tierra, y "Mágico" González del espacio exterior. Realismo mágico directo de las tabernas gaditanas.

En el mejor momento de su carrera, los jugadores de su categoría tienen: varios millones en su cuenta, una casa como un palacio y una iglesia en Instagram. Jorge "Mágico" González no tenía nada cuando cumplió los treinta. Le dio los zapatos al vagabundo y bebió el dinero en las tabernas de Cádiz. Diego Maradona dice hasta el día de hoy: "Yo era de la Tierra, y él era del espacio exterior".

La ciudad del eterno verano nunca la olvidará. "Magico" González es como un fantasma que sonríe desde todos los rincones. Lo encontrarás en murales, fotografías o en las carteras de los fanáticos. En un sinfín de historias como la de que firmó su primer contrato con el Cádiz en una servilleta en el restaurante Venta de Vargas. Ya se había tomado tres botellas de vino para entonces. Se olvidó de que tenía que ir a la presentación del PSG. La gente en París esperaba mientras bailaba. Cádiz, la sirena del Océano, odia los sermones de la vida. Aquí, como en las novelas de Márquez, la ficción se mezcla con la verdad. Pero vale la pena escucharlo. Al fútbol le encantan las historias de ángeles rebeldes, y esta es aún más retorcida que las demás.

Es posible que haya oído hablar de él antes. Sobre un mago de El Salvador que regateó a cinco mexicanos antes del Mundial 82' y empujó a su país a un gran torneo. Sobre un futbolista que corría con tanta delicadeza como si no pesara nada. Se decía que se movía con la guitarra de Paco de Lucía, la leyenda del flamenco. Una vez perdió 1:10 ante Hungría, pero antes de abandonar el campo, primero le mostró al mundo que el fútbol es divertido. No marcó, la selección acabó el Mundial con 13 goles, y de todos modos acabó en el once del torneo. Él, o sea, un hombre del desierto del fútbol, ​​uno de esos tocados por Dios que pudo o no quiso.

Cucú

No hay muchos lugares como este. En Cádiz, hasta los relojes de pared de los bares tienen la carátula de "Mágico". Mire a su alrededor fotos o carteles: está en todas partes. Ligeramente canoso, con una frondosa cabellera, aquí tiene estatus de rey, aunque disputó el último partido hace 29 años. Los más mayores lo recuerdan: el ambiente de un ruedo taurino y humo de tabaco mezclado con el estruendoso "Ole". Jorge podría tocar en Barcelona o Madrid y montar un espectáculo para los pobres de Cádiz. Cuando llegaba una oferta de un club más grande, preguntaba: "¿Y allí tienen pescado frito?" Y luego siguió jugando con la vida. Dormía de día y vivía de noche. En un momento, incluso tuvo un hombre responsable de despertarlo para el entrenamiento.

Foto: EFE

Dicen sus viejos amigos: vivía en un mundo paralelo al nuestro. Es un ejemplo de cómo la gente del sur adora la pelota y busca místicos a cada paso. A la ciudad de los cuentistas no le importa un Pele. Apenas puedes oír hablar de George Best. Para ellos, 'Mágico' es una leyenda, aunque tratara el fútbol como un pasatiempo, una cura para la resaca y las nubes que soplan por la mañana. Sólo una vez fue tentado por el Real Valladolid, pero al cabo de un año volvió. Esto lo convenció aún más de que no tenía sentido buscar la felicidad por la fuerza. “Sé que me estoy consumiendo. Lo sé todo. Pero el fútbol no es un trabajo. Si me lo tomara en serio, no sería yo mismo”, dijo en una ocasión y cerró el tema.

Hubo un momento que se puso la camiseta del Barcelona. Una vez, cuando Diego Maradona no podía creer que alguien en el sur estaba regateando como él y no hizo nada al respecto. Convenció a los jefes del club para que lo llevaran de gira por Estados Unidos. "Mágico" voló, pero más que los partidos se le recordaba desde su hotel en California. La alarma contra incendios persiguió a todos fuera de las habitaciones, solo Jorge se había ido. El técnico César Luis Menotti lo encontró tapándose con una sábana con dos rubias. Rápidamente se dio cuenta de que él no era el tipo que pondría la pelota y el palo primero. Cristóbal Colón salió una vez de Cádiz para descubrir el "Nuevo Mundo". "Mágico" al revés: arraigó por completo y no quiso resurgir. Construyó su mundo confortable en el barrio pesquero de La Viña.

¿Dónde tienes zapatos?

Hoy, cada cantinero de sesenta dice que bebía con Mágico. Las llaves de su departamento volaron por la ciudad, la puerta estaba abierta, solo para entrar con el corazón en la mano. Es un personaje de dibujos animados que corre hacia el abismo, y cuando ya no queda nada, se precipita por su impulso durante cincuenta metros. Nunca reconoció límites. Su gol al Barcelona, ​​cuando corría con el balón 60 metros, ganó el plebiscito al gol más bonito de la historia de La Liga. La gente podía votar por los milagros de Cruyff, Hagi o Ronaldinho, y elegía al humilde "Magico". Él mismo nunca se llamó a sí mismo un genio. No quería diez, prefería once. Vivía como un mendigo que sólo necesitaba vino y un poco de compañía. Aquí reía, hacía malabares con tabaco allá, en un momento ganaba una apuesta y regalaba dinero en la calle. Y luego a la fiesta de graduación.

El entrenador Héctor "Bambino" Veira trabajó con él en Cádiz a fines de la década de 1980. Al principio pensó que la gente exageraba. Entonces sus ojos se abrieron. Contó muchas veces cómo el club impuso sanciones a su héroe, y estas no funcionaron de todos modos, porque el dinero podría no existir para "Mágico". En broma, le compraron despertadores con la imagen del Pato Donald. En otra ocasión, se contrató a todo un equipo de flamenco para despertar al mago. Ecos de anécdotas se escuchan todo el tiempo sobre el Atlántico. Aunque se durmiera en una camilla durante el descanso, viniera al entrenamiento en pijama o sobornara a un psicólogo chino contratado por el club. "Te pagaré el doble, pero déjame en paz", dijo. Explicó los ronquidos durante el briefing en el Vicente Calderón por el afán de concentración, y cuando alguien le preguntó antes del partido: "¿Dónde están tus zapatillas?", respondió: "Se las di a un aficionado porque pedía tanto".

"Mágico" González y su amor por la pelota en Cádiz. Foto: Cortesía Cádiz CF

Jorge Taxista

Cádiz guarda estas imágenes en su cabeza hasta el día de hoy. El Ford Escort rojo conducido por su amigo el enano Emilio Ramírez no hace más que añadir surrealismo a la historia. Todo aquí es como en una fantasía borracha. Decenas de artículos sobre el 'Mágico' hablan de cómo se quedó dormido en el primer tiempo del partido ante el Barcelona, ​​entró en el segundo y marcó dos goles. Solo años después alguien lo desencantó de que tal partido no se llevara a cabo en absoluto. Pero eso no es importante. Los cuentistas de taberna conocen el suyo. Si la realidad no es verdad, tanto peor para la realidad.

Así lo dice "Proyecto Mágico", una película de 20 minutos grabada por los seguidores del Mago. No encontrarás ni una sola finta, ni gol, ni nada parecido al terreno de juego. En cambio, hay calles, susurros, rincones y grietas en los que la magia aún se esconde. Los románticos del fútbol suspiran al pasado, colorean y anhelan un cambio.

También hay canciones y libros sobre González, incluso hubo una obra de teatro. Varios temerarios intentaron encontrarlo en El Salvador, pero rebotaron en una casa de dos pisos cerca del Estadio Nacional que lleva su nombre. Jorge ha estado evitando a los medios desde que el caso de violación estalló a principios de la década de 1990 y pasó seis meses en la cárcel. Dicen que en un tiempo en que montaba un taxi se hallaba en paz y en armonía consigo mismo. También trabajó como entrenador en clubes pequeños. Las autoridades de Cádiz le han ofrecido varias veces trabajo en España, pero es como él: no le gustan los cambios y sigue su camino. Regresó a la cancha en 2001 en un partido por los damnificados del terremoto de El Salvador. Y luego en el programa itinerante de Maradona, quien dice: "Mágico fue mejor que yo". Esto también es interesante: los dos apenas se conocieron, y siempre vieron almas gemelas en el otro.

Dicen los amigos de "Mágico": "no quería más, en ningún sitio sería más feliz que en Cádiz". Su leyenda volvió a la vida recientemente cuando comenzó a hacer malabarismos con papel higiénico en Internet y luego felicitó al Cádiz por su ascenso a La Liga. Por eso "Marca" había tachado "Mágico" en letras grandes, aunque para un hincha típico de fuera de España no decía mucho. El mago salvadoreño tiene ahora 64 años y un sueño tranquilo: volver a caminar por la playa de La Caleta, oler la pampa de Carranza, y luego sentarse en Venta de Vargas y comerse una ración de pescado frito. Tal vez ya lo haya hecho. Cádiz retumba de vez en cuando que alguien ha visto "Mágico". Así se hacen las leyendas entre la verdad y la imaginación.

Escrito por Paweł Grabowski para Newonce Sport.

Foto: Imagen de carácter ilustrativo y no comercial/https://tinyurl.com/5n78nfep

VOLVER A PORTADA

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Deportes Diego Armando Maradona El Salvador España Liga Santander Literatura Mágico González Polonia Redes Sociales Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Sigue a CANCHA en

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad