Turismo
 
Inicio del Sitio Domingo 13 de octubre
 

 




CHAT
FOROS
CORREO
LA GUIA
CLASIFICADOS
EMPLEOS
TURISMO
ESPECIALES
EDICION MOVIL
ESCRIBANOS
CONOZCANOS


 
 

René Núñez:
“Es un gran descubrimiento”

El próximo 29 de Octubre, las Naciones Unidas entregará en Nueva Dheli, India, un premio de prestigio mundial al científico salvadoreño René Núñez. Es un reconocimiento a su trabajo de investigación que concluyó, según las palabras del científico, en un nuevo proceso para la producción de calor y energía sin contaminar el medio ambiente. El proceso se ha aplicado con éxito en un invento llamado ‘turbo-cocina’, que utiliza unos trocitos de madera para la generación de energía.

Marvin Galeas / El Diario de Hoy
El Diario de Hoy
internacional@elsalvador.com

El científico salvadoreño René Núñez ha inventado una nueva forma de combustión que puede revolucionar los actuales procesos de producción de energía y calor.
Foto: EDH /Claudia Barrientos

René Núñez, aunque es joven y dinámico, tiene el cabello largo y blanco. Se gastó todo su patrimonio en un proceso de investigación científica que a finales de este mes será reconocido por las Naciones Unidas. Durante la investigación, que duró varios años, sufrió pobrezas y el alejamiento de amigos y familiares. Ahora con el reconocimiento mundial, confía en que las cosas puedan cambiar. Pero de verdad: ¿Estamos ante uno de los grandes inventos de los últimos cien años? De esto hablaremos en la siguiente entrevista.

El Diario de Hoy: En pocas palabras, explíqueme en qué consiste el invento.

René Núñez: El invento consiste en una nueva forma o método de combustión que es aplicable a cualquier máquina o proceso que utiliza un combustible y produce calor. Es una forma completamente nueva de hacer fuego y de producir calor, y por consiguiente, producir trabajo aprovechando el calor.

¿Qué es lo novedoso?

Primero, es una forma nueva de combustión; segundo, es muy eficiente porque hace un uso mínimo de combustible y, tercero, los productos de la combustión no producen ningún contaminante para nuestra atmósfera, es decir, que no produce emisiones que destruyan la capa protectora de ozono, ni emisiones que son las culpables de las lluvias ácidas y del calentamiento terrestre.

¿Qué tipo de combustible está utilizando?

La primera aplicación de este método de combustión es en la forma de una cocina de leña que se llama la ‘turbo-cocina’. Utiliza pequeños trozos de leña, pero básicamente el método de combustión es aplicable a cualquier clase de combustible, sea fósil o no.
La novedad, entonces, no está en el combustible, sino en la manera en que éste se procesa.
Afirmativamente...

¿Cuál es la clave?

Que opera a una temperatura sumamente baja comparada con las temperaturas de operación de los procesos convencionales.

¿Dónde realizó usted la mayor parte de las investigaciones para llegar a esto?
Acá en El Salvador. En mi oficina.

¿Un laboratorio?

Sí. Un laboratorio pequeño.

¿Y tuvo algún financiamiento mientras realizó la investigación?

Sí. Cuando tenía el primer prototipo de la ‘turbo-cocina’, obtuvimos un financiamiento del Fondo Iniciativa para las Américas El Salvador (FIAES) durante un año para probar la aceptación de la cocina en la zona rural de Chalatenango en un lugar muy deforestado y donde escasea la leña. Se probó durante un año para ver el grado de aceptación y el grado de reducción del uso de la leña. Ahí se comprobó que el uso de la leña en la ‘turbo-cocina’, comparado con el uso en las cocinas de poyetón de fuego abierto, se redujo en proporción de 9 a 1.

Entonces, ¿lo primero que produjo fue la ‘turbo-cocina’?

Sí, porque mi idea era cómo detener la deforestación en El Salvador. La ‘turbo-cocina’ tiene la ventaja de utilizar trocitos de leña delgados que se obtienen de la poda de las ramas de los árboles y las cantidades son tan pequeñas que con unos cuantos árboles que se poden, se puede obtener leña de por vida. Las ventajas adicionales de esta tecnología son que las emisiones tóxicas que se producen convencionalmente como los óxidos de nitrógeno y el dióxido de carbono, que aquí no se producen, son los causantes de las enfermedades respiratorias.

¿Este método se puede utilizar en cocinas de gas propano?

El método de combustión se puede utilizar con cualquier combustible y es de especial interés para mí pasar al desarrollo de un prototipo de cocina de gas que va a utilizar menos gas que las convencionales.

¿ Y también en automóviles?

El principio básico de combustión se puede aplicar en automóviles o en cualquier máquina que utiliza un combustible y produce calor.

¿Estamos ante uno de los grandes descubrimientos del siglo?

Me atrevería a decir que sí.

¿Esto solucionaría nuestro problema de contaminación ambiental?

En parte, lo que sería la contaminación producida por las cocinas de leña, que se sustituyen.

¿La comunidad científica mundial conoce su trabajo?

Está empezando a conocerlo y ahora, con el reconocimiento de la Organización de Iniciativa de Tecnología Climática, que es el máximo reconocimiento durante la conferencia de la Cumbre de la Tierra, a celebrarse el 29 de octubre en La India, es un apoyo rotundo hacia mi tecnología.

¿Le ganó usted a los científicos de los países desarrollados?

Todos ellos utilizaron el camino de los procesos de combustión de muy alta temperatura y con muy poco aire para reducir las emisiones. Ellos lograron reducir las emisiones, pero mi proceso es de baja temperatura y con mucho aire. Lo que hice es eliminar completamente las emisiones que son dañinas. Por eso mi proceso es superior a los otros.

¿Y usted ya tiene socios para el proyecto?

Aún no. Estamos en pláticas con diversas personas pero yo siento que lo más importante es que existan empresas nacionales que quieran fabricar los productos bajo mi licencia y hacerlo en una forma como de maquila. Estas serían maquilas de alta tecnología que podrían dar la posibilidad de mejores empleos, sueldos y un nivel más alto de educación para los empleados.

¿Ha encontrado en el país escepticismo sobre su trabajo?

Ha habido cierta incredulidad aunque veían los beneficios.

¿Hay familias que están utilizando la ‘turbo-cocina’?

Sí.

¿Ha hecho usted demostraciones a instituciones dentro y fuera del país?

Se han hecho infinidad de presentaciones. Se ha hablado tanto haciendo presentaciones, demostraciones, ha venido gente de organismos internacionales, ha venido gente de todo el mundo y todos se han quedado sorprendidos.

¿Estamos entonces, modestia aparte, ante uno de los grandes inventos del siglo?

Así es.

¿Por qué no está usted trabajando en Alemania, en Canadá o en los Estados Unidos? ¿Por qué está aquí en este país donde hay tan poco espacio para la investigación científica?

La palabra es "Amor a mi patria y amor a mi pueblo". Si esta tecnología se pudiera utilizar en El Salvador, los pobres de El Salvador podrían dejar de ser pobres y ese es mi sueño.

Supongo que ha invertido una fortuna en esta investigación.

Todo el dinero de toda mi vida. Sólo no puse los zapatos porque no quería andar descalzo.
Imagino que no ha faltado alguien que le diga que está loco.

Muchísima gente. Lo que sucede es que cuando hay algo tan novedoso, tan diferente, resulta increíble.
La historia de todos los inventos es exactamente igual: Escepticismo, incredulidad...

A mí me costó mi familia, mi patrimonio, muchas de mis amistades.

¿Dónde estudió?

En la Universidad de El Salvador, luego estudié en Inglaterra.

¿Qué estudios realizó?

Hice un postgrado en Ingeniería de Control Automático y Electrónica

¿Los bancos le prestaron dinero para la investigación?

Nadie me ha querido dar ningún crédito. Lo hice con mis fondos, con lo que tenía del trabajo de toda la vida que me lo acabé.

¿Por qué no hace, como Edison, un imperio económico con su invento?

Hasta ahora no se había hecho porque no había suficiente credibilidad. Ahora, con el reconocimiento de la máxima autoridad científica en el mundo, cambia las reglas del juego.

¿Este premio es el que está debajo del Nobel?

Algunos consideran que como lo dan las Naciones Unidas y es sobre tecnología de cambio climático, en este aspecto, podría estar a la par del Nobel.

Pasión aparte, ¿este invento puede salvar al mundo?

Yo creo que sí y considero que esta organización de cambio climático que me está otorgando el premio creen que sí. Y la razón es simple: Si mi cocina puede reducir el 96 por ciento del uso de la leña con respecto a las cocinas tradicionales de nuestro país, eso significa que las emisiones de calentamiento terrestre se pueden reducir en ese sector de cocinas en un 96 por ciento. Cuando el protocolo de KIOTO está pidiendo un 5 por ciento que es una tristeza y nosotros podemos tener un 96 por ciento eso es increíble.

En este momento, ¿usted está dedicado únicamente a la investigación?

Sí. Pero lastimosamente no tengo un solo colón de fondos para continuar.

¿Tiene socio industrial?

Al momento no.

¿Hay alguien interesado en convertirse en un socio?

Aparentemente hay desde el momento en que se me está ofreciendo el reconocimiento de esta organización mundial. Hay algunos bancos interesados en poder ofrecer alguna forma de financiamiento.

¿De qué vive usted, René?

En los dos últimos años prácticamente he vivido del aire.

¿Dónde está patentado lo de la ‘turbo-cocina’?

En Estados Unidos.

¿Qué científicos conocen este trabajo?

El Dr. Richard Hosill, asesor principal de Cambio Climático en Naciones Unidas; el Dr. Bill Pearson, director del Instituto de Tecnología Avanzada y Combustión de Canadá, y algunos otros científicos de ese instituto donde se hicieron pruebas de laboratorio y algunos letrados que vinieron de Holanda

¿Se identifica con John Nash, el científico esposo de Alicia Lardé?

No. El era un matemático y yo soy un hombre muy práctico. Soy muy juvenil, muy amplio.

¿No ha tenido problemas como Nash de esquizofrenia que suele ocurrirle a algunas mentes brillantes?

No. Lo que he sentido es soledad y tristeza de sentirme abandonado. Yo perdí mi familia, mi compañía, que la había fundado 20 años atrás.

¿Su esposa lo dejó por esto?

Ella perdió la fe en mí. Y se aburrió de estar viendo a una persona que día y noche pensaba en un invento que creía que iba a cambiar el mundo y ella pensó que era solamente sueño y delirios de grandeza.

¿Usted nunca perdió su fe en usted mismo?

Jamás.

Veo que hay personas que hoy le creen.

Siempre hubo un grupo y una de las personas que ha creído mucho en mí es Jimmy Ruiz, otro inventor. Él siempre creyó en mí y me decía: "No desfallezcas".

¿Cree que esto va a cambiar su vida?

Totalmente, porque yo creo que una persona difícilmente hubiera aguantado lo que yo aguanté sin que lo llevaran a un hospital psiquiátrico. Me ha costado. He llorado lágrimas de sangre.

¿Es usted un genio?

Sí.

 

  HACIA ARRIBA


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal